Opinión Bolivia

  • Diario Digital | martes, 15 de octubre de 2019
  • Actualizado 19:59

ESPECIAL DE AVIACIÓN

A casi un siglo de la aviación en Bolivia, una época de oro

Desde la comercialización de carne por falta de caminos, hasta una serie de secuestros y accidentes, este reportaje detalla las aeronaves que surcaron cielos bolivianos.

12-1
12-1
A casi un siglo de la aviación en Bolivia, una época de oro

Quizás con los últimos problemas o incidentes que le pasaron a Boliviana de Aviación, las personas hayan olvidado la pasión de los bolivianos por volar. Con una geografía muy peculiar y una extensión equivalente a la de muchos países europeos juntos, Bolivia es cuna de grandes hitos de la aviación, tanto en América Latina y el mundo.

A la par de la llegada de aviones históricos, también las aerolíneas tuvieron —y tienen— un rol primordial en la operación de estos aparatos. La falta de caminos y una comunicación muy limitada, hicieron que el Douglas DC-3 cumpla un otro rol al transportar carne y otro tipo de alimentos.

Naturalmente, esta aeronave también cumplió su cometido comercial con Transporte Aéreo Militar (conocido como Grupo Aéreo 71 de la Fuerza Aérea Boliviana), también en la versión “C-47”. Un ejemplar de esta aeronave se encuentra expuesta en la ciudad de El Alto. Otras unidades ya “canibalizadas” se están oxidando alrededor del Aeropuerto Internacional de esta ciudad.

Boeing B-17 que operaba con el LAB.

Además, otro de los exponentes de la aviación es el Boeing B-17, mismo que realizaba viajes desde la ciudad de La Paz a la población de Uncía. La llevada de carne también fue un trabajo primordial para estas aeronaves, al menos hasta la construcción de nuevos caminos al oriente boliviano y a los rincones más inhóspitos del país.

Es precisamente por estas condiciones geográficas que los aviones de esta clase fueron los protagonistas durante muchas décadas, incluso al día de hoy. Bajo este contexto, se debe mencionar a los Fokker F-27, aeronaves de origen holandés que fueron utilizadas por distintas aerolíneas como el Lloyd Aéreo Boliviano y el Transporte Aéreo Militar.

A diferencia de otros aparatos de similares características, los F-27 tenían una cabina presurizada, lo que le permitía operar de manera comercial. Debido a su característica de ser una aeronave con motores turbohélice, la llegada de este modelo a aeropuertos de tierra se convirtió en uno de sus principales atributos. Sin embargo, las aeronaves no son perfectas, ni tampoco su tripulación. Este modelo sufrió distintos problemas y malos ratos.

 

ACCIDENTES Y SECUESTROS

Boeing 707 que protagonizó el accidente en la ciudad de Santa Cruz/Mark Anderson

No obstante, nadie creería que el primer secuestro aéreo se realizado a una aerolínea boliviana.

Con el atentado a las Torres Gemelas, allá en septiembre del año 2001, la seguridad aérea sufrió un ataque a su premisa de “el avión, la forma de transporte más segura del mundo”. Este hecho fue el que provocó que los estándares de seguridad que conocemos ahora sean tan rigurosos.

Un DC-6 del Lloyd Aéreo Boliviano que viajaba a Salta fue el primer caso de este tipo en la historia de la aviación comercial, según Constantino Klaric, experto en aviación.

Fairchild-Fokker F27 del LAB arribando a Tarija/Mark Anderson

Un Fokker F-27 fue secuestrado también hace muchas décadas, el capitán Gamarra fue abatido por las fuerzas del orden debido a un error, cuando intentaban atacar al secuestrador de esta aeronave del LAB.

Cada 13 de octubre se recuerda también el trágico accidente de un Boeing 707 en el año 1976.

Este avión se estrelló directamente contra el estadio Ramón Tahuichi Aguilera, llevándose 150 vidas y considerándolo como el peor accidente aéreo en la historia de Santa Cruz.

Respecto a los accidentes, el primero de ellos registrado en Bolivia, es el del piloto francés Maurice Buordon y su pasajero Agustín Fernández, un 3 de abril de 1923.

Una precipitación a tierra dio como resultado la muerte de ambas personas y otras nueve en superfice, durante una demostración aérea de acrobacia.

También un caso que se registra dentro de la historia de la aviación nacional, es la del teniente José Arzabe y el mecánico Serapio Camacho, quienes despegaron del Chaco (Fortín Ballivián) y desaparecieron sin explicación alguna un 23 de marzo de 1934. Tiempo posterior a la guerra sus cuerpos serían encontrados.

 

EL MÍTICO BOEING 727, EL CABALLITO DE BATALLA DE MUCHAS AEROLÍNEAS

Boeing 727 de Aerosur/Carlos Ay

Si existe una aeronave que marcó una época en la aviación a nivel mundial, ese es el Boeing 727. Este trimotor comenzó sus operaciones en la década de los setentas, donde llegaría a sustituir al también emblemático modelo 707 en los vuelos de corto y mediano alcance. Su sustituto natural es el 737, modelo que es ampliamente utilizado en Bolivia. La fecha de su arribo a Bolivia fue un 7 de marzo de 1970, según el expiloto Ramiro Estrugo.

El gerente general del matutino La Patria, Marcelo Miralles Iporre, quien también es piloto, destaca al alta utilización de esta aeronave y quien agradece a Dios “por el privilegio de volarlo”.

