Opinión Bolivia

  • Diario Digital | martes, 17 de mayo de 2022
  • Actualizado 12:51

Elon Musk, el caprichoso multimillonario

El empresario compró hace poco Twitter por 44.000 millones de dólares. Tuvo una infancia difícil marcada por el abuso de su padre. Ahora es el hombre más rico del mundo.  

Elon Musk, el caprichoso multimillonario. SOHU
Elon Musk, el caprichoso multimillonario. SOHU
Elon Musk, el caprichoso multimillonario

Elon Musk este año llegó por fin a ocupar el puesto número uno de las personas más ricas del mundo con una fortuna de 219.000 millones de dólares, según la revista Forbes.

El dueño de Tesla y SpaceX, por si no tuviera activos empresariales significativos, acaba de cerrar un trato para adquirir la red social Twitter, por 44.000 millones de dólares.

Sin embargo, la infancia de uno de los hombres más importantes de la actualidad no fue igual de bienaventurada que su adultez. Según reseñó The Washington Post, Elon Musk de niño sufrió abusos físicos y emocionales, no solo por parte de sus compañeros de clases sino también de su propio padre, Errol Musk, un ingeniero electromecánico.

Como una forma de dejar atrás esos episodios, Elon se mudó a Silicon Valley en el verano de 1995. Se inscribió en un programa de doctorado en Física Aplicada en la Universidad de Stanford, pero se retiró después de solo dos días. Su hermano Kimball Musk, 15 meses más joven que él, acababa de graduarse de la Universidad de Queen con un título en finanzas, y se unió a él en California. La internet temprana despegaba, y los hermanos decidieron lanzar una empresa startup a la cual llamaron Zip2. Era una especie de directorio de negocios en línea equipado con mapas.

En 1999, Elon vendió la empresa y ese mismo año invirtió 12 millones de dólares en la financiera X.com, que en 2000 se fusionó con Confinity y dio lugar a Paypal, que, bajo la dirección de Musk, llegó a facturar 240 millones de dólares, y luego fue adquirida por eBay en 1.500 millones de dólares.

Tras vender PayPal, el empresario ganó 180 millones de dólares de manera neta. El dinero lo invirtió en fundar empresas que tenían como misión principal el medioambiente: en SpaceX invirtió 100 millones de dólares, en Tesla depositó 70 millones y para SolarCity aportó los 10 millones que le restaban.

Actualmente, es director general de SpaceX, de Tesla Motors, presidente de SolarCity y copresidente de OpenAI.

En el lado personal del empresario, sus relaciones se caracterizan por las idas y vueltas. Conoció a su primera esposa, Justine Wilson, en la Universidad de Queen y se casaron en el año 2000.

La pareja se mudó a Los Ángeles y tuvo un hijo llamado Nevada, a quien perdieron diez semanas después de nacer debido al síndrome de la muerte súbita.

Posteriomente, tuvieron a los gemelos Griffin y Xavier y a los trillizos Damián, Sajón y Kai.

La pareja se separó en 2008, cuando el magnate de la tecnología comenzó a salir con la actriz Talulah Riley, con quien se casó en 2010 y se divorció, por primera vez, dos años más tarde. Sin embargo, se volvieron a casar en 2013, pero tres años después se separaron definitivamente. 

Poco después, Elon inició una relación con Grimes, una cantante de pop electrónico, con quien tuvo a sus dos últimos hijos: X e Y.

Forbes define a Musk como el hombre que “ha revolucionado en transporte, tanto en la tierra con Tesla como en el espacio, mediante el fabricante de cohetes SpaceX”.

“Con un movimiento de su dedo, el mercado de valores se dispara o se desmaya. Un ejército de devotos está pendiente de cada una de sus palabras”, publicó la revista Time sobre el hombre más rico del mundo.