Opinión Bolivia

  • Diario Digital | domingo, 23 de enero de 2022
  • Actualizado 13:43

Sobreesfuerzo y lesiones, la contracara de ejercitarse en casa

Un mal movimiento, una elongación innecesaria o una molestia, pueden generar problemas a futuro cuando se entrena sin la mirada atenta de un profesional. 
Sobreesfuerzo y lesiones, la contracara de ejercitarse en casa

Rutina de abdominales, yoga, elongación, personas corriendo dentro de su hogar o gente haciendo crossfit con elementos caseros. La cuarentena obligatoria para prevenir los casos de coronavirus COVID-19 disparó la imaginación de las personas que realizaban ejercicio físico asiduamente y buscan no perder el ritmo, pero también puso a entrenar a muchos que no estaban haciendo ninguna actividad.

Si bien el movimiento siempre es bienvenido, hacerlo sin la mirada de un profesional o siguiendo cuentas por internet de personas que recomiendan ejercicios sin ser especialistas puede terminar en lesiones que lamentar más adelante.

“El periodo de cuarentena nos obliga necesariamente a reinventarnos en muchos aspectos de nuestra vida; la actividad física es uno de ellos, y como aconsejamos frecuentemente, es necesario que sea en su punto justo, ya que el exceso o su práctica en forma inadecuada conlleva un perjuicio para el aparato locomotor”, explica el kinesiólogo Gonzalo Pardo.

Sobre el tema, la profesional del área Claudia Lescano señala que el ejercicio físico libera el estrés que genera una situación de incertidumbre como la que se está viviendo, mismo que aumenta los niveles de cortisol y puede llegar a volverse crónico. 

Es recomendado empezar de manera progresiva, de lo más simple a lo más complejo y evaluando siempre que sea acorde a la condición física. ¿Cómo saber esto? Si me propongo hacer determinada cantidad de repeticiones de un ejercicio y pueden ser completadas sin dificultad, son acordes a la condición actual.

En este contexto, que el entrenamiento no es de manera presencial, el profesional deberá explicar lo mejor que pueda el límite de la realización del ejercicio (qué no y qué sí se debe sentir en cada rutina). Si se van a seguir cuentas de Instagram o Youtube hay que asegurarse que sean de profesionales. 

“Se debe buscar una rutina sujeto a la condición física de cada persona; significa que el individuo pueda completar la cantidad de repeticiones que demanda cada ejercicio en forma cómoda”, dice Lescano. Puede generarse cierta dificultad en las últimas repeticiones pero fundamentalmente hay que estar atento que tanto el ritmo de la respiración como de la frecuencia cardíaca sea el adecuado y que siempre que se alcance una fase anaeróbica, que es la deuda de oxígeno, se debe esperar, recuperar la frecuencia y después iniciar nuevamente la rutina física.

Si se padece una lesión preexistente, se necesita prestar especial atención a los ejercicios que se eligen: el límite siempre es el dolor o la molestia en la zona y no debe olvidarse que todo movimiento requiere de una entrada en calor y una vuelta a la calma.

Pardo aconseja que quienes no requieren un entrenamiento específico, es decir para los que no son deportistas de competencia, traten de hacer 20 minutos de actividad física al menos tres veces por semana. “Los ejercicios recomendados son aquellos que proporcionan mejoras al sistema cardiopulmonar, como los aeróbicos (bicicleta fija o simplemente caminatas por el hogar) con control de la frecuencia cardiaca para que la misma se encuentre en el rango entre las 120 a 160 pulsaciones por minuto, como así también ejercicios que involucren la movilidad global e incluyan los grandes grupos musculares de manera integral”, indica. 

Por ejemplo, círculos con los brazos, movilización de muñecas y manos, extensiones de codo, sentadillas y abdominales.

El cuidado de la posición antes y durante la realización de los ejercicios y en lo posible supervisados (aunque sea a la distancia) por un profesional, no es un dato menor, ya que un simple movimiento mal hecho puede tener consecuencias en nuestro cuerpo. “Ahora está muy de moda realizar entrenamientos muy fuertes, pero ojo porque las personas no saben hasta dónde pueden”, dice Lescano

¿Y cuánto tiempo entrenar? Para la especialista: “Una sesión de entrenamiento, cuanto más corta debe ser más intensa”. Y tras recomendar “de 40 minutos a una hora o 30 minutos intensos todos los días”, recuerda “hidratarse correctamente siempre”.