Opinión Bolivia

  • Diario Digital | domingo, 27 de noviembre de 2022
  • Actualizado 17:06

Cocina solar, una tendencia que se apodera de la gastronomía

Este tipo cocina es amigable con el medioambiente ya que solo se utiliza energía solar. Hay dos modelos que permiten cocer los alimentos en diferentes tiempos. 
CCINNOLAB- EXCELENCIA
CCINNOLAB- EXCELENCIA
Cocina solar, una tendencia que se apodera de la gastronomía

La cocina solar representa una modalidad para la cocción de alimentos sin dañar al medioambiente usando           energía del sol. Generalmente, es empleada por las personas como alternativa doméstica, o simplemente cuando hacen camping; algunos prototipos de tecnologías más complejas se emplean con fines industriales. 

Se reconocen dos modelos de cocina solar: de concentración y de horno o caja. El primero se basa en la concentración de la radiación solar en un punto único, mediante un reflector parabólico. En ese punto se coloca la olla en la que se cocinarán los alimentos. Esta tipología permite la obtención de altas temperaturas y se utiliza en aplicaciones industriales y de aprovechamiento solar para la generación de vapor y electricidad. 

En el caso de las cocinas de horno, se trata de una especie de caja térmicamente aislada diseñada para capturar la       energía solar. El interior de la caja se reviste con un color negro para favorecer la absorción de calor, y se cubre, generalmente, con dos vidrios transparentes para dejar pasar la luz y provocar el efecto invernadero. Estas cocinas deben girarse de acuerdo a la posición del sol. Su rendimiento térmico es bajo en comparación con los otros tipos de cocinas solares, pero resultan más accesibles al público, pues se pueden    fabricar de forma artesanal con materiales sencillos.

Resultan evidentes las ventajas de las cocinas solares, como su bajo costo, la no dependencia de combustibles fósiles, la cocción saludable por transcurrir al calor lento y no generar sustancias indeseables, la obtención de un sabor muy agra-dable, son de fácil transportación, entre otras ventajas. 

Para cocinar con sol se debe considerar la temperatura de cocción de los alimentos. Por ejemplo, el pescado se cuece en forma óptima a muy baja temperatura. En cambio otros, como el cerdo y el pollo, necesitan una temperatura más alta para que queden dorados. Algunas permiten freír. 

Por regla general, se puede calcular que, con una cocina solar tipo caja con un solo reflector, la comida se cocinará más o menos en el doble de tiempo que con un horno convencional. Dado que en este tipo de hornos la comida no se puede quemar, no se requiere una observación constante; simplemente se deja los alimentos en su recipiente.

La cocción solar representa una vía para cocinar alimentos de forma segura y atractiva. Para cocineras, cocineros y chefs deviene un desafío en la búsqueda y exploración de nuevos sabores, mediante técnicas novedosas y favorables para el medioambiente. La invitación está hecha: ¡prueba y verás!