Opinión Bolivia

  • Diario Digital | sábado, 03 de diciembre de 2022
  • Actualizado 00:00

Aymara: 3 características del idioma y por qué no es el mismo en Bolivia, Perú y Chile

Desde mayo de este año, el traductor de Google incluye al aymara en su lista de idiomas y varias aplicaciones y sitios web ofrecen diccionarios en la lengua andina, por nombrar algunas iniciativas. Sin embargo, hay pesimismo sobre su futuro.

La historia de los aymaras se remonta a más de 10.000 años. ALAMY/ AFP
La historia de los aymaras se remonta a más de 10.000 años. ALAMY/ AFP
Aymara: 3 características del idioma y por qué no es el mismo en Bolivia, Perú y Chile

Kunamasta jilatanaka kullaka-naka. Eso es "hola a todos" en aymara (o aimara, según las reglas del español actual). El idioma lleva el mismo nombre de la comunidad que lo habla y que vive en una amplia zona de la cordillera de los Andes desde hace unos 10.000 años. 

Se estima que en la actualidad más de 2 millones de personas hablan aymara en Bolivia, Chile y Perú. También hay registros de una pequeña comunidad en el sur de Ecuador y en el norte de Argentina. 

Particularmente en Bolivia y Perú se lo reconoce como idioma oficial junto al español y a otras lenguas indígenas. Sin embargo, a pesar del alto número de hablantes, su situación es frágil, describe la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco).

Desde mayo de este año, el traductor de Google incluye al aymara en su lista de idiomas y varias aplicaciones y sitios web ofrecen diccionarios en la lengua andina, por nombrar algunas iniciativas. Pero hay pesimismo sobre el futuro del idioma. 

"Soy pesimista porque vivo esa realidad. Si hoy el niño no habla aymara, mañana será un joven quien no lo hablará. Solo los que hablamos envejeceremos con nuestra lengua", afirma a BBC Mundo Roger Gonzalo, profesor de lenguas andinas de la Pontificia Universidad Católica del Perú (PUCP).

"No hay políticas educativas ni políticas sociales  serias. Hay muy buenas leyes, pero con ellas no se resuelven cosas prácticas", reflexiona. 

EL ORIGEN DE LOS AYMARAS

La historia de los aymaras se remonta a más de 10.000 años. Su origen está estrechamente vinculado a la diosa Pachamama o Madre Tierra. La gran nación de Tiwanaku (o Tiahuanaco) regida por los antepasados aymaras existió entre 1580 AC al 1172 DC, es decir que duró cerca de 2.800 años. 

Su esplendor e influencia fue notable en el altiplano del sur andino. Abarcó parte de la sierra del Perú, norte de Chile, norte de Argentina extendiéndose hacia los valles y selvas de Bolivia. 

Entre el 1470 al 1535 se impone la nación del Tahuantinsuyo gobernada por los incas, que finaliza con la llegada de los españoles quienes intentan imponer su cultura y se genera un amalgama con la tradición aymara que dura hasta el día de hoy.

Pero, ¿qué hace que el aymara sea un idioma especial? ¿y por qué se habla un aymara diferente en Perú, Bolivia y Chile? Aquí te contamos 3 de sus características principales: 

1. FAMILIA DE LENGUAS

El aymara no es un solo idioma sino una familia de lenguas. Esto es comparable al término "lenguas romances" de las cuales el español es parte, como también lo son el francés y el portugués.

"El aymara es una familia de lenguas, pero muchas lenguas aymaras se han extinguido, sobre todo en el centro y sur de Perú", afirma el profesor Gonzalo. 

Hoy solo quedan dos lenguas importantes dentro del aymara: el jaqaru y el aymara sureño o simplemente aymara. El primero es una lengua que solo hablan unas 700 personas en las montañas de la sierra de Lima. 

También hay una variedad del jaqaru que se llama cauqui y que solo tiene unas decenas de hablantes, en su mayoría personas mayores. Es una lengua que está en proceso de extinción. 

El segundo grupo es el aymara más extendido que se habla en el sur de Perú, Bolivia, Chile, sur de Ecuador y el noroeste de Argentina.

2. PALABRAS KILOMÉTRICAS

Quizás la particularidad más llamativa del aymara es la capacidad para formar palabras que son larguísimas, que pueden superar en algunos casos las 30 letras. 

