Opinión Bolivia

  • Diario Digital | martes, 07 de febrero de 2023
  • Actualizado 19:38

El huracán emocional de las mujeres con problemas en la tiroides

FOTOS- LITNET
FOTOS- LITNET
El huracán emocional de las mujeres con problemas en la tiroides

Quiero acostarme con mi pareja, pero mi libido dice no. Quiero levantarme pronto, hacer mil cosas, pero ya no puedo hacer las cosas como antes. Quiero leer un libro, pero la neblina mental lo impide. Quiero estar tranquila, pero algo me hace gritar al que tengo enfrente, patalear, rabiar. Quiero bajar de peso, lo intento, me esfuerzo, pero no puedo. Quiero estar feliz, tengo motivos, pero algo, como un succionador de energía y alegría se interpone. Quiero bajarme de esta montaña rusa de síntomas y emociones.

Laura, Eirene y Loreta viven en países tan dispares como Chile, España y Croacia, pero, según cuentan a BBC Mundo, el párrafo anterior resume buena parte de lo que han vivido en los últimos años. También pasaron por un largo camino hasta dar con lo que tenían. 

"Con 17 años empecé a tener síntomas locos. Vértigos, un zumbido en el oído, me sentía muy mal al entrenar. Pensaban que era epilepsia. Después de medio año de pruebas, vieron que era la tiroides", cuenta Loreta. 

El caso de Eirene empezó por problemas estomacales en 2009, endoscopias, gastroscopias, colonoscopias, una doctora que le dijo que se estaba inventando una enfermedad, hasta que, en la década siguiente, le dieron su diagnóstico. 

Laura escuchó cómo un médico le decía que estaba gorda porque "los venezolanos lo están porque comen muchas arepas" y ha visto a siete u ocho médicos para encontrar un tratamiento que no le suponga un shock hormonal. 

Las tres tienen hipotiroidismo autoinmune.

UNA MARIPOSA QUE CONTROLA TU ENERGÍA.

La tiroides es una glándula con forma de mariposa ubicada en el cuello. Su trabajo es producir hormonas esenciales para ayudar al cuerpo a usar energía, mantenerse caliente y mantener el funcionamiento correcto del cerebro, corazón, músculos y otros órganos. 

"Es como la batería del cuerpo. Si funciona mucho o poco, hay síntomas", cuenta a BBC Mundo la endocrinóloga Paloma Gil. Si funciona poco, aparece el hipotiroidisimo y se siente "como un juguete al que se le acaban las pilas, se cansa más fácilmente"; si funciona demasiado, se produce hipertiroidismo y la persona puede estar "como si alguien le hubiera dado una dosis extra de cafeína, acelerado".

Ambos, hipo e hipertiroidismo, tienen multitud de síntomas: caída de pelo, pérdida de energía, cambios de humor repentinos, pérdida o ganancia de peso, cambios en la menstruación, en la piel, olvidos y neblina mental. "El problema es que son inespecíficos", comenta el doctor Francisco Javier Santamaría, miembro de la Sociedad Española de Endocrinología. Por ejemplo, en el caso del hipotiroidismo "se puede confundir con tener una mala racha o una depresión". 

El hipotiroidismo es más frecuente y, cuenta Santamaría, está infradiagnosticado. "La incidencia es de más o menos un 10% de la población que la sufre. La mitad de ellos no está diagnosticado". Es una dolencia principalmente femenina: "El 80% de las personas que padecen de tiroides son mujeres". 

"NO SOMOS UN ÓRGANO SEPARADO DE UN CUERPO".

Un tratamiento  habitual es la levotiroxina, una pastilla que regula el desajuste de la tiroides. "Una vez que se ponen las hormonas bien se puede hacer una vida normal", dice Gil. 

Pero no ocurre así con Loreta, Eirene y Laura, que, aunque estando bajo control médico y con tratamiento, siguen teniendo síntomas. "A veces estoy deprimida, todo te cansa mucho. Es difícil combinar esta enfermedad con el ritmo de vida actual", se queja Loreta, mientras que Laura, una persona muy activa, tiene días que debe trabajar tumbada en la cama. "Trato de hacer todo lo mejor que puedo, sin presión. Pero es muy difícil estar bien a 100%", añade Eirene. 

Loreta ha visto su condición agravarse, tiene nódulos y puede que le extirpen parte de su tiroides. "El médico (el actual) me dijo que había cosas que me pasaban, como no poder enfocarme, no poder mantener una conversación, que eran por  esto. Siempre me digo 'yo no soy así. Es mi tiroides'".

“Normalmente la mayoría de los pacientes, el 90% se normaliza. Pero hay casos que son más complejos. La mayor parte de los hipotiroidismos son de tipo autoinmune y, aunque tomes medicación, esta autoinmunidad sigue afectando a otros órganos", sostiene el doctor Santamaría. 

En definitiva, muchos pacientes no encuentran respuestas. l