Opinión Bolivia

  • Diario Digital | sábado, 16 de enero de 2021
  • Actualizado 01:56

Mon Chéri, cheesecakes hechos con amor

Ofrece diferentes sabores, entre los que destacan el maní con chocolate, ganache, oreo, red velvet  con chocolate blanco y Bon o bon. También realiza pie y chocoflan.  

Mon Chéri, cheesecakes hechos con amor

Si de algo sirvió la cuarentena fue para explotar el talento y la creatividad de las personas que permanecieron confinadas en casa. Los emprendimientos se convirtieron en una forma de alivianar la crisis y sobrellevar la pandemia. 

En esos meses de reinvención nació Mon Chéri, una opción de repostería especializada en cheesecakes de diferentes sabores, pie de limón, chocoflan y tortas. La idea surgió de la mano de Adriana Román, una joven que encontró la forma de explotar lo que le gusta hacer. 

Cuenta que siempre le gustó preparar ese tipo de postres, era su ho-bbie, pero solo lo hacía para ella y su entorno cercano. Sin embargo,    durante la pandemia, su novio la motivó a comercializar sus delicias. 

Inicialmente comenzó siendo autodidacta, pero luego pasó algunos cursos en línea para mejorar su técnica hasta lograr una presentación llena de detalles. Ofrece cheesecake de frutos rojos, oreo, Bon o bon, red velvet relleno de chocolate blanco, mocca, chocolate con maní y maracuyá, entre otros. 

Estas exquisitas preparaciones vienen en diferentes presentaciones: una caja con dos cheesecakes personales, otra familiar de 8 a 10  porciones, y una más grande de 12 a 15. 

Adriana cuida mucho la parte visual, busca que sus postres sean, además de ricos, lindos y se puedan obsequiar o compartir entre los fanáticos del dulce. Desde que comenzó en septiembre recibió buenos comentarios y el emprendimiento creció rápidamente. “Me sorprendí porque no imaginé que me fuera tan bien. Las mismas personas que me compraron volvían a pedir y me recomendaban”, asegura.

El producto final que presenta Mon Chéri tuvo un tiempo previo de ensayo. Adriana cuenta que durante algunos meses, antes de lanzar la marca, realizó varias pruebas con su familia y amigos para llegar a perfeccionar sus postres. 

Las tortas, el pie y el chocoflan son parte de la gama de ofertas que tiene Mon Chéri que, al igual que los cheesecake, tienen un sabor propio y una presentación delicada. 

Adriana relata que al principio sintió miedo, pero la aceptación de las personas la llenó de energía para lanzarse al mercado y mostrar su talento. Ahora, sueña con seguir creciendo y diversificando sus postres. 

Redes sociales: 

Mon Chéri 

Pedidos: 

62722880