Opinión Bolivia

  • Diario Digital | viernes, 19 de abril de 2024
  • Actualizado 17:42

Las soberanas del Carnaval despiden la fiesta de la alegría

Annemarie Brixtofte y Michelle Chico cuentan sus experiencias como Reina y Ñusta, respectivamente, y las actividades que tendrán para decir adiós al Carnaval más largo de Bolivia. 

Reina del Carnaval de la Concordia, Annemarie Brixtofte y Michelle Chico,  Ñusta del Carnaval./ RAÚL RAMÍREZ-DICO SOLÍS
Reina del Carnaval de la Concordia, Annemarie Brixtofte y Michelle Chico, Ñusta del Carnaval./ RAÚL RAMÍREZ-DICO SOLÍS
Las soberanas del Carnaval despiden la fiesta de la alegría

Desde que se presentaron como candidatas para ser Reina del Carnaval de la Concordia, Annemarie Brixtofte y Michelle Chico destacaron entre el público. Sus demostraciones de baile llenas de energía cautivaron, al igual que su belleza. Eso las llevó a convertirse en las soberanas de la fiesta de la alegría cochabambina.

Annemarie Brixtofte ostenta el título de Reina del Carnaval. La joven tiene 19 años y representa a la fraternidad Caporales ELFEC, en la que baila hace cuatro años.

Brixtofte, quien es estudiante de Administración de Empresas en la Universidad Mayor de San Simón, cuenta que comenzó a bailar en una fraternidad de morenada, hace varios años, y luego se decantó por el caporal.

Gracias a la insistencia de representantes de Caporales ELFEC, se animó a participar en el concurso donde obtuvo la corona máxima.

A partir de ese momento, destaca que su vida cambió por completo. “Dio un giro inesperado al sentir que la gente reconoce el esfuerzo realizado para revalorizar la cultura”, afirma.

Otro aspecto importante en este Carnaval 2024 es que, por primera vez, una representante de tinku se quedó con una corona. Es el caso de Michelle Chico, de 22 años, predilecta de Tinkus Cochabamba, quien obtuvo la banda de Ñusta del Carnaval.

“Todos estábamos muy contentos porque llegamos al objetivo. Se sentía el apoyo”, afirma.  

La joven, que está en su quinto año de Odontología, cuenta que ingresó a la fraternidad hace unos meses y, desde entonces, sus actividades cambiaron.

Su preparación fue ardua para el concurso, con el objetivo de mostrar lo mejor de ella y de su fraternidad. “Estoy muy orgullosa de representar a mi fraternidad y a toda la cultura boliviana. Eso es lo más importante. Estoy muy contenta”, comenta Michelle.

Si bien tinkus es la primera danza que baila Michelle en una fraternidad, ya tenía gusto por la danza desde que era niña ya que era parte de un ballet.

“Es algo nuevo para mí, pero fue muy lindo”, dice.

Luego de engalanar el Corso de Corsos, las soberanas continúan con sus actividades ya que Cochabamba se caracteriza por tener el Carnaval más largo del país. Ahora se vienen algunas entradas zonales y las tradicionales cacharpayas.

Algo en lo que coinciden Michelle y Annemarie es que no descartan sus participaciones en el Miss Cochabamba u otro tipo de reinados, luego de recibir el apoyo de las personas en esta ocasión.

Desde su posesión, las soberanas han demostrado su alegría y compromiso con revalorizar la cultura cochabambina.