Opinión Bolivia

  • Diario Digital | lunes, 23 de mayo de 2022
  • Actualizado 22:24

Simón, frutos secos y deshidratados con yapita

Inició con productos básicos, como el maní y almendra, para hoy ofertar incluso harina de avena, clara de huevo deshidratada y otros productos exóticos. 

Inició con productos básicos, como el maní y almendra, para hoy ofertar incluso harina de avena, clara de huevo deshidratada y otros productos exóticos. NOÉ PORTUGAL
Inició con productos básicos, como el maní y almendra, para hoy ofertar incluso harina de avena, clara de huevo deshidratada y otros productos exóticos. NOÉ PORTUGAL
Simón, frutos secos y deshidratados con yapita

Frutos secos y deshidratados, semillas, saladitos y gran variedad de harinas, entre muchos otros productos, forman parte de la oferta que hace a Simón, un punto único en la ciudad de Cochabamba para cuidarse y comer rico, con yapita.

Los esposos Felicidad Jarpa y Cresencio Mamani iniciaron con la venta de frutos secos y deshidratados al mayoreo en el sector de La Cancha desde hace varias décadas, pero heredaron el negocio a su hija Graciela Mamani y Ever Choque, su pareja. Estos últimos emprendieron con “Simón, frutos secos y deshidratados”, ampliando así los productos y el alcance de los mismos, con un toque ecológico y más saludable, sin olvidar las yapitas.

Simón ofrece diversos productos a granel. Según Graciela Mamani, “muchos de los frutos están disponibles en distintos puntos de la ciudad, pero los hay envasados y los clientes no pueden tener su yapita ni escoger paquetes mixtos”. Este fue el principal motivo por el que decidieron ofertar los frutos secos y deshidratados sin envasar y en bolsas de papel o de tela. También se puede acudir con envase propio.

Incluso, muchas ofertas incluyen descuentos epeciales cuando los clientes acuden con sus propios envases, bolsas o tarros.

“Al principio teníamos muchos productos básicos, como las uvas pasas, almendras, maní y otros, pero con el tiempo nos dimos cuenta de que las dietas son más amplias hoy en día y la gente tiene mayor voluntad por cuidarse”, indica Mamani. Por ello, hoy ofrecen sorgo, harina de avena e incluso clara de huevo deshidratada, entre diversas “delicias” que gustan a grandes y chicos en los hogares cochabambinos.

Aunque Graciela es odontóloga y Ever es ingeniero comercial, sus raíces vienen de la venta de frutos secos y por ello continúan incluso con más ideas para ampliar el número de sucursales y productos para la Llajta.

Actualmente, cuentan con tres puntos de venta, la tienda principal se encuentra en la avenida América casi Beijing; la segunda sucursal está ubicada en la avenida América casi Eudoro Galindo, frente al gimnasio Premier; y el tercer punto -el “original”- lo mantienen en la zona de San Carlos cerca de la iglesia del mismo nombre, en pleno centro de abasto cochabambino, en la calle María Barzola esquina Yacuiba (cerca de la venta de ropa americana).

Aunque Graciela tiene mucha nostalgia por la odontología, no olvida el oficio de sus padres, que también le apasiona y no planea abandonar.

Así como el amor por los frutos secos les fue heredado, también el nombre Simón, que fue de su suegro, es el segundo nombre de su esposo y, ahora, el de su hijo más pequeño.

Cuentan con página en Facebook y reciben pedidos por WhatsApp: 76936738.