Aerolíneas como Lloyd Aéreo Boliviano, Aerosur y Transporte Aéreo Militar, fueron quienes posibilitaron que este avión sea operado en Bolivia. Uno de estos aparatos fue el que trajo al Papa Juan Pablo II en su llegada al país en el año 1988. Sin embargo, muchas de estas unidades se encuentran como “cementerio” en el Aeropuerto Internacional Jorge Wilstermann, de Cochabamba.

Debido a que en la época de su introducción los aeropuertos no tenían el nivel de equipamientos que se tiene ahora, el Boeing 727 tuvo que optar por tener una escalera en la parte posterior. Esto en caso de que la infraestructura aeroportuaria no tenga mangas de desembarque o las ya tradicionales gradas móviles.

Hace poco más de 10 años fue el último vuelo de un 727, que aún operaba con Transporte Aéreo Militar, mismo que también realizaba vuelos chárter. Por su parte, el director de ventas de Boeing América Latina, Randy Lander, subraya “el valor de Boeing y su modelo 727” en las operaciones aéreas en Bolivia.

 

LOS “PESOS PESADOS” QUE LLEGARON A BOLIVIA

Screen shot 2019-09-22 at 6.35.47 PM

Transportarse de un país a otro requiere de aeronaves más grandes y que tengan motores que puedan alcanzar largas distancias. En este sentido, los Boeing 767 siempre fueron los aviones más versátiles para este tipo de operaciones. Pero, antes de la era “jet”, el Electra L188 (turbohélice) cumplió una noble misión con el LAB al conectar destinos como Sao Paulo.

Tradicionalmente Boeing ha copado el mercado boliviano aeronaútico, sin embargo, el Lloyd Aéreo Boliviano trajo en los años noventa al Airbus A310, el cual tendría como sucesor al A330 que es el Air Europa en la actualidad.

Boeing 747-400 Global SuperTanker

Una de las aeronaves que marcaron un hito en la aviación comercial en Bolivia, fue el Boeing 747-400 de Aerosur, llamado “SuperTorísimo”, convirtiéndose en uno de los pocos operadores de “la reina de los cielos” en el continente americano. Su destino principal era Madrid y volaba desde la ciudad de Santa Cruz (SLVR). La única ocasión en la que un jumbo 747 también opera, es con la llegada del Global SuperTanker para mitigar los incendios en la Chiquitania del presente año.

 

LA AERONAÚTICA BOLIVIANA

Boeing 727-100/Friends of Lloyd Aéreo Boliviano

Hasta los últimos años de gloria del LAB, con múltiples destinos internacionales y la responsabilidad de ser la “línea aérea bandera de Bolivia”, Aerosur ingresó al mercado boliviano con aeronaves Bae 146 (mismos que utilizó Transporte Aéreo Militar). En un mejor momento, ambas aerolíneas eran acompañadas también por Aerocon, Amaszonas, SAVE y TAM.

No obstante, la capitalización del LAB y la quiebra de Aerosur, dejaron durante un periodo de tiempo a Boliviana de Aviación, Amaszonas y TAM, como únicos jugadores en el mercado boliviano. Posteriormente, se uniría Ecojet para vuelos locales. Transporte Aéreo Militar regresó este año a sus operaciones bajo el rótulo de “Empresa Pública”

Actualmente, las aerolíneas que operan en Bolivia son cinco: Boliviana de Aviación, Amaszonas, Ecojet y Transporte Aéreo Militar Empresa Pública.

En las internacionales: Avianca, Avianca Ecuador, Astral, Aerolíneas Argentinas, Amaszonas Uruguay, Air Europa, American Airlines (en cese desde noviembre de 2019), Boliviana de Aviación, Copa Airlines, Conviasa, Gol Lihnas Aéreas Inteligentes, LAN Perú (parte de grupo LATAM), LATAM y Peruvian.

Recreación de un Boeing 787 Dreamliner de BOA/Boeing

Boliviana de Aviación tiene entre sus planes renovar su flota de aeronaves de largo alcance, sobre la mesa se encuentran los Airbus A330 y los Boeing 787 Dreamliner.

El Boeing 787 Dreamliner podría llegar a Bolivia de la mano de BOA, convirtiéndose en la aeronave más moderna del país.

Randy Lander, director de ventas de Boeing Latinoamérica, explicó a OPINIÓN que el 787 Dreamliner ofrece "menores costos operativos" para las aerolíneas, además de que si BOA adquiriera estos aviones, no tendría que pagar un monto extra para entrenar a la tripulación. Actualmente esta aeronave es considerada como "una de las más modernas del mundo"

El presidente Evo Morales anunció en pasadas semanas, una inversión millonaria para la reestructuración de la aerolínea. Según algunos analistas del rubro, cambiar de fabricante implicaría un mayor costo de entrenamiento. Por el momento, no se anunció que aeronave sería la elegida.

El nuevo Embraer E-190 de Amaszonas/Aviación News

Amaszonas pondrá en operación al Embraer E-190, un jet regional que complementará sus modelos Bombardier CRJ200 y Dash400.

Sin lugar a dudas, a pesar de algunas carencias y un camino largo por ampliar las mejoras en la infraestructura de aeropuertos, la aviación boliviana tiene posibilidades de crecer exponencialmente, más aún cuando se concrete el hub del Aeropuerto Internacional Viru Viru de Santa Cruz. La historia de aviación boliviana continúa.

Reportaje escrito por Álvaro Peña Suárez.