Opinión Bolivia

  • Diario Digital | lunes, 29 de noviembre de 2021
  • Actualizado 10:38

La Berlinale apuesta todo a doble o nada

Las nuevas películas de Celine Sciamma, Xabier Beauvais, Hong Sang-soo y Radu Jude y el debut del actor Daniel Brühl en la dirección marcan una rara Berlinale que se celebrará en marzo para la industria y la prensa y en junio para el público
‘Petite Mamam’, de Celine SciammA.    INTERNET
‘Petite Mamam’, de Celine SciammA. INTERNET
La Berlinale apuesta todo a doble o nada

La 70 edición de la Berlinale se libró del coronavirus por muy poco. La ceremonia de entrega de premios tuvo lugar el 1 de marzo de 2020 mientras en el norte de Italia un brote causaba estragos y a tan solo diez días de que la OMS declarara la pandemia global.

Desde entonces, los festivales de clase A se han enfrentado a un panorama complicado ante los confinamientos, las restricciones de movilidad y la obligación de reducir aforos e implementar fuertes medidas sanitarias. Cannes tuvo que suspender su 73 edición, mientras que Venecia y San Sebastián sí siguieron adelante pero con versiones reducidas y con muchas limitaciones. En cualquier caso, ambas citas, gracias a una organización impecable, alcanzaron un nivel de cine más que aceptable y lograron el objetivo de proteger las salas en vez de apostar por el formato online.

Berlín podría haber seguido esta línea de actuación, pero la dirección ha decidido optar por otro modelo diferente. Así, del 1 al 5 de marzo, a través de una plataforma online, se desarrollarán todas las actividades dirigidas a la industria y también se proyectarán para los profesionales del sector y para la prensa especializada los filmes de las distintas secciones y se anunciarán a los ganadores.

Ya en junio, del 9 al 20, se celebrará el Summer Special, un evento en el que se mostrará al público en distintos cines de la ciudad una selección de la programación con la presencia de los directores y en el que tendrá lugar la entrega de premios. De esta manera, la Berlinale protege su mercado (cuya celebración a principios de año es trascendental para la industria europea) y no renuncia a su vertiente festiva y lúdica, con la esperanza de que en unos meses las vacunas permitan una mayor afluencia a las salas.

Además, se ha apostado por un nuevo concepto de jurado, que no tendrá presidente y estará compuesto por seis directores que cuentan con el Oso de Oro en su currículum: el iraní Mohammad Rasoulof, el israelí Nadav Lapid, la rumana Adina Pintilie, el húngaro Ildikó Enyedi, el italiano Gianfranco Rosi y la bosnia Jasmila banic.

Cuestiones existenciales

De la sección oficial, compuesta este año por 15 películas (seis de ellas cuentan con mujeres detrás de la cámara y otras dos son óperas primas) destaca la presencia de los franceses Celine Sciamma y Xavier Beauvais, del surcoreano Hong Sang-soo y del rumano Radu Jude, así como el debut en la dirección del actor hispanoalemán Daniel Brühl, al que hemos visto en Good Bye Lenin (2003), Malditos Bastardos (2013) o en producciones de Marvel, además de en filmes españoles como Salvador (Puig Antich) (Manuel Huerga, 2006) o Eva (Kike Maíllo, 2011).

Sciamma, tras su incursión en la Francia del siglo XVIII para narrar una historia de amor lésbico en Retratos de una mujer en llamas (2019), vuelve a explorar la mirada infantil y los ritos de iniciación preadolescentes en Petite Maman, un coming of age protagonizado por dos niñas de ocho años que conecta temáticamente con anteriores trabajos como Tomboy (2011) o Girlhood (2014). Por su parte, el también francés Xavier Beauvais, director de la aclamada De dioses y hombres (2010), vuelve a plantear cuestiones filosóficas y existenciales de gran calado en Albatros, un drama protagonizado por Jérémie Rénier sobre un policía que inicia un viaje de autoconocimiento. Hong Sang-soo, director

surcoreano que es un género en sí mismo, presenta Introduction, filme rodado parcialmente en Berlín que sigue a una joven que trata de encontrar su camino enfrentándose a las imposiciones y deseos de sus padres. En el reparto encontramos a su musa Kim Minhee y es de esperar que el filme indague, como es habitual en el cine sencillo y austero del cineasta, en la naturaleza patética de las relaciones entre seres humanos. Por su parte, Radu Jude, que ya ganó el Oso de Plata por Aferim! (2015) muestra en Bad Luck Banging or Loony Porn lo que sucede cuando una profesora

de secundaria publica un clip de pornografía amateur en una página web.

Habrá que estar muy atento también a lo que depara el debut en la dirección de Brühl, que en Nebenan (Next Door) homenajea al contradictorio Berlín del siglo XXI a través de la colisión de las vidas de un famoso actor de cine y de su vecino, o al nuevo trabajo de Maria Schrader, I’m Your Man, tras la magnífica Stefan Zweig: adiós a Europa (2016) y

el éxito de la serie de Netflix Unorthodox, en la que ejerció de directora. No serán los únicos alemanes en liza: Dominik Graf estrena Fabian Going to the dogs y Maria Speth presenta Mr Bachmann and his Class. El cine español no ha logrado colarse en ninguna de las secciones del festival, pero el cine en español tendrá un representante en la sección oficial gracias al mexicano Alonso Ruizpalacios y su filme Una película de policías, en la que mezcla documental y ficción para dar voz a una de las instituciones más controvertidas de su país: la policía.

Estrellas de Hollywood

En la sección Berlinale Special aparecen dos filmes con estrellas de Hollywood: Best Sellers, de la debutante Lina Roessler, con Michael Caine y Aubrey Plaza, un drama cómico sobre la relación de un escritor y una editora, y The Mauritanian, de Kevin McDonald, en la que Jodie Foster interpreta a una abogada que defiende a un preso de Guantánamo. Y también podrán verse aquí dos documentales musicales: Tina, de Don Lindsay y T. J. Martin, sobre la legendaria Tina Turner, y Per Lucio, filme sobre el cantautor italiano Ducio Dalla que ha dirigido Pietro Marcello, el director de Martin Eden (2019).

Por último, la retrospectiva del festival rendirá homenaje a tres actrices de carácter: Mae West, Rosalind Russell y Carole Lombard.