Opinión Bolivia

  • Diario Digital | sábado, 16 de enero de 2021
  • Actualizado 02:51

Johnny Depp, la caída estrepitosa de una estrella

Es el derrumbe más brutal que se recuerde de una gran estrella. Netflix eliminó todas las películas en las que participó el actor. El escandaloso juicio con su exesposa, Amber Heard, y su sed de revancha terminaron de hundirlo. 

Johnny Depp, la caída estrepitosa de una estrella. NYTIMES-LANACION-BEKIA-GETTY
Johnny Depp, la caída estrepitosa de una estrella. NYTIMES-LANACION-BEKIA-GETTY
Johnny Depp, la caída estrepitosa de una estrella

Pocos cayeron desde tan alto. El descenso es el más profundo y estrepitoso que se recuerde en una gran estrella. La anterior semana, Netflix en Estados Unidos agregó un eslabón más en la cadena de cancelación pública: eliminó de su plataforma todas las películas en las que participa Johnny Depp.

Hasta hace cuatro años Depp era uno de los actores más taquilleros de la historia (lo sigue siendo en cuanto a números absolutos aunque hoy sea considerado tóxico para la industria). Se calcula que desde 2003 ganó más de 660 millones de dólares en honorarios y participaciones. Actor fetiche de Tim Burton también protagonizó la serie de largometrajes de “Piratas del Caribe” encarnando a Jack Sparrow. Sus películas recaudaron más de 10 mil millones de dólares en todo el mundo. Sin embargo, pocos actores en todo el planeta parecen tener menos futuro que Johnny Depp.

Lo de Netflix es una consecuencia más de su caída en desgracia. El mes pasado la revista The Hollywood Reporter lo puso en portada. Pero esta tapa no era celebratoria como los cientos que cosechó en su carrera. Era un dibujo de él, de su cara estallando en mil partes, desintegrándose. “La implosión” era el título. “No fue solo su errática y violenta conducta lo que destrozó a una de las estrellas más taquilleras. Fue su insaciable sed de revancha”, decía la bajada. Y en esa frase final, tal vez, se pueda encontrar una de las principales causas de la lapidación masiva que sufre el actor.

Las historias de sus excesos, de algunos malos tratos, de conductas extrañas, de abusos de alcohol y drogas circulan hace mucho tiempo en Ho-llywood. A nadie pareció importarle demasiado (tampoco era algo que no se hubiese visto antes). Era parte de su imagen, de la leyenda de “malo” que supo cosechar desde los inicios de su carrera. Alguien que podía transitar los bordes pero también protagonizar tanques que recaudaban miles de millones de dólares en todo el mundo.

Un productor hace poco dijo: “Lo de Depp es consecuencia directa de no haber recibido un No como respuesta en los últimos 35 años. He visto muchas carreras arruinadas pero al nivel de esta, nunca”. Un ejemplo, el más cercano: para el próximo febrero está previsto el estreno de “Minamata”. Fue un proyecto rechazado por una decena de directores y por el que Depp obtuvo 3 millones de dólares por protagonizarlo. En 2018 la oferta inicial había sido de 6 millones pero hasta que cerraron el acuerdo la erosión de su prestigio continuó. Cualquiera de los dos números está muy lejos de los 40 millones de dólares que una década atrás cobraba por interpretar a Sparrow.

En 2016, Depp decidió iniciarle un juicio por difamación al diario sensacionalista inglés The Sun porque lo había calificado como golpeador de mujeres. El actor prometió llevar el proceso hasta las últimas consecuencias. En el medio se produjo la separación con su esposa, la actriz Amber Heard. La pareja se conoció en el 2011 en el set de “The Rum Diary”. Luego se casaron en 2015, pero la ruptura fue dolorosa y muy escandalosa. 

The Sun se había preguntado desde un titular con letras catástrofe cómo era que J.K.Rowling aceptaba que uno de sus personajes fuera interpretado por un golpeador de mujeres. Y el juez de la causa por difamación recopiló todos los testimonios y pruebas que demostraban que Depp era lo que el diario afirmaba. El juicio que él impulsó con el fin de limpiar su nombre se convirtió en una fuente casi irrebatible de escarnio propio. Así comenzaron a aparecer fotos, videos privados y mensajes de WhatsApp en los que el actor se expresaba violentamente y con un nivel alto de desprecio hacia su expareja.

