Opinión Bolivia

  • Diario Digital | miércoles, 28 de febrero de 2024
  • Actualizado 07:34

Ruta del café: la producción del grano y el ecoturismo crecen en Cochabamba

En San José, los comunarios encontraron en el café una nueva manera de generar ingresos. Su producción es de alta calidad y es reconocida a nivel internacional. La fusión con el turismo ha servido para dar a conocer esta ruta poco conocida en la Llajta. 

Café catuaí que se produce en San José. /  NICOLE ANDREA VARGAS
Café catuaí que se produce en San José. / NICOLE ANDREA VARGAS
Ruta del café: la producción del grano y el ecoturismo crecen en Cochabamba

Ancleto Colque se pone al frente de su terreno y recibe a los turistas que llegan hasta la localidad de San José, a cuatro horas de Cochabamba. Con cierta timidez y una sonrisa muestra sus cultivos de café. Allí tiene la variedad catuaí, en tonos rojo y amarillo. Los granos que con esmero cultivó junto a su esposa Lucía Álvarez son el orgullo de la zona –y también del departamento–, ya que lograron posicionarse en el cuarto lugar a nivel nacional en el Torneo Nacional Taza de Calidad Café Presidencial. En ese lugar escondido, la producción crece cada día más y se yergue como la promesa del café de especialidad en Bolivia.  

La ruta hacia San José es un desafío para cualquier vehículo, ya que debe ser apto para recorrer terrenos inestables. Desde Cochabamba, se toma la carretera hacia el oriente del país. Luego de pasar la tranca de Colomi, el viaje continúa hasta llegar al ingreso a Corani Pampa, a la altura del kilómetro 70, ubicado más allá de la represa de Corani.

Una vez que se deja la carretera principal, el camino se transforma en una estrecha senda de tierra, que se abre paso en medio de una espesa vegetación y una densa neblina. Esta atmósfera brinda a los visitantes la sensación de estar volando junto a las nubes. Tras pasar Corani Pampa, se llega a San Julián, un pueblo que colinda con San José y está dividido solo por un río. A medida que se avanza, el camino se estrecha aún más, dejando espacio justo para las ruedas de un solo vehículo. Durante el viaje, se atraviesan diversos pisos ecológicos, desde el frío del centro poblado de Colomi hasta el cálido clima subtropical de San José.

Ancleto Colque comenzó su aventura en el cultivo de café en 2006, en el terreno de su familia. Antes, se dedicaba exclusivamente a la plantación de hortalizas como achojcha, zapallo, locoto y vaina. Sin embargo, una oferta de ayuda externa lo llevó a probar suerte con el café, y los resultados fueron tan buenos que decidió seguir adelante con este cultivo. 

"Fuimos paso a paso. No es fácil. No se obtiene resultados rápidos, hay que esperar unos dos o tres años", comenta Colque.

Los productores Anacleto Colque y Lucía Alvarez. / NICOLE ANDREA VARGAS
Los productores Anacleto Colque y Lucía Alvarez. / NICOLE ANDREA VARGAS

A pesar de priorizar el cultivo de café, la familia continúa dedicándose, aunque en menor medida, a la producción de otras verduras. Su terreno abarca más de una hectárea. Allí trabaja en equipo junto a su esposa, su hijo y, en ocasiones, emplean mano de obra local. 

El descubrimiento del Torneo Nacional Taza de Calidad Café Presidencial fue un hito en la trayectoria de Ancleto. Viajando hasta Caranavi, en La Paz, uno de los principales productores de café en Bolivia, tuvo la oportunidad de conocer la existencia de este torneo, el más importante del país. Esta experiencia fortaleció su compromiso y pasión por el cultivo de café de alta calidad.

Los beneficios de la tierra de San José posibilitan que Colque recolecte los granos alrededor de tres veces al año, e incluso en algunas ocasiones un poco más. Su café es valorado en diferentes partes del país debido a su alta calidad y producción orgánica. El productor destaca la importancia de estar constantemente atento a sus cultivos, ya que las enfermedades pueden representar un peligro. 

"No es fácil. Cada día que pasa, vamos aprendiendo más. La recolección del café no es sencilla, requiere mucha atención y cuidado", sostiene Colque.

Las visitas de los turistas motivan a Anacleto. Aunque no ha decido si participará en el siguiente torneo de la Taza Presidencial, su mayor sueño es exportar su café y hacerlo conocido en todo el mundo.

Turistas que llegaron hasta la comunidad de San José. / NICOLE ANDREA VARGAS
Turistas que llegaron hasta la comunidad de San José. / NICOLE ANDREA VARGAS

UNIDOS POR EL AMOR AL CAFÉ

La ruta del café en San José es una fusión perfecta entre naturaleza y turismo, y ha unido a varios aliados en su desarrollo. La empresa de café Parlawi, la operadora de turismo Korysuyo y la granja hotel Campo Aventura se unieron para ofrecer esta experiencia única en Cochabamba. Aunque cada uno de los propietarios se dedica a actividades diferentes, comparten la misma pasión por el café.

El proyecto turístico comenzó hace un año. Durante esos meses, más 100 personas fueron parte y disfrutaron de la ruta del café. 

