Opinión Bolivia

  • Diario Digital | miércoles, 01 de febrero de 2023
  • Actualizado 00:52

Calentamiento mental, la importancia para el entrenamiento físico

Este método es muy utilizado por los atletas de alto rendimiento y es considerado el gran secreto para destacar en todas las disciplinas.

Calentamiento mental, la importancia para el entrenamiento físico

Muchos hemos escuchado hablar sobre el calentamiento antes de practicar cualquier actividad física, pero cuando se habla del calentamiento mental otra es la historia, incluso entre quienes se consideran atletas o entrenadores expertos. Pocos de nosotros solemos contemplar la mente antes de empezar nuestro entrenamiento. 

Si deseas estar en un rango de alto rendimiento estás obligado a aprender sobre el calentamiento mental, que consiste en preparar la mente antes de empezar la actividad física. Esto garantiza que la psiquis y el cuerpo estén en el mismo lugar, en el mismo momento. El “aquí y ahora’’ es muy indispensable para la concentración. Además, te ayudará a proyectar tus objetivos personales, como tener un cuerpo esbelto y tonificado, sanar alguna lesión o simplemente buscar una vida más saludable y activa. 

Para que sea más fácil de digerir te contaré una pequeña historia, intenta ponerte en la posición del personaje: Roberto trabaja en una empresa que le exige mucho de su tiempo. En su día libre y, ya que piensa que ha descuidado mucho a su familia, decide organizar una cena para sus seres queridos. Todos están compartiendo amenamente cuando su celular suena; del otro lado está su jefe: “Sé que es tu día de descanso, pero tenemos un gran problema en la empresa y necesito que vengas inmediatamente”. Roberto es un tipo inteligente, muy dedicado a su vida profesional y dentro de la empresa tiene una buena posición, por lo tanto, no tiene otra alternativa que abandonar la cena familiar, en la que está relajado y pasándola bien, para ir a su empresa donde reina el estrés y la tensión. 

Al llegar a la institución, Roberto comienza a trabajar, aunque desearía haberse quedado en casa. Su jefe y hasta él mismo se dan cuenta de que no está siendo tan productivo como suele ser. Con este pequeño ejemplo puedes comprender que la productividad está directamente conectada con el estado mental. Roberto, en un día regular y dentro de sus horarios laborales, es un excelente trabajador y siempre es halagado por el empeño con el cual cumple sus funciones, pero hoy está distinto. ¿Cuál es la razón? Ocurre que su mente no está en el presente, sus pensamientos siguen en la cena, saboreando la deliciosa comida y disfrutando de la compañía de su familia. 

Lo mismo ocurre en la mayoría de los casos cuando vamos a comenzar nuestro entrenamiento físico. Muchos estamos dispuestos a practicar una actividad física, pero en el momento de hacerlo solo tomamos en cuenta el cuerpo, pero la mente nunca está presente y, por tanto, la probabilidad de fracasar es mayor. Si de verdad tienes el deseo de hacer ejercicio, debes garantizar que todo se alinee con miras a un solo objetivo. 

Me refiero a que necesitas conectar tu mente con el entrenamiento, este es el secreto de los grandes atletas y entrenadores del mundo. El nivel de concentración de ellos es tan grande que tienen la capacidad de olvidar completamente todo lo que les rodea, su vida cotidiana y sus problemas, así cuando entrenan lo único que existe para ellos es el “aquí y ahora”. Obviamente que esta habilidad no se desarrolla de un día para el otro, es necesario mucho entrenamiento y hay métodos específicos para lograrlo. 

Vamos a empezar con el cuerpo. Calentarlo es muy simple, escoge un movimiento multiarticular, es decir, que involucre varias articulaciones de la región que quieres entrenar. El calentamiento físico avisa al cuerpo que viene un entrenamiento más intenso y debe prepararse, por eso comienza con movimientos moderados. A la vez, aplica control neuromuscular, que implica el manejo de cada movimiento que realices.

Combina tu calentamiento corporal con el calentamiento mental o, si prefieres, quedate unos minutos quieto y en silencio para ello.

Para el calentamiento mental, visualiza tu objetivo con todos los detalles posibles. Puedes imaginar tu cuerpo tonificado, en buena condición o, dado sea el caso, una mejoría en alguna lesión. No necesariamente tiene que ser solo visual, puedes utilizar otros sentidos más, mientras más detalles, mejor porque esto te va ayudar a sentir y crear un ambiente propicio para que tu objetivo se vuelva realidad.

Te darás cuenta automáticamente que cuando empiezas a practicar este método sentirás mucha más contracción muscular y vas a vivir un entrenamiento con calidad. No olvides que el papel que la mente debe jugar en el entrenamiento es el de potencializarlo y ayudarte a alcanzar tu nivel más alto. Ahora que ya estás preparado física y mentalmente puedes empezar a disfrutar de tu entrenamiento. l

Andir Costa es técnico deportivo y fundador de Natfitness, especializado en biomecánica, que es un área de la Cienciología que estudia los movimientos humanos. Más información sobre cuidado personal en andircostablog.com