Opinión Bolivia

  • Diario Digital | jueves, 03 de diciembre de 2020
  • Actualizado 00:50

Romel Vidal Roca, el ingeniero y biólogo que prepara reinas

Estudió junto a la famosa Katty Pulido, en Venezuela. Sueña con entrenar a la próxima Miss Bolivia y Miss Universo. Divide su tiempo entre su profesión y su pasión por la belleza. 

Romel Vidal Roca, el ingeniero y biólogo que prepara reinas

Desde que era muy pequeño soñaba con entrar al mundo de los reinados. Jugaba con sus primas a que ellas eran las concursantes y él se encargaba de su preparación. Con el paso del tiempo estudió dos carreras, trabajó    en su área, pero nunca olvidó su          anhelo hasta hacerlo realidad. 

Romel Vidal Roca es preparador profesional de reinas, un oficio poco conocido en Bolivia que se abre paso entre quienes están inmersos en el ámbito de la belleza. 

Al principio sintió un poco de temor por el prejuicio vigente, pero luego se armó de valor y no dudo más.

Romel, de 35 años, cuenta que era un deseo latente. Su mamá es modista, así que siempre estuvo involucrado en esa área. 

“Cuando tenía 10 años vi un Miss Venezuela y escuché el nombre de Katty Pulido Internacional, se me quedó ese chip y desde ahí seguí los concursos de belleza”. Al año siguiente (1996), la venezolana Alicia Machado, quien se había preparado con Pulido, ganó el Miss Universo. Eso marcó la vida de Romel e impulsó sus ganas de ir a estudiar con la instructura carioca. 

INSTRUCTOR DE REINAS

En 2016, luego de ahorrar durante unos años, se animó a viajar hasta Venezuela para formarse en la escuela de Pulido y convertirse en un preparador de reinas profesional. “El día que me iba recién les avisé a mis padres porque sabía que si les decía antes no me dejarían”, asegura Vidal. 

El curso duró ocho meses, durante el que aprendió cómo elaborar un casting, cómo seleccionar a las chicas, pasarela, dicción y etiqueta, entre otras cosas. 

Recuerda como anécdota un momento difícil que le tocó atravesar: cuando estaba en el curso, uno de sus tíos cercanos murió, ese mismo día tenía un examen y le fue muy mal. Pulido le dijo que se vaya, que no perdería el tiempo. Romel recuerda que eso lo hizo reaccionar y darse cuenta que para triunfar hay que ser constante y disciplinado. 

Inicialmente, Romel solo tenía la intención de conocer cómo funcionaba el mundo de las misses, pero fue la propia Pulido quien le aconsejó que se dedique de manera íntegra a preparar reinas en Bolivia. 

Pensó en una ubicación estratégica y eligió establecer su academia, llamada Vidal Roca, en Cochabamba. Cuenta que al principio fue complicado porque no tenía los recursos económicos ni el apoyo. “Yo no tenía el financiamiento de mis papás. Recuerdo que las primeras invitaciones para la inauguración de la escuela las entregué a pie porque no tenía”. 

Unas de las actividades que le abrió las puertas a nivel internacional es ser parte de Mini Universo, un concurso dedicado a niñas. Dos de las pequeñas que formó ganaron los títulos máximos. Poco a poco, la escuela fue creciendo y cada vez más personas forman parte. Su academia está abierta a todo público, de todas las edades y tallas. Vidal explica que busca fortalecer el autoestima de las mujeres.

Durante los tres meses que dura el curso, Romel les enseña oratoria, dicción, actuación, música y puesta en escena, entre otras cosas más. 

Sin embargo, el experto dice que para preparar una reina de belleza  se necesita, al menos, un año. “Esa es la falencia que tenemos acá. Las chicas se preparan con dos meses, no tienen esa visión de ganar”. Justamente para el actual Miss Bolivia se encargó de instruir a la Señorita Chuquisaca, y en versiones anterio-res trabajó con Miss Pando y Miss Beni. 

Romel afirma que una reina debe ser una mujer íntegra, con vocación de servicio social y mejor si es profesional para impulsar la parte intelectual, además de la belleza. 

También explica que es complicado abrirse espacio en el mundo de los reinados, sobre todo por la relación que existe con las otras escuelas.  “Me ha costado muchísimo, yo soy alguien muy persistente. Siempre hago lo que sea para llegar a mis sueños”, dice. 

EL INGENIERO Y BIOLÓGO 

Romel nació en Rurrenabaque. Tiene dos profesiones, es ingenierio en Gestión Ambiental y biólogo. Además, tiene un diplomado en Gestión Integral de Residuos Sólidos. 

Asegura que su trabajo como ingeniero también le apasiona y se dedica a trabajar en esa área hace años para ahorrar dinero y poder seguir su sueño. 

Se especializa en temas de residuos sólidos; además, instruyó a varias comunidades sobre la importancia de separar la basura, trabajó con grupos vulnerables, hizo proyectos de conservación ambiental, entre otras cosas. “En mis viajes he aprendido a valorar todo lo que somos los bolivianos y eso nos falta”, indica.

Su adolescencia se dividió entre Beni y Cochabamba, y guarda hermosos recuerdo de su tierra natal. “Me crié alrededor de primos, con mucha     libertad. Cuando éramos niños,  jugábamos a ser misses, pero yo era el presentador y el que las preparaba”, relata Romel y añade: ”Ellas (primas) me molestan y me dicen ‘tú, desde que eras niño ya te gustaba eso, no sé por qué estudiaste ingeniería’. Pero yo lo veía solo como un hobbie, o tal vez por tabú no aceptaba que me gustaba eso”.

Al vivir en una sociedad con prejuicios, el joven cuenta que tuvo miedo de que su familia no acepte lo que quería hacer. Su papá lo impulsó mucho, pero su mamá al principio no estaba de acuerdo. 

Su paso por la academia de Katty Pulido marcó el inicio de una carrera como preparador de reinas que se perfila exitosa por todos los logros que fue consiguiendo en poco tiempo. 

Romel no dejó su profesión de lado. Se      organiza y divide su tiempo entre sus dos pasiones. Le gustaría dar docencia universitaria a futuro y ser un    referente de los reinados en el país. “Quiero    ganar un Miss Bolivia y un Miss Universo”, finaliza. 

Cuando tenía 10 años vi un Miss Venezuela y escuché el nombre de Katty Pulido Internacional; se me quedó ese chip y desde ahí seguí los concursos de belleza”, cuenta Romel Vidal Roca.