Opinión Bolivia

  • Diario Digital | sábado, 22 de junio de 2024
  • Actualizado 00:00

El ‘polvo mágico’ que puede ayudar a combatir el calentamiento global

El basalto es una roca volcánica dura que no es rara ni particularmente notable, pero a través de un proceso conocido como 'meteorización mejorada de rocas' podría ayudar a enfriar nuestro sobrecalentado planeta Tierra.

El ‘polvo mágico’   
que puede ayudar a combatir 
el calentamiento global./ UNDO/ BBCMUNDO
El ‘polvo mágico’ que puede ayudar a combatir el calentamiento global./ UNDO/ BBCMUNDO
El ‘polvo mágico’ que puede ayudar a combatir el calentamiento global

En una cantera rodeada por el estruendo de maquinaria pesada, Jim Mann se agacha y recoge un puñado de diminutas rocas negras. "Este es mi polvo mágico", dice con una sonrisa, frotándolos suavemente entre sus dedos.

Está sosteniendo pedazos de basalto. Es una roca volcánica dura que no es rara ni particularmente notable. Pero a través de un proceso conocido como 'meteorización mejorada de rocas' podría ayudar a enfriar nuestro sobrecalentado planeta.

Los científicos de la ONU tienen ahora claro que la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero por sí sola no será suficiente para detener los peligrosos niveles de calentamiento. Dicen que será necesario eliminar algo de dióxido de carbono, sacándolo activamente de la atmósfera.

Plantar árboles es la forma más natural de hacerlo, pero tiene sus limitaciones; el CO₂ que se captura se libera cuando la madera se pudre o se quema y hay límites respecto a cuántos se pueden plantar.

Otra opción es la captura directa de aire (DAC), que succiona mecánicamente el CO₂ de la atmósfera y lo almacena bajo tierra.

Es permanente, pero ¿tiene sentido construir un proceso tan intensivo en energía cuando estamos tratando de alejarnos de los combustibles fósiles?

La meteorización mejorada de las rocas se encuentra en algún lugar entre lo natural y lo artificial. 

Toma el proceso de envejecimiento natural pero muy gradual y lo turbocarga para eliminar el carbono más rápido.

Vine a una cantera desde Edimburgo, Escocia, para ver a Jim, cuya empresa mejorada de meteorización de rocas UNDO acaba de obtener 15.5 millones de dólares de nueva inversión y está planeando ampliar sus operaciones.

A nuestro alrededor, la ladera negra de la colina está siendo carcomida constantemente, raspada por enormes excavadoras para hacer cemento y asfalto para las carreteras. 

El paisaje parece más la escena de un apocalipsis posnuclear que un lugar en el que se trata de salvar el planeta.  

Pero los diminutos trozos de roca basáltica que sobran son apreciados por la compañía de Jim. Tienen una propiedad útil: cuando se desgastan bajo la lluvia, eliminan el dióxido de carbono de la atmósfera.

Durante milenios, las rocas volcánicas y los acantilados han estado eliminando carbono lentamente mientras se erosionan bajo la lluvia. La meteorización mejorada de rocas utiliza pedazos diminutos para aumentar la superficie de la roca que esté en contacto con la lluvia y, por lo tanto, la cantidad de meteorización y eliminación de carbono.

Amontonado en una cantera o en forma de acantilado, el basalto se desgasta muy lentamente. Para maximizar la eliminación de carbono, debe distribuirse en un área más grande. Y ahí es donde intervienen los agricultores locales, que ayudan al planeta y reciben fertilizante gratis a cambio. 

Además de retener el carbono, se ha demostrado en ensayos que el basalto mejora tanto el rendimiento de los cultivos como la calidad del pastoreo.

A media hora en coche de la cantera veo cómo se esparce por un campo. No requiere equipo especializado. Un remolque se carga con 20 toneladas de basalto antes de que un tractor lo arrastre hacia arriba y hacia abajo, mientras una rueda giratoria en la parte trasera dispersa las pequeñas rocas.

"Es gratis, lo cual es muy importante para un agricultor", me dice John Logan con una sonrisa mientras se pone el basalto en su campo. Había visto las pruebas de UNDO en una granja vecina.

"Parece que va a mejorar el pasto, así que eso solo puede ser bueno para el ganado porque come mejor pasto".

A algunos expertos les preocupa que técnicas de eliminación de carbono como esta puedan distraer a las personas de la prioridad más urgente de reducir las emisiones e incluso usarse como justificación para continuar viviendo nuestras vidas intensivas en carbono. "La reducción de CO₂ tiene que ser lo primero", me dice Jim mientras observamos al tractor yendo de aquí para allá guiado por GPS, “pero también debemos desarrollar estas tecnologías que pueden eliminar a escala”. “Y lo bueno de lo que estamos haciendo con la meteorización mejorada de las rocas es que es permanente”.

Los números, hay que decirlo, son abrumadores. Los científicos de UNDO calculan que se necesitan cuatro toneladas de roca basáltica para capturar una tonelada de CO₂.

UNDO tiene planes de expandirse rápidamente en los próximos años y ha atraído a algunos admiradores importantes. 

Microsoft acordó pagar 25.000 toneladas de basalto que se esparcirán en los campos de Reino Unido. 

Como parte del acuerdo, Microsoft también ayudará a auditar el proyecto y verificar que funcione según lo previsto.

"La química esencial tiene sentido", dijo Steve Smith, experto en eliminación de carbono de la Universidad de Oxford. "Medir cuánto CO₂ se eliminaría y adónde se destinaría en última instancia es uno de los desafíos clave, y no existe un sistema estandarizado en este momento".

En última instancia, Smith cree que la idea podría terminar siendo parte estándar de la forma en que se cultiva la tierra.

"Es algo que puede integrarse en la forma en que usamos la tierra en este momento y  brindar un beneficio de eliminación de carbono junto con otros beneficios", dice.

Todavía hay muchas preguntas sobre qué tan diseminable es. 

Los proyectos de UNDO utilizan subproductos de la cantera local, pero si esto se expande masivamente, será necesario tener en cuenta la energía y las emisiones necesarias para triturar el basalto y luego transportarlo y dispersarlo. "En este momento, no hay inconveniente, es una situación en la que todos los involucrados ganan", dice Jim Mann.

Este año UNDO tiene previsto esparcir 185.000 toneladas de basalto y espera para 2025 haber eliminado un millón de toneladas de CO₂. 

Todavía es una gota en el océano en comparación con las emisiones. En 2022 se cree que el mundo descargó alrededor de 37.000 millones de toneladas de CO₂ a la atmósfera.