Hablando del juicio de divorcio y de las cuestiones que él pensaba ventilar, en medio de la ira al enterarse que ella estaba saliendo con Elon Musk, escribió en un mensaje que el juez citó en su sentencia: “Amber está pidiendo una humillación global y la tendrá. (...) No tengo piedad, no tengo miedo, ni una pizca de emoción. (...) Me emociona que ella quiera pelear. Se va dar de frente, muy duro, contra una pared. Cómo se acuesta con Elon Musk, le puso abogados caros. Desperdicié mi tiempo con esa stripper de 50 centavos. Ahora no la tocaría ni con un guante”.

De los 14 casos que The Sun alegó, el juez dio por ciertos 12. “Los demandados han demostrado que lo afirmado por ellos era sustancialmente cierto” escribió en su sentencia. El juicio que, según Johnny Depp, estaba destinado a limpiar su buen nombre solo lo terminó de hundir.

Algunos creen que el deterioro del actor se debió al consumo descontrolado de drogas y a su prodigalidad incontrolable. 

En los más de 20 días de audiencias hubo testimonios de todo tipo. Peleas, insultos, conductas erráticas, infidelidades cruzadas, lesiones, heces en la cama matrimonial. Uno de los argumentos defensivos de Depp fue: “En mis años de matrimonio con Amber estaba tan drogado que era incapaz de pegarle a ella o a nadie”.

Dos de sus exparejas declararon en su favor. Vanessa Paradis, madre de dos de los hijos de Depp, y Winona Ryder negaron haber sufrido violencia por parte del actor. Pero otra exnovia y actriz, Ellen Barkin, le dijo al juez que Depp una vez le revoleó una botella de vino por la cabeza.

El juicio contra The Sun, la sentencia en contra y las revelaciones que se dieron a conocer no parecen ser el peor momento de Depp. Ese, el peor momento, pareciera que está por llegar. Este nuevo año, en Estados Unidos tendrá lugar otro proceso iniciado por el actor por difamación. En este caso contra Amber Heard. Depp pide 50 millones de dólares de indemnización. Como suele suceder en estos casos, la actriz presentó una contra demanda y duplicó su reclamo: ella pide 100 millones de dólares. Con el antecedente de la causa británica, el futuro judicial y mediático de Depp aparece tormentoso.

Alcohol, cocaína, xanax, oxicodona, éxtasis, opiáceos, hongos mágicos. Esas son las sustancias que en la causa británica se mencionan que en distintos momentos el actor consumía desaforadamente. Mientras filmaba una de las entregas de “Piratas del Caribe” en Australia, luego de consumir ocho pastillas de éxtasis tuvo una pelea feroz con Amber. Una de las consecuencias fue que Depp terminó con la punta de uno de sus dedos rebanada. Él adujo que ella le produjo la lesión. Debió ser lle-vado a Estados Unidos para que lo operaran. La filmación estuvo detenida 15 días y el estudio perdió más de 8 millones de dólares por la dilación. 

Hace unos meses se confirmó que no lo contratarían para la tercera entrega de “Animales Fantásticos”, sus problemas personales lo dejaron fuera de la franquicia. El productor Jerry Bruckheimer fue uno de los que siguió confiando en él. Le propuso encabezar una serie televisiva. El rol era tentador: el mago y escapista Houdini. Pero ese proyecto también se cayó. En el horizonte difuso de Depp solo aparece, una vez más, Tim Burton. El director estaría terminando un proyecto televisivo que significaría el regreso de “Los Locos Adams”. Depp interpretaría a Homero Adams, el padre de la familia. Sin embargo, el proyecto no está definido aún.

En otra época, Hollywood dirimía de manera diferente estas cuestiones. Se producía una especie de mecanismo que funcionaba de esta manera. Primero las acusaciones, un enorme escándalo mediático, la lapidación de la estrella, un ostracismo de unos años y luego el gran regreso, la redención. Pero, por el momento, no se vislumbra que ni en el caso de Depp ni en el de los otros cancelados exista esa posibilidad. Ahora la opinión pública considera que ciertos delitos (a veces ni siquiera eso: solo faltas privadas) son imprescriptibles. 

depp 1depp 2depp 3