Opinión Bolivia

  • Diario Digital | domingo, 16 de junio de 2024
  • Actualizado 20:48

Noelia León está al mando del imperio textil más grande de la Llajta

La empresaria y mamá de 37 años importa telas y otros implementos para proveer a emprendimientos de confección en Bolivia. Tiene 14 tiendas. 

Noelia León  está al mando del imperio textil más grande de la Llajta./ RAÚL RAMÍREZ
Noelia León está al mando del imperio textil más grande de la Llajta./ RAÚL RAMÍREZ
Noelia León está al mando del imperio textil más grande de la Llajta

A sus 37 años, la cochabambina Noelia León Siles ha construido un imperio textil en Bolivia. Con 14 tiendas en el país: 10 en Cochabamba, tres en Santa Cruz y una en Tarija, esta joven empresaria es un referente nacional en la importación de telas.

Hoy es una socia importante para China, país al que ya viajó en varias oportunidades para cerrar negocios de manera directa con los industriales del rubro. 

Erigir su empresa le tomó más de 15 años. Lo hizo en medio de un contexto adverso y luego de una seguidilla de fracasos que, en lugar de desmotivarla, la impulsaron a luchar aún más por lo que quería.

Su primer emprendimiento era una tienda de ropa en sociedad con una "amiga" que terminó vaciándole el negocio. Luego, abrió un puesto de venta de barrio, que tampoco prosperó por un asunto similar. Vinieron una tienda de alquiler de implementos para eventos sociales y otros negocios más que, en su criterio, eran muy sacrificados y poco rentables.

Si bien parecía que esto no era lo suyo, Noelia sentía que el rubro empresarial la llamaba. Y es que, desde niña, estuvo empapada en la compra y venta, pues su mamá era comerciante. "No tuve miedo",dice.

Luego de todos estos intentos y de recorrer Bolivia vendiendo diferentes productos, un contacto le presentó a exportadores textiles chinos con los que hoy tiene buenas relaciones comerciales. 

Noelia León junto a tres de sus hijos, Leonardo, Victoria y Bayron./ RAÚL RAMÍREZ
Noelia León junto a tres de sus hijos, Leonardo, Victoria y Bayron./ RAÚL RAMÍREZ

En la actualidad, en sus sucursales hay más que tela, también cuentan con maquinaria de costura, accesorios para cortinas, para colchones entre otros. Esto la convirtió en una proveedora de materia prima de calidad para empresas bolivianas de confección. "Si mis clientes me piden que les importe una tela, yo la hago llegar directo de China y a buen precio". 

En Cochabamba, que es sede de su imperio, las tiendas de Noelia Textiles están en el Centro Comercial Terra, ubicado en la calle Ayacucho casi Esteban Arce (acera oeste) y otras están en el Supermercado Central. 

Esta joven no titubea al afirmar que su imperio textil es fruto de Dios y su esfuerzo. A diferencia de muchos, ella no tiene a nadie, algo que hizo que el camino hacia su éxito sea aún más complejo. Con mucha nostalgia recuerda que su papá no se hizo responsable de ella ni de sus tres hermanas y su mamá luchó sola por la familia, pero falleció cuando Noelia tenía apenas 10 años. 

A esa edad, siendo aún una niña, quedó huérfana y le tocó asumir el rol de mamá, pues ella era la mayor de todas. Cuenta que cargaba a su hermanita de dos años en aguayo mientras cocinaba y hacía otros deberes.

La vida la obligó a ser adulta. Pero, hoy comprende que esta situación forjó su carácter: hoy es una mujer integral. "Dios te manda a las personas correctas en tu camino". 

Un día habitual en su vida empieza muy temprano, porque además de dedicarse a sus 14 tiendas, le da calidad de tiempo a sus cuatro hijos, el menor tiene apenas unos meses de vida. 

Luego, su jornada es maratónica porque también se da tiempo para estudiar Derecho, su segunda carrera profesional (la primera es Enfermería), para presentar un programa de televisión e, inclusive -una que otra vez- ir al sauna y cuidar su imagen. 

A través de su historia de vida, ella pretende inspirar a la gente, en especial a sus clientas a quienes las motiva a crecer en sus negocios. "Yo les digo: 'tú puedes', si les tengo que dar a crédito las telas, les doy". 

"Somos un imán, atraemos todo lo que pensamos". Esta es su filosofía de vida, Noelia procura rodearse solo de "buenas vibras" y, a través de pensamientos positivos, atraer cosas grandes. Su proyección es expandir su negocio a más puntos del país, La Paz, por ejemplo, donde tiene clientes que le piden una sucursal. Y su meta más ambiciosa es la internacionalización, anticipó que quiere abrirse mercado en Ecuador. 

Noelia genera en la actualidad 15 empleos directos y muchos más indirectos. "Podría contratar a más", pero confiesa le es un reto controlar esta empresa que crece a pasos gigantes. 

Cada mes le llegan al menos dos contenedores llenos de mercadería desde China. Esos arribos son complicados, pues ella personalmente debe encargarse de hacer las distribuciones hacia todas sus sucursales. 

A propósito de este mes de la madre, esta joven empresaria aprovechó en motivar a las mujeres a perseguir sus sueños. "Todo es posible, siempre y cuando hagas el bien". Además, remarcó que NoeliaTexiles apoya la confección hecha en Bolivia, este es un principio que rige en esta emoresa que provee calidad y es un referente en el mercado.

La empresaria cochabambina con sus hijos menores Victoria y Leonardo./ RAÚL RAMÍREZ
La empresaria cochabambina con sus hijos menores Victoria y Leonardo./ RAÚL RAMÍREZ