Opinión Bolivia

  • Diario Digital | jueves, 02 de julio de 2020
  • Actualizado 18:49

Raúl Solares: Las empresas bolivianas sí pueden con megaproyectos

Dirige la Cámara de Construcción de Cochabamba y tiene el objetivo de fortalecer su sector y proyectarlo al   exterior. Las ganas de superación y la humildad son claves para su crecimiento.
Raúl Solares. FOTOS- NOÉ PORTUGAL
Raúl Solares. FOTOS- NOÉ PORTUGAL
Raúl Solares: Las empresas bolivianas sí pueden con megaproyectos

Hace poco asumió la dirección de la Cámara de la Construcción de Cochabamba. La coyuntura no es la mejor, el país atraviesa una crisis sanitaria y económica a causa del coronavirus COVID-19 que trasciende a todos los rubros, incluido la construcción. Sin embargo, más allá de los inconvenientes, Raúl Solares Rivero encara el reto como uno de los desafíos más importantes de su carrera, tiene claro el camino que quiere seguir.

El gerente de la Empresa Constructora Cochabamba S.A. (ECCSA) considera que este es un momento importante para demostrar el talento de los profesionales y las empresas nacionales. “El reto es grande porque estamos pasando por una emergencia sanitaria a nivel mundial y, al margen de eso, Bolivia atraviesa una coyuntura política muy complicada que hace que el desarrollo de nuestras actividades empresariales se realicen en un escenario complejo”, asegura Solares. 

Con solo 40 años, es uno de los referentes de la construcción departamental y nacional. Raúl comenzó a trabajar desde muy joven y nunca más paró. La persistencia y las ganas de superación son las claves de su éxito. 

Solares es ingeniero civil de profesión, salió de la Universidad Mayor de San Simón, en 2003. Además, tiene dos especialidades, una en Carreteras y Puentes y la otra en Hidrosanitaria. También, posee tres diplomados, en Gerencia de Proyectos de la Construcción, Ingeniería y Administración de la Construcción y Construcción de Carreteras y Puentes. De la misma forma, una maestría en Gerencia de la Construcción. 

Desde que era estudiante destacó frente al resto. Ese fue uno de los principales motivos para que las puertas del mundo laboral se abrieran rápidamente. “Cuando defendí mi tesis, mi intención era descansar, pero al tercer día me llamaron de una consultora para invitarme a trabajar con ellos. Nunca busqué trabajo, el trabajo me buscó a mí y fui muy afortunado. Desde aquella época, hasta ahora, nunca me faltó la oportunidad de trabajar”, cuenta.

Cada empresa u organización donde desempeñó algún cargo fue importante para este ingeniero, debido a que aprendió mucho de todos. Las dificultades no son algo que Raúl no conozca y que no haya superado. 

Al terminar la universidad, Raúl comenzó a trabajar en una consultora. Luego, ingresó a la constructora Prodicon SRL., donde asumió la gerencia técnica y aprendió mucho del rubro. Hace 10 años dirige ECCSA y con ellos quiere mantenerse en lo más alto de la construcción boliviana. 

“He tenido muy buenas experiencias, se aprende mucho de la gente. La escuela se hace en el campo y los maestros son las personas más humildes, como los obreros y albañiles, de ellos vas aprendiendo. Si bien tienes una formación académica, creo que la mejor escuela es esta y los mejores instructores son ellos. Hay que tener la humildad para saber recoger todo eso y nutrirte de esas experiencias para transmitirlas también”, enfatiza.

Solares asegura que cuando estaba en la universidad la cantidad de estudiantes era menor a la actual. A medida que fueron pasando los años, el número de profesionales aumentó y ahora el objetivo es crear oportunidades de trabajo para todos los jóvenes. 

“Hay mucha oferta de profesional y, si a nivel nacional no se establecen estrategias de crecimiento, la oferta seguirá superando a la demanda y vamos a tener un universo de profesionales sin trabajo”, dice. 

La construcción requiere capacitación constante y compromiso para mejorar cada día. El rubro ha crecido en Cochabamba y se necesita estar a la vanguardia para marcar la diferencia. “El desafío de los nuevos profesionales tiene que ser encarar la vida con la honestidad, el profesionalismo, la proactividad y la humildad que la sociedad nos exige”. 

La pandemia paralizó muchos proyectos que estaban en plena ejecución y el costo económico es alto. Por ello, el desafío es afrontar esta situación de la mejor manera y tratar de mitigar los daños.

LA FAMILIA Y LOS PLANES FUTUROS

Cuando Raúl no está trabajando y desempeñando sus diferentes funciones, está en su hogar, jugando a la pelota con su pequeño y disfrutando el día con su familia; esa es, sin duda, una de sus actividades favoritas.

Hace más de dos décadas comenzó una relación con María Angélica Siles, con quien lleva 14 años de matrimonio y tienen dos hijos, Sebastián de diez años y Sofía de seis. “Mi esposa es el pilar y mis hijos son el motorcito que impulsan esta familia. Son la mayor motivación”, explica.

Raúl es una persona enfocada en su profesión y en cumplir los retos que se traza. Actualmente, ECCSA está constituida en Paraguay como parte de los proyectos que tiene la empresa de expandirse a nivel internacional. Superar las limitaciones que se imponen para algunas firmas nacionales está en la lista de objetivos de este ingeniero. “Contratan empresas extranjeras y esas, a su vez, contratan empresas bolivianas, pero las que se llevan todo el redito son las de afuera. Quiero demostrar que las empresas constructoras bolivianas sí podemos encarar megaproyectos”, asegura.

Su tiempo está divido entre su familia y su trabajo. Su profesionalismo y ganas de crecer se demuestran a través de ECCSA y, ahora, de la            Cámara de la Construcción de Cochabamba. “La vida es un constante aprendizaje. Yo siempre sentí mi  vida así, como una constante superación”, finaliza.