Johnny Tapia, propietario de Parlawi y principal impulsor del proyecto, explica que durante mucho tiempo estuvieron pensando en cómo contribuir al desarrollo de Cochabamba. Destaca el gran potencial económico de este grano para la región, ya que no solo se puede exportar café de alta calidad, sino también se logra beneficiar los pequeños productores. 

Tapia también es productor de café y comenzó a cultivar sus primeras plantas en la localidad de San José, cerca de Ancleto. La alianza entre ellos fortaleció el proyecto y permitió su crecimiento. 

La capacitación de los productores fue fundamental para mejorar la calidad de los cultivos, ya que aprendieron a utilizar abono orgánico y evitar el uso de pesticidas o plaguicidas. 

"Para ellos, es un reto, ya que están acostumbrados a producir zapallo, vaina y locoto. El café es algo nuevo", comenta Tapia.

San José ofrece condiciones óptimas para la producción de café. Además de su belleza natural, cuenta con dos factores fundamentales: la altura y el tipo de tierra. Situada a 1.500 metros sobre el nivel del mar, su clima, similar al de las regiones de yunga, es muy húmedo, lo que favorece el rápido crecimiento de las plantas. El suelo de San José tiene un pH de 6.5, lo que contribuye a su idoneidad para el cultivo de café. 

Según relata Johnny, desde la década de 1960 existen registros de producción de café en la zona. Aún hay plantas que datan de esa época, por lo que se están realizando estudios para determinar las variedades presentes y descubrir si hubo cruces genéticos. Se cree que la primera especie en llegar fue típica y que hubo una mutación, lo que permitió que estas plantas sean resistentes a las enfermedades y presenten menos problemas.

Con el paso del tiempo y la experiencia, Ancleto aprendió a tostar sus granos y vender el café listo para el consumo. Sin embargo, Johnny busca promover un cambio en el proceso para obtener el grano verde. Tradicionalmente, se utiliza el método de lavado, que implica el uso de grandes cantidades de agua para separar los granos de la cáscara. Tapia propone el proceso honey, que consiste en dejar fermentar las cerezas del café en sus propios azúcares y luego secarlos a semisombra. Además, se puede utilizar las partes descartadas del café para producir abono natural. 

Parlawi también ha sido reconocido entre los 10 mejores cafés de Bolivia. El próximo objetivo de Tapia es implementar una planta de procesamiento de café en Cochabamba con miras a la exportación. 

Se espera que esta planta comience a funcionar en un mes. Parlawi adquirirá café de San José y de otros productores de diferentes zonas para procesarlo en Cochabamba. Con ello, busca promover el conocimiento de los granos producidos en Cochabamba. 

"San José produce café durante todo el año. La tierra y las condiciones son tan favorables que el café florece constantemente", afirma Tapia y destaca que el café boliviano tiene un mercado de lujo y no tiene nada que envidiar a los grandes países productores, como Colombia.  

Plantación de cafetales en San José. Una de las variedades de café es catuaí amarillo. / NICOLE ANDREA VARGAS
Plantación de cafetales en San José. Una de las variedades de café es catuaí amarillo. / NICOLE ANDREA VARGAS

UNA EXPERIENCIA CON AROMA A CAFÉ

El café de especialidad va ganando cada vez más adeptos, desde aquellos que disfrutan de una buena taza hasta quienes que se sumergen en el mundo del cultivo, procesamiento y consumo. 

La ruta del café en San José ofrece una experiencia única. El tour creado por Parlawi. Korysuyo y Campo Aventura permite a los visitantes conocer de cerca el trabajo de los productores y disfrutar de la belleza de la región.

Durante un día de recorrido, los participantes visitan Campo Aventura en Corani Pampa, donde pueden disfrutar del café de Parlawi y recoger una merienda. Luego continúan hacia San José, donde conocen los cafetales y tienen la oportunidad de recolectar granos de café. Acompañados de sus envases, los visitantes experimentan la cosecha. Posteriormente, se inicia el proceso de tostado de manera artesanal, en el que se puede apreciar cómo los granos cambian de color y todo el ambiente se impregna de su inconfundible aroma. 

Los turistas son parte de la ruta del café en San José. / NICOLE ANDREA VARGAS
Los turistas son parte de la ruta del café en San José. / NICOLE ANDREA VARGAS

Lucía Álvarez, esposa de Ancleto, desempeña un papel fundamental en todo el proceso, encargándose de moler los granos tostados y preparar las tazas de café. Los visitantes reciben una orientación sobre los procesos de lavado y tienen la oportunidad de degustar el café recién preparado. Al finalizar el recorrido y con el atardecer iniciando, el grupo regresa a Campo Aventura para disfrutar de un almuerzo preparado con productos locales. Además, se lleva a cabo una cata de café, donde los participantes aprenden a identificar las notas características de cada variedad de grano. .

La ruta del café en San José es una experiencia única que combina el amor por el café, la belleza natural de la región y el apoyo a los productores locales. Tanto Ancleto Colque como los aliados de Parlawi, Korysuyo y Campo Aventura han logrado impulsar el desarrollo económico de Cochabamba a través de la promoción de este grano. Esta ruta es un testimonio del potencial de la producción boliviana y una invitación a explorar y descubrir los sabores y aromas que se esconden en cada taza de café.