Opinión Bolivia

  • Diario Digital | domingo, 25 de octubre de 2020
  • Actualizado 09:53

LEONIE DORADO, la mujer transgénero que traza el camino de igualdad en la Televisión

La comunicadora social  y artista es la primera persona de su colectivo en presentar un programa televisivo. Actualmente, está escribiendo un libro sobre  la ideología trans. 
LEONIE DORADO, SOL MUÑOZ
LEONIE DORADO, SOL MUÑOZ
LEONIE DORADO, la mujer transgénero que traza el camino de igualdad en la Televisión

Cada noche se conecta con los televidentes    a través de las pantallas de Abya Yala y presenta el noticiero central. Su abuelo, de 94 años, la espera ansioso para verla y se siente orgulloso de ella. No es para menos, no es común en Bolivia ver a una mujer transgénero en la televisión y Leonie Dorado Arce marcó ese hito.

La joven comenzó en la red televisiva a inicios de junio gracias a la invitación de la gerente del canal, Rosario Aquin, quien la capacitó durante dos años en la Red Enlace en temas como la colonialidad de género, entre otros. Eso ayudó a Leonie a formar un criterio propio sobre la ideología trans en esta época. 

Este 28 de junio se celebra el Día Internacional del Orgullo LGBT, una fecha en la que se reivindica la lucha de este colectivo por lograr la igualdad de derechos. En Bolivia, el camino aún es     pedregoso, quizás por eso la presencia de Leonie en un espacio tan visible como la televisión marca un antes y    un después, y llena de esperanza a su comunidad. “En principio, significa una responsabilidad muy grande para mí, ya que un formato de este tipo requiere de una labor periodística muy importante. Por otro lado, es una felicidad y un logro que, desde luego, da esperanza de un mejor futuro laboral para personas del colectivo LGBTIQ”, cuenta. 

A pesar de que en Abya Yala la recibieron con “los brazos abiertos”, su realidad no siempre fue así. “Tuve que lidiar con actitudes de discriminación en el sentido de que, en algunas ocasiones, se trató de desvalorizar mi trabajo o se quería cuestionar mis capacidades sin fundamento alguno, dice.

Leonie es una mujer segura de si misma y su formación académica la respalda. Cursó la carrera de Comunicación Social, en Buenos Aires, Argentina. Además, el arte es parte importante de ella. Estudió música clásica en el Conservatorio Nacional de Música durante 14 años. De la misma forma, pasó canto lírico, canto moderno y ahora se encuentra a la mitad de la carrera de Música Moderna en piano. 

La base de sus estudios le dieron la posibilidad de ser parte del FestiJazz como cantante de la Big Band, el año pasado. “Para mí, fue un sueño cumplido. Normalmente, para entrar a este festival tienes que tener muchos años de trayectoria, en mi caso yo pisé ese escenario estando en mi segundo año de carrera lo que sin duda me hizo sentir muy orgullosa. Pienso que con esfuerzo, trabajo y disciplina todo es posible” asegura. 

El apoyo de su familia fue fundamental cuando, a los 21 años, decidió que quería ser mujer mientras estaba estudiado en Buenos Aires. “Siempre había sido diferente al resto de mis compañeros y el estar en una sociedad más grande naturalmente hizo que tome esta decisión. Fue una etapa     linda, nunca sentí que estaba en el cuerpo equivocado, simplemente estaba buscando la forma en la que quería proyectarme en la vida” 

Leonie cuenta que sus padres nunca la cria-ron bajo la presión de encajar en un molde. Los juguetes eran indistintos de género y ella era libre. Asegura que la educación que recibió estaba basada en los valores de una persona. 

Actualmente está escribiendo un libro sobre la ideología trans en la época posmoderna, una propuesta que aniquila el pensamiento de la época moderna. Trata sobre el cuestionamiento, la oposición  la superación de tendencias. Ya tiene propuestas para difundir el texto en Argentina, España y Estados Unidos. 

Leonie es activista y trabaja día a día para conseguir un mejor futuro para su colectivo. No se considera un ejemplo ya que considera que todos tienen sueños y metas propias. “Mi lema en la vida es hacer las paces con tu cuerpo, poner en primer lugar tu salud, apostar por tus sueños y ser feliz. En mi caso no tomo hormonas, es algo que no está en mis planes, no me hice ningún tipo de operación y tampoco me someto a ningún tipo de tratamiento. Lo más relevante de mi vida no es el hecho de que soy trans, considero que es una de las cosas menos importantes sobre mí”, finaliza.