Opinión Bolivia

  • Diario Digital | domingo, 23 de enero de 2022
  • Actualizado 14:02

Marraqueta Eco-Sándwich, fusión de sabores en un pan crujiente

Andrea Gómez decidió crear un emprendimiento de sándwiches que fusione esta masa crujiente con acompañantes para todos los gustos. DICO SOLÍS-CORTESÍA
Andrea Gómez decidió crear un emprendimiento de sándwiches que fusione esta masa crujiente con acompañantes para todos los gustos. DICO SOLÍS-CORTESÍA
Marraqueta Eco-Sándwich, fusión de sabores en un pan crujiente

La marraqueta es uno de los panes más tradicionales de Bolivia, es parte del día a día de las personas y se consume en todas las regiones del país. Pensando en su delicioso sabor, Andrea Gómez decidió crear un emprendimiento de sándwiches que fusione esta masa crujiente con acompañantes para todos los gustos.  

Andrea trabajaba en una oficina y sabe bien que, a veces, no es posible comer algo caliente cuando el trabajo llama. Por eso, quiso ofrecer emparedados fríos, pero con una amplia variedad de ingredientes. Así nació Marraqueta Eco-Sándwich, que, además, tiene la filosofía del consumo saludable y en armonía con el medioambiente, por lo que utiliza verduras orgánicas libres de pesticidas en todas sus preparaciones. 

Asimismo, como una aficionada por la comida, Andrea sabía que el tamaño sí era importante para el público de Cochabamba. “Las marraquetas son muy chiquitas para el cochabambino, tiene que ser una grande, para estómago qhochala”. Por eso, el pan, que es la estrella del sándwich, está hecho especialmente para el emprendimiento y mide 20 centímetros.

Marraqueta Eco-Sándwich ofrece seis tipos de emparedados. El primero es el criollo, que contiene enrollado, elaborado de forma artesanal, y escabeche. Como segunda opción tiene la marraqueta jamonada, que está hecha de jamón clásico, jamón ahumado de cerdo y de pavo, acompañado de lechuga, tomate y la salsa de la casa. 

Luego, inspirada en el gusto por el jamón serrano de su esposo, Andrea decidió   crear la marraqueta serrana hecha de este alimento y acompañada de queso criollo artesanal, aceite de oliva, tomate y albahaca fresca. De hecho, el queso se lo proporciona una pequeña productora que lo elabora de forma natural. “Hemos tratado de generar un consumo local, apoyar a los productores locales”, afirma Gómez. 

Posteriormente, para aquellos que no comen carne, sacó la opción de la marraqueta vegetariana, que contiene queso con orégano, tomates deshidratados y aceitunas verdes. 

También ofrece la clásica marraqueta con palta. Pero, como su filosofía va en torno al consumo local, espera a que sea la temporada estacional del fruto para realizar los emparedados. 

Asimismo, tiene la marraqueta vegana, que es similar al sándwich de chola, pero hecha con lechón vegano, tomate, zanahoria al escabeche, salsa de ají y quirquiña. Finalmente, hace poco presentó la marraqueta carnívora, que contiene láminas de carne ahumada del corte punta de s, pepinillos, lechuga, tomate y salsa. 

Sin ninguna experiencia previa en el ámbito de la cocina, Andrea asumió el reto de aprender y ofrecer lo mejor, tal como si fuera para ella, pero adoptando los gustos de todas las personas. “Hemos tenido muy buena aceptación, mejor de la que esperábamos, y gracias a eso estamos creciendo”, cuenta. 

Por el momento, está esperando que llegue la temporada de palta para retomar sus dos sándwiches hechos con esta fruto, uno con pernil de cerdo y el otro con quesillo fresco.

Asimismo, gracias al éxito del emprendimiento, hace poco abrió un espacio físico para atender a sus clientes. Pero, también continua haciendo envíos. 

Todo el sabor del pan crujiente, combinado con el acompañante de preferencia, lo ofrece Marraqueta Eco-Sándwich, una innovación que nació en pandemia, pero que llegó para quedarse.