Opinión Bolivia

  • Diario Digital | lunes, 15 de abril de 2024
  • Actualizado 22:10

Repatriación de paraba Barba Azul: un riesgo para la supervivencia de la especie

La liberación de cinco individuos a su hábitat natural despertó la alerta por parte de expertos que temen la transmisión de enfermedades a la población que vive en libertad.

La paraba Barba Azul (Ara glaucogularis), un ave emblemática y endémica de Bolivia./ ASOCIACIÓN ARMONÍA
La paraba Barba Azul (Ara glaucogularis), un ave emblemática y endémica de Bolivia./ ASOCIACIÓN ARMONÍA
Repatriación de paraba Barba Azul: un riesgo para la supervivencia de la especie

La paraba Barba Azul (Ara glaucogularis), un ave emblemática y endémica de Bolivia, cuya presencia se limita a los Llanos de Moxos, en el departamento de Beni, enfrenta una situación de amenaza crítica, exacerbada por intenciones de liberar individuos de cautiverio a la vida silvestre. 

A pesar de los considerables esfuerzos de conservación emprendidos, que han permitido un aumento en su número de 455 individuos en 2015 -según el único censo poblacional sistemático y basado en una metodología científica sólida realizado para esta especie por la Asociación Armonía-, a aproximadamente 600 ejemplares en la actualidad, basado en el monitoreo de la misma asociación, la repatriación de esta especie significa un riesgo potencial para el futuro de esta especie. 

Según Asociación Armonía, esta iniciativa de repatriación promovida por la Fundación Conservación de Loros en Bolivia (CLB), en colaboración con el World Parrot Trust (WPT), ha suscitado preocupaciones significativas entre numerosos expertos en conservación de esta especie.

“Expreso mi profunda preocupación (compartida con muchos profesionales biólogos de la conservación) acerca de la manera en que se está llevando adelante la iniciativa de cría en cautiverio para la reintroducción o reforzamiento poblacional de la paraba Barba Azul. Este proceso de repatriación ha utilizado evidencias científicas incompletas y débiles. La reintroducción de esta especie sin implementar todas las medidas de seguridad puede traer consecuencias negativas considerables, ser contraproducente a los esfuerzos de la recuperación ya aprobados, y poner la especie en muy alto riesgo nuevamente”, indicó Rodrigo Soria, director ejecutivo de Asociación Armonía, institución que trabaja 30 años en la conservación de la paraba Barba Azul en Beni. 

La repatriación de cinco individuos de esta paraba al Centro Sachojere, situado en el municipio de Loreto, a 22 kilómetros de Trinidad, se realizó el 6 de marzo. Los argumentos en contra de esta acción se articulan en torno a diversos aspectos críticos, como los siguientes:

RIESGO DE ENFERMEDADES

La reintroducción de aves criadas en cautiverio sin los protocolos de sanidad adecuados representa un riesgo elevado de transmisión de enfermedades virales aviarias a la población silvestre o viceversa. Dada la complejidad para detectar estas enfermedades, sus consecuencias podrían ser catastróficas en el peor de los casos, o mínimamente menos efectivas que las acciones que hoy ya están mostrando resultados positivos (como el programa de nidos artificiales). 

“Es importante mencionar que no        existe la posibilidad de predecir la rapidez e intensidad en que un virus común entre mascotas podría manifestarse en vida silvestre. Siendo esto un peligro para las poblaciones silvestres”, aseveró Soria.

Para Mauricio Herrera, representante legal de Loro Parque Fundación, la introducción de estos individuos no responde a una estrategia nacional de conservación y podría considerarse un acto de biocidio debido a las enfermedades que podrían introducir. Herrera señaló que, especialmente en el caso de aves provenientes de criaderos que reciben aves de otras partes del mundo, existe un alto riesgo de que actúen como reservorios de enfermedades. Además, cuestionó la idoneidad de realizar cuarentenas en lugares que forman parte del hábitat de la especie, argumentando que esto podría exponer a la población nativa a un riesgo innecesario. 

