Opinión Bolivia

  • Diario Digital | sábado, 02 de julio de 2022
  • Actualizado 19:05

El meteorito que pudo haber inspirado la leyenda de Sodoma y Gomorra

La ropa y la madera estallaron inmediatamente en llamas. Espadas, lanzas, adobe y cerámica comenzaron a derretirse. Casi de inmediato, toda la ciudad se incendió.

El meteorito que pudo haber inspirado la leyenda de Sodoma y Gomorra. BBCMUNDO
El meteorito que pudo haber inspirado la leyenda de Sodoma y Gomorra. BBCMUNDO
El meteorito que pudo haber inspirado la leyenda de Sodoma y Gomorra

Un día hace unos 3.600 años, los habitantes de una antigua ciudad del Medio Oriente, ahora llamada Tall el-Hammam, realizaban sus actividades cotidianas sin saber que una roca espacial helada invisible se acercaba a ellos a una velocidad de aproximadamente 61.000 kilómetros por hora.

Destellando a través de la atmósfera, la roca explotó en una enorme bola de fuego a unos 4 kilómetros sobre el suelo.

La explosión fue unas 1.000 veces más potente que la bomba atómica de Hiroshima.

Los sorprendidos habitantes de la ciudad que la miraron quedaron cegados al instante. La temperatura del aire se elevó rápidamente por encima de los 3.600 grados Fahrenheit (2.000 grados Celsius).

La ropa y la madera estallaron inmediatamente en llamas. Espadas, lanzas, adobe y cerámica comenzaron a derretirse. Casi de inmediato, toda la ciudad se incendió.

Unos segundos más tarde, una onda sísmica masiva sacudió la ciudad. Moviéndose a unos 1.200 km/h, era más poderosa que el peor tornado jamás registrado.

Vientos mortales azotaron la ciudad, demoliendo todos los edificios. Arrancaron los 12 metros superiores del palacio de cuatro pisos y arrojaron los escombros revueltos hasta el siguiente valle.

Ninguna de las 8.000 personas o animales de la ciudad sobrevivió: sus cuerpos fueron destrozados y sus huesos explotaron en astillas.

Aproximadamente un minuto después, a 22 kilómetros al oeste de Tall el-Hammam, los vientos de la explosión llegaron a la ciudad bíblica de Jericó. Sus muros se derrumbaron y la ciudad se quemó hasta los cimientos.

Todo suena como el clímax de una película sobre desastres de Hollywood. ¿Cómo sabemos que todo esto sucedió realmente en ese lugar cerca del mar Muerto en Jordania hace milenios? Obtener respuestas requirió casi 15 años de minuciosas excavaciones por parte de cientos de personas.

TORMENTA DE FUEGO

Hace años, cuando los arqueólogos observaron las excavaciones de la ciudad en ruinas, pudieron ver un manto oscuro y desordenado de aproximadamente 1,5 metros de espesor de carbón, ceniza y adobe y cerámica derretida.

Era obvio que una intensa tormenta de fuego había destruido esta ciudad hacía mucho tiempo. Esta banda oscura pasó a llamarse la capa de destrucción.

Nadie estaba seguro de lo que sucedió exactamente, pero esa capa no fue causada por un volcán, un terremoto o una guerra. Nada de eso es capaz de fundir metal, adobe y cerámica.

Para averiguar qué podría haber sido, nuestro grupo usó la "Calculadora de impacto en línea" para modelar escenarios que se ajustan a la evidencia.

Construida por expertos en impacto, esta herramienta les permite a los investigadores estimar los muchos detalles de un evento de impacto cósmico, basándose en otros eventos de impacto conocidos y detonaciones nucleares.

Al parecer, el culpable en Tall el-Hammam había sido un pequeño asteroide similar al que derribó 80 millones de árboles en Tunguska, Rusia en 1908. Habría sido una versión mucho más pequeña de la roca gigante de kilómetros de ancho que empujó a los dinosaurios a la extinción hace 65 millones de años.

La Biblia describe la devastación de un centro urbano cerca del mar Muerto: piedras y fuego cayeron del cielo, más de una ciudad fue destruida, un denso humo se elevó de los incendios y los habitantes de la ciudad murieron.

¿Podría ser éste un relato antiguo de un testigo ocular?

SOBRECOGEDOR

Lo que da miedo es que es casi seguro que no será la última vez que una ciudad humana se enfrente a este destino.

Las explosiones de aire del tamaño de Tunguska, como la que ocurrió en Tall el-Hammam, pueden devastar ciudades y regiones enteras, y representan un grave peligro en la actualidad.

Desde septiembre de 2021, hay más de 26.000 asteroides conocidos y un centenar de cometas de período corto cercanos a la Tierra. Uno inevitablemente chocará contra el planeta. Millones más permanecen sin ser detectados.

A menos que los telescopios terrestres o en órbita detecten estos objetos rebeldes, es posible que el mundo no tenga ninguna advertencia, al igual que la gente de Tall el-Hammam.