Opinión Bolivia

  • Diario Digital | miércoles, 06 de julio de 2022
  • Actualizado 00:05

Nocivo legado de las dietas y lecciones para comer bien

Aprender a meditar, disfrutar de la cocina y comer bien son parte de las nuevas propuestas, que dejan de lado las tradicionales dietas con efectos adversos.

Bowls llenos de verduras y frutas coloridas. PIXABAY
Bowls llenos de verduras y frutas coloridas. PIXABAY
Nocivo legado de las dietas y lecciones para comer bien

Ayuno intermitente, cortar carbohidratos y Whole30, entre muchas otras, las dietas pueden llegar a ser una montaña rusa y, sin asesoría adecuada y mientras más restrictivas sean, ralentizan el metabolismo y dificultan aún más la pérdida de peso en el futuro.

El peor efecto de las dietas fallidas es la frustración que, en muchos casos, causa depresión y aumento de peso por estrés.

En respuesta a ello, las últimas alternativas sugieren aprender a meditar, disfrutar de la cocina y comer bien.

Alimentación consciente, intuitiva y armónica son las respuestas alternativas que no restringen los alimentos, sino que están centradas en prestar atención a las señales internas, como el hambre, la saciedad y los antojos. Pero esto requiere práctica.

Un estudio de la Universidad de Brown, en EEUU, con 104 mujeres con sobrepeso descubrió que el entrenamiento de atención plena reducía en un 40% los antojos de comida. Otra revisión realizada por científicos de la Universidad de Columbia, en Estados Unidos, descubrió que el entrenamiento en alimentación consciente a menudo daba lugar al menos a un beneficio para la salud metabólica o cardíaca, como la mejora de los niveles de glucosa, disminución del colesterol o la mejora de la presión arterial.

Una revisión en 2014 de 20 intervenciones de alimentación consciente mostró mejoras en la salud psicológica, incluyendo menos depresión, mejor autoestima y mejor calidad de vida.

¡Come en un plato elegante!

Se usa para convertir una comida cotidiana en una celebración.

Crear un plato de comida colorido, apetitoso, deleitarse con la alegría de cocinar y comer son formas de practicar la alimentación consciente.

Estudios sugieren que los beneficios de la alimentación al estilo mediterráneo para la salud, que incluye abundancia de verduras, aceite de oliva y mariscos, probablemente se refuercen por la tendencia de los habitantes de la región a disfrutar y saborear sus alimentos y a convertir cada comida en una celebración con amigos y familia.

Acaba con las multitareas mientras comes

Muchos han descubierto que tienen la costumbre de mirar el teléfono, leer, trabajar o ver la televisión mientras comen. Aunque no hay nada malo en disfrutar de la comida mientras se ve el fútbol o durante la noche de cine en familia, la alimentación consciente se consigue mejor cuando uno se centra en la comida.

Muchas de las distracciones que tengan que ver con información, entretenimiento o trabajo podrían interferir en la correcta digestión.

Deja el tenedor en el plato

Muchas personas tienden a llenar un nuevo tenedor de comida antes de terminar de masticar el bocado anterior.

Aprender a dejar el tenedor entre bocado y bocado les ayudó a centrarse en el sabor y la textura de la comida, en lugar de en la siguiente cucharada.

La alimentación consciente también ayuda a reducir la velocidad en la mesa.

Usa platos más pequeños

Usar platos más pequeños ayuda a servirse porciones más pequeñas y sintonizar con las señales de hambre y saciedad de su cuerpo. Con platillos más reducidos, existe la opción de repetir si todavía se tiene hambre.

“La vajilla estadounidense es enorme, y es muy fácil llenar el plato”, “muchos de nosotros también fuimos entrenados por nuestros padres para limpiar nuestros platos, y por eso no dejamos de comer cuando estamos llenos”, suelen ser testimonios comunes.

Nunca hagas tu compras si sientes hambre

Es mejor no comprar comida mientras se tiene hambre.

Los estudios demuestran que cuando las personas compran con el estómago vacío, no compran más comida, sino que compran alimentos más calóricos y menos saludables. Esto sucede porque el cerebro es más reactivo a los alimentos dulces y salados “gratificantes” cuando tenemos hambre. Esto también ayudará a “surfear” la ola del hambre.

Añade verduras

Algunas personas sugirieron añadir más verduras a las comidas, en lugar de restringir otros alimentos.

“Juré no hacer nunca una dieta después de tener una hija, sino comer de forma saludable y ser activa”, dijo una paciente que se centró en comer más verduras. 

Duerme más

La alimentación consciente hizo que varios lectores fueran más responsables de su tendencia a comer refrigerios por la noche y a picar más cuando se quedaban despiertos hasta tarde.

Varios estudios demuestran que los alimentos pueden afectar la calidad del sueño, y la falta de un buen descanso puede afectar los patrones de alimentación.