Opinión Bolivia

  • Diario Digital | domingo, 25 de octubre de 2020
  • Actualizado 06:22

Neuralink, el proyecto que busca conectar el cerebro a una computadora

Elon Musk, el hombre detrás de Tesla y SpaceX, busca crear seres humanos con inteligencia artificial. 
Elon Musk busca crear humanos súper inteligentes. ANDROID.
Elon Musk busca crear humanos súper inteligentes. ANDROID.
Neuralink, el proyecto que busca conectar el cerebro a una computadora

La mente de Elon Musk no descansa. El empresario más inquieto de Silicon Valley acaba de embarcarse en un nuevo plan: una start-up para "conectarnos" a las computadoras.

El fundador de Tesla y SpaceX, creador de Hyperloop y presidente de SolarCity, le puso a su nueva empresa el nombre de Neuralink y con ella pretende llegar a crear seres humanos "superinteligentes".

La compañía está en su fase inicial y fue registrada en California como una firma de "investigación médica". Musk confirmó su implicación en el proyecto a través de Twitter, agregando que "será difícil dedicarle tiempo, pero el riesgo existencial es demasiado alto como para no hacerlo".

El objetivo es potenciar las capacidades cognitivas humanas a través de la inteligencia artificial para, según el propio Musk, convertirnos en una especie de "ciberborgs" (organismos cibernéticos).

Para ello, quiere usar un tipo de tecnología que se llama "lazo neuronal". Pero, ¿en qué consiste y qué aplicaciones podría tener?

INTELIGENCIA ARTIFICIAL

En julio, el inventor participó en la Code Conference y dijo que le preocupa que el desarrollo de la inteligencia artificial (IA) acabe dejando atrás a los seres humanos y los convierta en sus “mascotas”. Por eso, quiere añadir una "capa" de IA a nuestro cerebro.

En realidad, parte de esa tecnología ya existe. En 2015, un grupo de científicos de Harvard desarrolló una malla de electrodos que se despliega sobre la corteza cerebral mediante una inyección para estimular diferentes partes del cerebro. El proyecto de Musk, sin embargo, es más ambicioso.

SIMBIOSIS

El sistema que propone será capaz de implantar unos pequeños electrodos en el cerebro que podrían, en un futuro, llegar a descargar nuestros pensamientos.

De esta manera, espera lograr una especie de simbiosis con las máquinas. Por ejemplo, para escribir ya no necesitaremos colocar nuestros dedos sobre el teclado. Simplemente, bastará con pensar lo que queremos escribir para que aparezca en la pantalla.

A corto plazo, pretende crear implantes que puedan usarse para tratar enfermedades como la epilepsia, el alzheimer o la depresión. Pero su objetivo final es desarrollar una red neuronal que pueda alojarse en nuestro cerebro y que nos permita funcionar "mejor" gracias a la inteligencia artificial; una especie de médula electrónica.

"Con el tiempo, creo que veremos una convergencia entre la inteligencia biológica y la digital", dijo Musk en una conferencia en Dubái.

"Afectará sobre todo al ancho de banda, a la velocidad de conexión entre nuestro cerebro y a la versión digital de nosotros mismos y, especialmente, al rendimiento", enfatizó.

PRIMEROS AVANCES

La semana anterior, Musk reveló un avance de la compañía. Se trata de un cerdo que ha tenido implantado un chip en su cerebro del tamaño de una moneda durante dos meses y que está conectado con una computadora.

El empresario describió el sensor de Neuralink, de aproximadamente unos ocho milímetros de diámetro, como un "Fitbit en tu cráneo con pequeños cables". El aparato desarrollado por la compañía consiste en una pequeña sonda que contiene más de 3.000 electrodos conectados a hilos flexibles y más finos que un pelo humano, que pueden monitorear la actividad de 1.000 neuronas cerebrales.

Musk mostró el robot con el que la compañía introduce esos hilos en las áreas del cerebro que son responsables de las funciones motoras y sensoriales mientras el receptor está bajo anestesia local.

Además, presentó a Gertrude, el animal que lleva dos meses con el chip implantado en la parte del cerebro que controla el hocico y se puedo ver cómo una computadora mostraba la actividad cerebral del animal conectando con el dispositivo.

El aparato se puede retirar y puso como ejemplo a otro cerdo, Dorothy, al que le hicieron el implante y se lo retiraron posteriormente. Señaló que habían hecho la prueba de implantar dos dispositivos en otros porcinos. "Todos ellos están sanos, felices y sin diferencias con un cerdo normal", subrayó.

El neurólogo de la Universidad de Stanford, Sergey Stavisky, consideró que la firma había conseguido un "progreso significativo y admirable" desde la presentación de hace un año y evidenciaba los beneficios de tener un equipo multidisciplinario trabajando en este objetivo, informó la agencia Reuters.

En el último avance difundido, la empresa aseguró que había hecho pruebas con un mono que había sido capaz de controlar una computadora con su cerebro.

Otros expertos ajenos a la empresa citados también alabaron los avances de Musk, pero pidieron cautela, considerando que se necesitan estudios de mayor duración para determinar la durabilidad del aparato y sus consecuencias.

La profesora de Medicina Física y Rehabilitación de la Universidad de Pittsburgh, Jennifer Collinger, describió el proyecto del empresario como "una tecnología verdaderamente revolucionaria en el difícil espacio de la tecnología médica". No obstante, añadió: "Incluso con estos recursos, el desarrollo de dispositivos médicos toma tiempo y la seguridad necesita ser una de las principales prioridades, por lo que sospecho que este proceso tomará más tiempo que el que se han establecido como objetivo".

De hecho, en la última presentación, Musk pareció retractarse sobre los plazos de las pruebas con seres humanos, que anteriormente había dicho que comenzarían a realizarse este año.

Robot cirujano de Neuralink que se encargará de insertar el chip a la persona. DEZEEN.

Robot cirujano de Neuralink que se encargará de insertar el chip a la persona. DEZEEN.

PARTES

Woke asegura que el robot cirujano Neuralink se divide en tres partes principales: la cabeza, el cuerpo y la base.

La cabeza del robot es una pieza similar a un casco, que sostiene la cabeza del paciente. También incluye una guía para la aguja quirúrgica, así como cámaras y sensores integrados para mapear el cerebro del paciente.

El diseño de esta pieza, que incluye un interior de color menta, busca darle al robot una característica antropomórfica que ayude a distraer la atención de la naturaleza invasiva del procedimiento.

El cuerpo incluye todas las partes que son responsables del movimiento del robot.

Y, el tercer elemento, es la base. Básicamente evita que todo se vuelque. Contiene los cerebros informáticos del robot.

Neuralink es una empresa fundada por Elon Musk que busca mitigar una posible amenaza existencial para la vida humana: el predominio de la inteligencia artificial general.