CARENCIA DE ESTUDIOS GENÉTICOS

No se han realizado estudios genéticos exhaustivos, especialmente en el sector noroeste donde se encuentra la Reserva Natural Barba Azul de Asociación Armonía, que es el lugar que contiene la mayor población de esta especie. La falta de información genética es un vacío crítico que podría llevar a problemas de consanguinidad o la introducción de genes no adecuados para la supervivencia de la especie en su hábitat natural.

“Entre las preocupaciones mayores que se ve es la liberación de posibles crías, siendo que no se ha tenido un adecuado estudio genético de estos individuos y pudiendo traer consigo enfermedades a las poblaciones nativas y siendo muy riesgoso para la supervivencia de las poblaciones de la paraba en su hábitat  natural. (...) Es una pena que se hayan repatriando a estos individuos sin ninguna estrategia nacional y muchos más a la zona donde se encuentra una de las dos poblaciones conocidas de esta tan emblemática especie para el país, siendo que se han venido trabajando ya hace años con la conservación in situ y con la colaboración de diversos actores que trabajan en pro de la conservación de la paraba Barba Azul”, aseguró Miguel Ángel Aponte, biólogo con más 13 años de experiencia en inventarios y manejo de fauna, con énfasis en aves. 

LA REPATRIACIÓN ANTE EL CRECIMIENTO POBLACIONAL 

El incremento constante en la población de la especie, resultado de acciones directas e indirectas realizadas por la Asociación Armonía y Loro Parque Fundación/Aves Bolivianas como la protección de sitios vitales de alimentación y reproducción, el nacimiento de 128 pichones en nidos artificiales colocados en su hábitat natural y con una manipulación casi nula humana, la promoción de prácticas ganaderas ambientales y sostenibles para preservar las llanuras de Moxos y la ejecución de diversas iniciativas de comunicación y educación ambiental como las plumas artificiales para los macheteros, plantean la necesidad de revisar la urgencia de proceder con la repatriación.

“Este enfoque debería ser considerado solo como último recurso, a implementarse únicamente si otras estrategias de conservación han fracasado o se han vuelto insostenibles”, sostuvo Tjalle Boorsma, director de Proyectos de Conservación de la Asociación Armonía.

ALTOS COSTOS

Los recursos financieros destinados a la repatriación podrían tener un mayor impacto si se invierten en estrategias de conservación probadas, como la protección y expansión de hábitats naturales o el fomento de prácticas de ganadería sostenible. Estas iniciativas ya han demostrado ser efectivas y deberían priorizarse frente a esfuerzos costosos y riesgosos. 

“Después de la destrucción de su hábitat, la segunda amenaza más grande para la paraba Barba Azul es la liberación de individuos criados en cautiverio, poniendo en riesgo la población silvestre”, agregó Boorsma.

Frente a estos desafíos, Asociación Armonía propone la creación de un Plan de Acción de la Paraba Barba Azul conjunto, en colaboración con autoridades gubernamentales, expertos locales e internacionales, así como la inclusión de las instituciones involucradas en la conservación de esta especie. Este plan debe estar fundamentado en una sólida base científica que defina claramente los pasos a seguir para la conservación efectiva de la paraba Barba Azul, evitando acciones precipitadas que puedan poner en riesgo su supervivencia.  

Asimismo, la organización propone la creación de un Comité de Expertos encargado de supervisar y evaluar esta repatriación y reintroducción de individuos, garantizando que se cumplan los más altos estándares de seguridad y bienestar animal, incluyendo las ocho parabas Barba Azul procedentes de un     zoológico de Canadá repatriadas a finales de septiembre de 2023, y la llegada prevista de 18 más, desde Estados Unidos e Inglaterra.

Asociación Armonía menciona que solo a través de una estrategia integral, que priorice la conservación in situ y la protección del hábitat natural de la paraba Barba Azul, se puede asegurar un futuro sostenible para esta especie emblemática de Bolivia.