Como este ejemplo que cita la lingüista estadounidense Martha Hardman: Aruskipasipxañanakasakipunirakispawa

Esta palabra aymara se puede traducir aproximadamente así: "Tengo conocimiento personal de que es necesario que todos nosotros, incluido usted, hagamos el esfuerzo de comunicarnos".

Esta formación de palabras tan extensas se debe a que el aymara es una lengua aglutinante. "La lengua trabaja con muchos prefijos, sufijos e infijos. Son partículas que se van anexando a una raíz y cada una va indicando género, número, tiempo verbal, sustantivo, etc.", explica Celia González Estay, doctora en Ecolingüística de la Universidad Arturo Prat, en Iquique, Chile.

Otros idiomas aglutinantes son el quechua, el japonés y el turco, por nombrar algunos. 

Otra de las características del aymara es el uso de las vocales: una palabra nunca muestra dos vocales juntas. Y con la adhesión de sufijos o prefijos, también se produce el fenómeno de eliminación de vocales. 

3. ORALIDAD 

Si hay algo que es típico de las lenguas andinas y muchas otras aborígenes es que la cultura se transmite oralmente. Entonces, la gramática del idioma aymara nunca estuvo escrita. 

Los trabajos académicos para describir las características gramaticales del aymara recién comenzaron en la década de 1960, señalan los expertos. 

"El hecho de que hoy día se puede estar escribiendo es un avance para el mundo occidental, pero no es parte del ejercicio lingüístico de la comunidad. Ellos saben muchas cosas que dicen pero no se escriben", sostiene Celia González. 

"Los investigadores están tratando de recolectar los saberes y el conocimiento de los pueblos originarios porque no están escritos. Y no es fácil, porque es información que se genera dentro de la familia o dentro de la comunidad y no está abierta a público", describe. 

NO HAY UN SOLO AYMARA 

¿Cuál es la manera de saber si una lengua es distinta a otra en una misma familia lingüística? Cuando los dos hablantes no se entienden, apuntan los especialistas. 

"La compresión entre un hablante del jaqaru y el aymara sureño es casi nula. Es igual que quien le habla en francés a un hablante de español", compara Gonzalo.

Pero el aymara sureño tampoco es igual entre sí. "Cuando llega una lengua a un territorio empieza a mezclarse con las lenguas locales. Y comienza entonces a tener sus propias diferenciaciones en cada lugar. Es lo mismo que pasa con el aymara", detalla Celia González. 

Entonces surgen variantes dialectales, aunque en este caso no hay un problema de incomunicación absoluta. "En la región de Tarapacá (Chile) se habla de una manera, con ciertos sonidos y otras palabras que se usan para decir lo mismo respecto al aymara de Villa Parinacota que queda a unos 300 kilómetros más al norte", en el límite con Bolivia dice González. 

"El aymara que se habla en Oruro es distinto al que se habla en La Paz", agrega. 

Mientras, Perú se registran tres variedades de aymara: en Puno, Tacna y en Moquegua.

"VERGÜENZA DE HABLAR AYMARA"

Aprender aymara parece ser todo un desafío. "No es una lengua fácil de aprender, al igual que el quechua o cualquier lengua aglutinante", opina Celia González.

Además de las complejidades gramaticales de la lengua se suma la discriminación que sufren algunos de los hablantes del aymara. 

"Cuando se les pregunta si son hablantes, muchos lo niegan, porque hay un sentimiento de inferioridad", describe Roger Gonzalo, cuya lengua materna es el aymara. 

"La historia nos ha demostrado que por hablar aymara muchas personas hemos sufrido discriminación por parte del Estado en lo político, económico, social y cultural. Entonces hay vergüenza de hablar la lengua aymara", reconoce. 

A eso se suma la poca disponibilidad de profesores que comprendan la cultura y enseñen la lengua. 

"Hay que introducir esta temática en la universidad para que vayamos formando profesionales que tengan también esta mirada o sensibilidad" sobre la cultura aymara, asegura. 

Y para que no muera. O como destaca el sitio aymara.org especializado en esa lengua: 

Nax jiwäwa. Akat qhiparux waranq waranqanakaw kutt'anïxa

"Yo moriré, pero mañana regresarán millones".