Opinión Bolivia

  • Diario Digital | miércoles, 19 de junio de 2024
  • Actualizado 00:15

Conoce el paquete de derechos laborales para las embarazadas

Un experto se refiere a la lactancia, inamovibilidad laboral y subsidio, entre otros beneficios a los que acceden las mujeres que están en período de gestación. 
Conoce el paquete de derechos laborales para las embarazadas.
Conoce el paquete de derechos laborales para las embarazadas.
Conoce el paquete de derechos laborales para las embarazadas

En Bolivia, los derechos laborales de la mujer embarazada son un tema de suma importancia en la  legislación y en la lucha por la igualdad de género en el ámbito laboral. El país ha establecido varias normativas específicas para proteger a las trabajadoras embarazadas y garantizar que puedan ejercer sus labores de manera segura y sin discriminación.

Los derechos laborales de las mujeres deben estar armonizados entre la vida laboral y familiar. Las mujeres suelen enfrentar dificultades para equilibrar sus responsabilidades laborales con las familiares, lo que puede limitar su desarrollo profesional y su bienestar. Es fundamental que los empleadores implementen políticas y medidas que faciliten la conciliación de la vida laboral y familiar, como horarios flexibles, licencias familiares remuneradas y otras.

La Convención sobre la Eliminación de Todas las Formas de Discriminación contra la Mujer (CEDAW) reconoce y protege los derechos de las mujeres en el ámbito laboral. Este tratado establece que los estados tienen la obligación de garantizar que las mujeres gocen de igualdad de oportunidades en el empleo y la ocupación, así como de protegerlas contra la discriminación en el trabajo.

BENEFICIOS 

En Bolivia, la Ley General del Trabajo de 1939, en su artículo 62 determina que las empresas que ocupen más de 50 obreros, mantendrán salas cunas, conforme a los planes que se establezcan. El artículo 63 dispone que los empleadores que tengan a su servicio mujeres y niños tomarán todas las medidas conducentes a garantizar su salud física y comodidad en el trabajo. Esta ley también regula la jornada de trabajo para las mujeres de 40 horas a la semana, el artículo 61 determina la hora de lactancia y periodos de descanso antes y después del parto, ratificadas por el Código de Seguridad Social de 1956, que también estableció el pago de Asignaciones Familiares actualmente reguladas por el Reglamento de Asignaciones familiares de la ASUSS. El D.S. 0115 de 06/05/2009, en su artículo 15, permite a las madres en periodo de lactancia llevar a sus bebés a sus fuentes de trabajo y de estudio, para que proporcionen lactancia materna exclusiva durante los seis primeros meses de vida y que el empleador debe adecuar ambientes en los lugares de trabajo, para que las madres con niños lactantes menores de seis meses puedan amamantar en condiciones óptimas.

La Ley 975 de 02/03/88, reforzada por el artículo 48 de la Constitución Política del Estado determina que las mujeres no podrán ser discriminadas o despedidas por su estado civil, situación de embarazo, edad, rasgos físicos o número de hijas o hijos y se garantiza la inamovilidad laboral de las mujeres en estado de embarazo, y de los progenitores, hasta que la hija o el hijo cumpla un año de edad, implementando la estabilidad laboral reforzada.

Estos avances normativos son consecuencia de la lucha de miles de trabajadoras que entregaron su vida para que a la fecha las mujeres en el mundo gocen de estos derechos. Por ejemplo, el 8 de marzo de 1857, 129 obreras textiles de la fábrica Cotton de Nueva York fallecieron en un incendio mientras se manifestaban en contra de la extensa jornada laboral, los bajos salarios, las precarias condiciones de trabajo y las diferencias que sufrían en comparación a los hombres.

La huelga de las cerilleras de 1888, emprendida por las mujeres y adolescentes que trabajaban en la fábrica de cerillas en Londres, para protestar contra las malas condiciones laborales que se les imponían y las graves enfermedades provocadas por el uso del fósforo blanco, especialmente la fosfonecrosis de los maxilares. La huelga de mujeres que peleó por Pan y Rosas de 1912 en Massachusetts, o la huelga de Petrogrado y cómo olvidar a la destacada líder sindical boliviana Domitila Barrios de Chungara.

Es responsabilidad de los gobiernos, las empresas y la sociedad en su conjunto trabajar juntos para asegurar que estas leyes se cumplan y que las mujeres embarazadas (binomio madre e hijo) puedan disfrutar de sus derechos laborales de manera plena y efectiva, pero también se debe analizar el impacto económico de las mismas en el aparto productivo del país ya que no es correcto emitir normas solo por consigna política, no hay que olvidar que el que mucho protege desprotege.