Opinión Bolivia

  • Diario Digital | sábado, 31 de octubre de 2020
  • Actualizado 03:16

Superar la COVID-19: los cuidados para una buena recuperación

Fisioterapia, mejorar  la nutrición y hacer chequeos constantes son claves para aliviar las secuelas de la enfermedad.
La fisioterapia es clave para la recuperación del coronavirus. CLM21
La fisioterapia es clave para la recuperación del coronavirus. CLM21
Superar la COVID-19: los cuidados para una buena recuperación

Se puede pensar que lo más difícil de contagiarse con el coronavirus COVID-19 es transitar la enfermedad. Sin embargo, a veces la recuperación se torna aún más compleja y requiere la misma atención que todo el tratamiento previo, con el fin de que las secuelas no sean graves y la persona pueda continuar su vida regular. 

Cuando la pandemia llegó al país, el 10 de marzo, todavía no se tenía un paronama claro sobre cómo actuaba la enfermedad, qué tipo de marcas dejaba y cómo salir airoso de todo el proceso. Después de pasar el umbral de los 110 mil casos, poco a poco, los especialistas determinaron los cuidados que debe tener un vencedor del coronavirus. 

El líder del grupo de voluntarios Ángeles Contra el COVID, Víctor Hugo Núñez del Prado, explica que la recuperación de los pacientes debe ir enfocada en tres frentes. El primero es la fisioterapia especializada, el segundo es la alimentación y, finalmente, está el control constante de todos los niveles funcionales del organismo humano. 

Además, detalla que las secuelas más comunes que registraron —entre los más de 10 mil casos que atendieron hasta el momento— son fatiga crónica debido al cuadro complicado de neumonía que tiene la mayoría de pacientes positivos; diabetes, ya que algunas personas quedan impedidas de producir la suficiente insulina que el cuerpo requiere; constantes diarreas a causa del daño a la flora intestinal; arritmias cardíacas y taquicardias. 

Asimismo, otro problema común es el entumecimiento crónico de manos y pies a causa de un daño en el sistema nervioso central. El dolor de espalda e insonmio es muy recurrente ya que el pulmón queda con cicatrices.  También, se presentan casos de depresión y sensibilidad emocional. 

La disciplina y la constancia en los cuidado son las normas básicas para que las secuelas no sean graves y del coronavirus solo quede un recuerdo ingrato. 

FISIOTERAPIA RESPIRATORIA 

A raíz del colapso del sistema de salud, la fisioterapeuta especialista en terapia intensiva Patricia Encinas, a través del Colegio Departamental de Fisioterapia y Kinesiología, creó un proyecto para apoyar de forma gratuita a los pacientes con COVID-19 que presentan un cuadro de insuficiencia respiratoria y hacen aislamiento domiciliario. Luego, se realizó un convenio con el Banco de Sangre de Cochababamba para incorporar a los recuperados con el fin de mejorar su condición física y puedan donar plasma       hiperinmune. 

La fisioterapia respiratoria es un puntal importante en la recuperación exitosa de una persona que tuvo COVID-19. Los ejercicios deben comenzar de forma paulatina y con una previa evaluación de un especialista. Encinas enfatiza que un problema es la autodosificación de rutina, lo que conlleva, en muchos casos, a lastimar más el organismo. Incluso, el trabajo previo desde que comienza la enfermedad sirve para expulsar al virus en menor tiempo y con menos dolor. “Nosotros vimos que algunos pacientes que cayeron con COVID-19 no sufrieron complicaciones porque ya tenían una base de fortalecimiento”, indica.

Lo primero que se debe hacer es un análisis del estado actual del paciente para determinar cuántas intervenciones requiere al dia.  Cada médico voluntario hace el respetivo balance, luego se abre una historia clínica y un cuaderno de ejercicios donde la persona anota sus rutinas y se hace una evaluación semanal para ir aumentando otras técnicas diferentes. 

De esa forma, se hacen sesiones grupales mediante Zoom, y después individuales para conocer su estado.

Incluso, para las personas que son de la tercera edad y no saben manejar la tecnología, se destina un médico de cabecera que realice la visita tres veces por semana. “El objetivo es coadyuvar a la crisis sanitaria que vive el país. Nosotros quisimos demostrar la importancia de la fisioterapia en la rehabilitación del coronavirus. Esta rama no solo son masajes ni ejercicios, es toda una evaluación que se realiza para dosificar la rutina”, afirma. 

El paciente debe empezar con ejercicios de poca intensidad, como suspiros. Luego, si no se agita, avanza de nivel a resistencia media y comienza a inhalar aire por la nariz y exhalar por una bombilla o soplar una vela sin que la llama se apague, el objetivo es dominar la expulsión del aire. Así, poco a poco, hasta llegar al cuarto nivel de complejidad y comenzar a combinar los ejercicios respiratorios con los físicos. 

