Opinión Bolivia

  • Diario Digital | sábado, 16 de enero de 2021
  • Actualizado 01:12

Señor Google, véndame un perfil psicológico; esta vez de hombres maltratadores

Daniela Rico Dehne Psicologa Rico.dehne.daniela@gmail.com
Cochabamba-Bolivia
Daniela Rico Dehne Psicologa [email protected] Cochabamba-Bolivia
Señor Google, véndame un perfil psicológico; esta vez de hombres maltratadores

PARTE 1

En una sesión extraordinaria con mi psicoanalista, a través del teléfono, me puse a hablarle de un mal encuentro que tuve con un sujeto del género “masculino”, quien llegó a mostrarme la agresividad en su máxima expresión. Estaba tan asustada que lo único que logró salir de mi boca fue preguntas y más preguntas, hasta que ella, mi psicoanalista, me dijo con un tono jocoso: “googlealo”. No estoy del todo segura si fue una intervención, pero sí fue un chiste que habilitó aquello que odiamos los neuróticos. La única certeza era que ella no me iba a dar la respuesta a mis muchas preguntas, en fin, ella no era Google.

El Todopoderoso Google. ¿Quién no ha pasado horas y horas “googleando”, buscando en la inmensa plataforma de internet las respuestas a muchas incógnitas, incluso a lo indecible? Creo que en esta época nadie queda a salvo de este oráculo del saber virtual; por suerte (o quizá mala suerte, depende de quién me lea y cómo se lleve con su propio vacío) las grietas de la existencia nunca terminarán de ser curadas.

Una tarde, en el período de posconfinamiento  por la COVID – 19, recibí un mensaje con una pregunta en específico: ¿Cuál es el perfil psicológico de un hombre maltratador?, en un primer momento me entusiasmé, fantaseé con explayarme planteando una reflexión profunda, pero qué va, la demanda era clara: QUIERO UN PERFIL PSICOLÓGICO SOBRE HOMBRES MALTRATADORES, NADA MÁS, NADA MENOS.

Desde el inicio de la pandemia suelo reflexionar sobre las cosas siempre tomándome mi tiempo y entonces me pregunté: ¿existe un perfil universal, específico, cerrado, que pueda ayudar a las mujeres a ya no ser víctimas de violencia sin pensar que todo es culpa del patriarcado? Por otra parte, recordé el discurso con el cual me formo y trabajo: el psicoanálisis,  donde se habla de todo esto caso por caso. Lamentablemente, a veces esta frase y la jerga psicoanalítica se convierten en trilladas dentro del círculo de analistas de nuestro país; a veces pareciera una respuesta defensiva para no dar paso a la palabra.

Estamos de acuerdo que todo tiene que ver con el caso por caso, pero cuando se utiliza este argumento a modo de palanca o como respuesta defensiva para no dar paso a la palabra se deja ver la impostura; más extraño aún es que esto proviene a menudo de psicoanalistas que aparentan ser eminencias, lo cual hace pensar que se sostienen bajo cierta apariencia. Si bien los psicoanalistas no estamos para completar a nadie con nuestras respuestas, tampoco estamos para caer en peroratas psicoanalíticas.

El famoso “caso por caso”. Hablar acerca de los pacientes que uno como psicoanalista atiende se hace en supervisiones privadas, es por eso que es complicado compartir un caso de manera pública, se debe tener en cuenta desde qué lugar se lo hace y cuál es el fin. Es importante partir desde el respeto hacia nuestros pacientes, más aún cuando usamos medios masivos para transmitir el psicoanálisis…. 

CONTINUARÁ...

NOTA: Para cuaquier consulta o comentario, contactarse con Claudia Méndez Del Carpio (psicologa) responsable de la columna, al correo [email protected] o al teléfono/Whatsapp +591 62620609. 

Visitanos en Facebook como LECTURAS SUTILES