Opinión Bolivia

  • Diario Digital | viernes, 07 de mayo de 2021
  • Actualizado 15:19

Colección Noble, moda ecológica

La marca cruceña Hijos de Ramón presenta diseños únicos y versátiles elaborados con materiales orgánicos y pintados a mano. Las carteras son hechas de paja de paurito por artesanos bolivianos.   

Colección Noble, moda ecológica

Tejidos ecológicos, telas recicladas y pintado a mano son parte de la nueva colección de la marca cruceña Hijos de Ramón denominada Noble, que busca generar un cambio en el concepto de moda actual a través del uso de materiales amigables con el medioambiente. 

La pandemia fue esencial para concientizar sobre el daño que ge-nera la industria de la ropa y buscar alternativas ecológicas que, además, creen empleos para los artesanos y las comunidades de Bolivia. 

Bajo esa lógica nació Noble, una colección que destaca por sus modelos ligeros, suaves, cómodos, llenos de movimiento y color. Entre los materiales que emplean para hacer los trajes está el algodón ecológico, lino, telas orgánicas y cáñamo,  y paja paurito para fabricar las carteras. 

“Aprendimos muchos valores y que era importante hacer un stop en el mundo porque estábamos desechando mucho. La pandemia fue un respiro para darnos cuenta de eso. La moda sostenible es un buen escape para seguir produciendo y apoyando la industria nacional”, afirma Carlos Arauz, creador de la firma.

Según explica, lo más complejo de rea-lizar estas prendas exclusivas y con bajo impacto ambiental es el costo, ya que requieren más dedicación y se trabaja con más personas que se encargan de cada detalle, como el pintado a mano. Sin embargo, la crisis actual ha generado un cambio evidente y cada vez hay más conciencia. “Ahora hemos visto que la gente está apoyando la ropa hecha en Bolivia, el manejo artesanal, el tejido autóctono. La industria de la moda es la segunda más contaminante del mundo y no existe un control, menos aún con la pandemia. Por eso nació la idea de buscar métodos sostenibles, utilizar productos que no tengan químicos, tejidos orgánicos, resistentes, más cómodos”.

Hijos de Ramón nació hace cuatro años, de la mano de Fernando Justiniano, diseñador de interiores y artista plástico, y Carlos Arauz, diseñador de modas. Además de ropa, ofrecen un trabajo artístico completo, hacen tapices, cuadros, instalaciones de arte,  decoración de hogar y lámparas, entre otros. 

“La firma surgió con la idea de que alguien que lleve algo de Hijos de Ramón marque la diferencia. Nació para la gente inconforme, hacemos un cambio constante, no nos aferramos a algo, es moda irreverente y, sobre todo, tenemos mucha conciencia ambiental”, señala Arauz.

Todos los diseños están disponibles en su cuenta de Instagram y Facebook. Se hacen envíos a todo el país.l