“Existe un monton de rutinas en internet, pero lo que marca la diferencia es la dosificación que le hace el fisioterapeuta al paciente de acuerdo a su estado. La terapia respiratoria debe ser controlada”, explica Encinas. 

Si bien hay ejercicios genéricos y estiramientos básicos, la secuencia debe ser marcada por un especialista. Por ejemplo, si una persona con taquicardia hace una rutina brusca de respiración, esta le puede sentar peor y no generar ningun efecto positivo, lo que derivará en que el paciente piense que le hace mal y deje de hacer actividad

Según Encinas, se necesita al menos cuatro semanas para llevar adelante todo el proceso. Sin embargo, la idea es mantener estos ejercicios como estilo de vida. Sobre los horarios, recomienda las 10 de la mañana y    realizar una caminata de unos 15 minutos diariamente, sobre todo para las personas adultas mayores.  

MEJORAR ALIMENTACIÓN 

Como mencionó Núñez del Prado, otro de los puntos claves de una buena recuperación es fortalecer la nutrición. “Una vez que el paciente ha superado la COVID-19, su organismo nunca será el mismo. Por lo tanto, habrá alimentos que ya no tolerará debido a los daños hepáticos, renales o a nivel del pancreas”, indica.

Sobre el tema, la nutricionista Fabiola Maldonado asegura que los cuidados dependen de cuánto afectó el virus al sistema y al cuerpo de la persona. Además, explica que un paciente con afectación leve debe hacerse controles una vez al mes. Aquellos con problemas moderados, dos veces al mes y los que tuvieron lesiones severas, mínimamente tres controles mensuales. 

Maldonado afirma que el coronavirus sí afecta al sistema digestivo, altera las células, provoca diarrea, náuseas, reflujo y dolor abdominal, entre otros malestares, fruto del desiquilibrio en la flora intestinal. Para superar este cuadro, la ingesta de alimentos saludables es fundamental. “Hay que evitar el exceso de grasas, comida chatarra y azúcares, por lo menos seis meses después de superar la enfermedad”, asevera. 

Recomienda una dieta alta en proteína porque casi todos los pacientes pierden peso y masa muscular. Para el caso de los pacientes inmuno deprimidos, hay que aumentar el consumo de vitaminas, minerales y oligoelementos. Además, para subir los macronutrientes hay que consumir más carbohidratos, de forma diaria, en porciones adecuadas. 

Es importante, dejar de lado las harinas refinadas, los procesados y los azúcares. En contraposición, hay que ingerir más cereales integrales, alimentos que aportan fibra y que ayudan al intestino, como arroz, trigo, quinua y tubérculos. 

Maldonado explica que para fortalecer a los músculos, se recomienda consumir más proteínas en alimentos como la carne de res, pollo y pescado. Las leguminosas tampoco pueden quedar de lado, como la lenteja, el poroto y el garbanzo. 

Otro punto importante es mantener la hidratación, tomar mucha agua y aumentar el consumo de frutas y verduras. “Se aconseja dos frutas al día y muchas ensalada en el almuerzo y la cena. El objetivo para una dieta es evitar la pérdida de peso y masa muscular, además de aumentar las defensas y mejorar la calidad de vida de la persona”, asegura la nutricionista.

Pese a que estas recomendaciones son para los pacientes que vencieron a la COVID-19, la médica asegura que se debe quedar como norma de vida. “Aunque se sienta mejor o reestablecido, sus hábitos deberían cambiar, no solo la alimentación, sino todo en general, como el ejercicio, el sueño, higiene, etc. Todos los consejos que se han dado ahora, deben ser aplicados a nuestra vida diaria porque todo esto ayuda al organismo”, dice.

Es recomendable ingerir una dieta rica en vitaminas, legumbres, proteínas y fibra. BIT.LY

Es recomendable ingerir una dieta rica en vitaminas, legumbres, proteínas y fibra. BIT.LY

CONTROLES FRECUENTES

Paralelamente a la fisioterapia y la nutrición, los controles del funcionamiento del organismo son parte de todo el proceso de recuperación. 

Núñez del Prado asegura que hay que verificar los niveles de glucosa, hacer electrocardiogramas para ver la situación del corazón y evaluar la presión arterial, entre otras cosas, lo que permitirá determinar el tipo de daño en el cuerpo y, de esa forma, comenzar a tratar de restaurar todo lo que está mal. 

Vencer el coronavirus es el primer paso, y un gran logro, sin embargo, el proceso no termina ahí y el control frecuente es fundamental para evitar secuelas.