Opinión Bolivia

  • Diario Digital | sábado, 06 de junio de 2020
  • Actualizado 16:30

Impacto del coronavirus en startups bolivianos

El trabajo de estos pequeños emprendimientos quedó anulado desde la cuarentena total. Poco a poco, buscan mecanismos para superar este nuevo golpe.
Un joven trabaja desde su casa a través de plataformas virtuales. EMPLEO.COM
Un joven trabaja desde su casa a través de plataformas virtuales. EMPLEO.COM
Impacto del coronavirus en startups bolivianos
En Bolivia, cada año se crean cerca de 20.000 empresas, dentro de las cuales, aproximadamente, el 14% (2.815) son startups, los mismos que se pueden definir como emprendimientos que tienen un modelo de negocio innovador y sostenible a través del tiempo. Además, usan de manera intensiva la Tecnología de Información y Comunicación (TICs) para poder ofrecer un servicio y/o producto.
Comenzar este tipo de emprendimientos conlleva dificultades típicas como el de cualquier nueva compañía, como la gestión de flujo de caja y trámites de licencias. Pero, también, tiene que enfrentar otros escenarios, como demostrar la existencia de una necesidad aún no identificada por el cliente.
Hoy en día la situación de prevención contra el COVID-19 pinta de un color gris la vida diaria de estas empresas (startups). Para entender de manera clara el panorama, Fabiola Coca, gerente de Titanium Marketing y Desarrollo Digital, y Ariel Zeballos, gerente de Bamboo, cuentan sus vivencias a partir del funcionamiento del Decreto Supremo 4199 que establece cuarentena total en el país.
Titanium es una empresa con seis meses de vida, que trabaja en el posicionamiento en redes sociales y plataformas digitales de diferentes compañías. Actualmente, tres personas trabajan en ella con base en requerimientos y objetivos previamente planteados de manera interna.
Bamboo es una compañía tecnológica que, con 10 meses funcionando, se encarga de mejorar la cadena de suministros de sus clientes mediante ciencia de datos. Dentro de ella trabajan 10 personas distribuidas en el área técnica, procesos y marketing.
Ante la confirmación de casos de COVID–19 en Bolivia, las empresas del país tuvieron que tomar medidas de prevención y cautela. Tanto Titanium como Bamboo decidieron optar por el trabajo desde casa, también conocido como trabajo remoto, para precautelar la salud de sus trabajadores. Adicionalmente, se tuvo que hacer modificaciones a objetivos anteriormente planteados debido a la nueva prioridad social.
“Nuestro objetivo era direccionar el contenido de las plataformas de nuestros clientes en campañas de concientización sobre la delicada situación. Así mantendríamos la dinámica y, eventualmente, cuando se supere esta situación, retomar las campañas publicitarias” asegura Fabiola Coca.
Los métodos de comunicación tuvieron que acomodarse a la cuarentena. Ariel Zeballos menciona que, tras una semana de preparación, tuvieron que establecer reuniones on line en horarios coordinados por equipos para así poder comunicar sus avances.
Si bien estas empresas tienen la facilidad de poder utilizar medios tecnológicos para continuar con sus actividades, hay startups nacientes que, por su dinámica, no tienen esta posibilidad.
Dentro de este segmento se encuentran los restaurantes como Estación del Sabor, local familiar de comida rápida que cuenta con seis meses funcionando.
Manfred Montaño, miembro de la familia propietaria del emprendimiento, asegura que en la cuarentena parcial tuvo que darse un cambio dramático en su negocio. El restaurante atendía en turno nocturno y con la restricción tuvieron que mudar la atención a mediodía.
“ Ahora, con la cuarentena total, toca cerrar las puertas hasta nuevo aviso y ver de utilizar los insumos ya comprados para consumo propio” menciona.
Lo cierto es que, hasta el momento, no se sabe cuándo la rutina de todos estos empresarios volverá a la normalidad, sean del rubro que sean. Pese a esto y a las pérdidas, las tres personas aseguran que las medidas tomadas por el Gobierno son necesarias para evitar un mal mayor, tanto social como económico a largo plazo, dada la situación de nuestro país.
No obstante, Zeballos comenta que, debido al alto nivel de pobreza en Bolivia, las medidas deberían responder a esta porción de la población.
La mejor manera de sobrellevar esta pandemia, mientras no se tenga la cura, es mantener un aislamiento social, una responsabilidad de todos los bolivianos ahora. Según el Ministerio de Salud, Bolivia no cuenta con equipamiento de salud e higiene para enfrentar situaciones como las que se están dando en Europa y Asia, es por ese motivo que tenemos que evitar llegar a esos números alarmantes. Acatar la cuarentena es vital. Hay que quedarse en casa.