Opinión Bolivia

  • Diario Digital | domingo, 19 de mayo de 2024
  • Actualizado 21:58

Salteñas El Horno, 25 años deleitando a la Llajta

La familia Amaya Rojas halló su pasión por la gastronomía en pleno centro cochabambino, con un pequeño snack en el que los fundadores se dieron a conocer.
Salteñas El Horno, 25 años deleitando a la Llajta

‘Las recetas clásicas con toque de hogar’ son el secreto de la familia Amaya Rojas, que desde hace 25 años deleita los paladares cochabambinos con las salteñas de El Horno, una pasión gastronómica heredada.

La salteñería El Horno cumple 25 años el mes de junio y su sabor hecho tradición sigue convocando a los ‘gustosos qhochalas’ a degustar de este riquísimo tipo de empanada de origen boliviano que forma parte de las meriendas mañaneras en el valle, a diario.

Muchos prefieren las salteñas como desayuno, otros como bocadillo de media mañana y varios como una especie de ‘almuerzo adelantado’, pidiendo una ración doble para quedar satisfechos hasta la hora de la cena, o al menos hasta media tarde.

Jhon Amaya Rojas, actual encargado de El Horno y uno de los hijos de los fundadores, asegura que la especialidad de este negocio son las salteñas clásicas de pollo y carne, en sus versiones dulce y picante.

“La mayor parte de los clientes vienen buscando las recetas clásicas, de pollito o carne, pero también tenemos algunas innovaciones, como la salteña de fricasé que les encanta a muchas personas, con su picantito característico”, señala.

Amaya relata que el emprendimiento de sus padres inició, en realidad, hace casi 30 años en la zona central de la ciudad. Al principio era un pequeño snack que ofrecía varias exquisiteces. Este sitio debía llevar como nombre ‘El Ceibo’, pero finalmente se quedó como ‘El Horno’.

Cuando Jhon y sus hermanos fueron haciéndose jóvenes decidieron adoptar el oficio de salteñeros como su predilecto y, además, como su proyecto de vida.

“Nuestros padres estaban un poco reacios al principio, sobre todo mi madre, porque no aceptaba que habiéndonos dado el estudio correspondiente nos dedicáramos al mundo de las salteñas”, recuerda.

Amaya se refiere con mucho cariño a El Horno, como un negocio sobre el que construyeron no solo un referente a nivel cochabambino, sino en el cual edificaron sus vidas y las de sus familias.

Hoy, a 25 años de la fundación de El Horno y tras convertirse en una de las salteñerías más antiguas de la Llajta, comparte un mensaje de fortaleza y paciencia para los pequeños emprendedores.

“Yo les digo a esos jóvenes que están entrando al mundo de la gastronomía que tengan bastante paciencia, porque es un rubro en el que se empieza como ayudante muchas veces y otros puestos de abajo, luego puedes trabajar en producción o ventas y así vas progresando”, apunta.

La salteñería El Horno cuenta con dos sucursales en Cochabamba, la principal se encuentra en la calle Ladislao Cabrera #344, entre 25 de Mayo y Esteban Arce; y la segunda, en la zona norte de la ciudad, en la avenida Aniceto Padilla #479, casi Potosí. La atención se brinda al público en general de lunes a domingo. El número de contacto es el 78322663.