Opinión Bolivia

  • Diario Digital | viernes, 29 de mayo de 2020
  • Actualizado 16:03

Luz Claros, la soberana de Cochabamba

Foto: MIJHAIL ZELADA/ MELANY SORIA
Foto: MIJHAIL ZELADA/ MELANY SORIA
Luz Claros, la soberana de Cochabamba

En 2018 disfrutó del cariño de Cochabamba. Se alzó con la corona de Reina del Carnaval y, a pesar de que no pudo bailar en el Corsos de Corsos porque se canceló debido al aluvión que ocurrió en Tiquipaya ese año, enfocó su reinado en trabajar para ayudar a los afectados.

Desde ese momento, Luz Elva Claros Gallardo conectó con las personas y se reencontró con su público este 2020 cuando se coronó como la nueva Miss Cochabamba. 

La joven de 25 años es licenciada en Diseño de Interiores y Paisajismo. Es la menor de tres hermanos y destaca el apoyo que recibe de su familia en todos sus proyectos. 

Tiene una gran inclinación por la música y el baile. Eso la acercó a los concursos de belleza, sobre todo cuando su fratenidad, Condes Achalay, le dio la oportunidad de representarlos. 

Luz cuenta que hace mucho tiempo se enfoca en el activismo social y el voluntariado. A través de la corona de Reina del Carnaval se dio cuenta de podía tener un mayor alcance y ayudar a más personas. 

“Quería conocer desde adentro cómo eran los concursos de belleza. Quiero que esta corona sea parte de la sociedad, que la gente sienta que son parte de esto. Yo represento a todos los cochabambinos”.

Luz explica que disfrutó mucho el concurso y la relación que entabló con las demás chicas. 

Ahora está enfocada en su preparación rumbo al Miss Bolivia, que será en junio, para dar lo mejor de ella y lograr algún título nacional. 

Es una fiel defensora de los derechos de la mujer. Justamente el proyecto que trabajó durante el certamen estaba enfocado en esa problemática. 

La representante es una mujer llena de energía. Fue parte de la selección nacional de básquet, le gusta la jardinería, el paisajismo y la pintura. Además, se considera una líder y una persona que siempre lucha por sus sueños. 

“El arte siempre ha sido esencial en mi vida. Pinto desde que tengo memoria. Empezó como un hobby, fui mejorando hasta encontrar una técnica y ahora también es mi trabajo”, asegura. 

Decidida a luchar por sus sueños y dejar huella como reina, Luz tiene claro el camino que quiere seguir: “No quiero ser una Miss solo de fotos o ferias. Yo quiero estar ahí para la población cuando necesiten ayuda. Quiero que la gente sienta que es parte de todo esto”, finaliza.