Opinión Bolivia

  • Diario Digital | domingo, 19 de mayo de 2024
  • Actualizado 21:58

Adolescentes frente a los 'nudes' : ¿Cómo impacta en la salud mental?

Desde presiones para enviar fotos hasta la difusión no consentida de imágenes íntimas, estos comportamientos presentan serias consecuencias  psicológicas para los jóvenes. 

Adolescentes frente a los 'nudes' : ¿Cómo impacta en la salud mental?

La compañía de internet y telefonía KPN, de Países Bajos, realizó una campaña en la que mostraba la situación de alta vulnerabilidad de una adolescente frente a sus compañeros cuando se comparten nudes o escenas privadas.

En este video, pensado para la prevención, se muestran las consecuencias psicológicas sobre una joven cuando alguien, con quien tiene una relación, comparte sus fotos íntimas con los compañeros y la ausencia de secuelas cuando se la protege.

Según Unicef España, el 42% de los adolescentes recibe contenido sexual desde internet sin desearlo. En el estudio “Impacto de la tecnología en la adolescencia. Relaciones, riesgos y oportunidades”, en el que participan 50.000 adolescentes, el resultado es un mapeo sobre cómo usan la tecnología los chicos y chicas de nuestro entorno y, sobre todo, cómo se relacionan a través de las pantallas y los dispositivos electrónicos. En el estudio se muestran varias conclusiones que deben llamarnos la atención. Entre los riesgos, el 42% de los encuestados asegura haber recibido mensajes de contenido erótico o sexual, uno de cada cinco podría haber sufrido ciberacoso y 13.8% reconoce haberlo enviado.

El 57.2% de los adolescentes encuestados acepta   desconocidos en las redes sociales y un 55.2% ha contactado con ellos. Un 35.4% asegura haber entrado en páginas de contenido erótico o pornográfico y un 9.8% -casi uno de cada 10- reconoce que un adulto le ha realizado una propuesta sexual a través de internet, chats, redes o videojuegos.

También existe un 4.7% que afirma haber entrado en la deep web, o internet profunda, donde se puede tener acceso a información de tránsito de drogas, armas y contenidos pederásticos.

Chicas y chicos se conectan buscando relaciones, comunicarse con sus amigos y divertirse. Sin embargo, la falta de conocimiento sobre algunos de los peligros, así como de medidas preventivas para evitarlos, pueden poner en serio riesgo a muchos adolescentes. Los datos aportados también indican que puede haber una falta de presencia y acompañamiento por parte de las familias en la vida de los adolescentes, lo cual les lleva a buscar compañía y apoyo en Internet y las redes sociales.    Cuatro de cada 10 adolescentes están conectados para no sentirse solos.

Teniendo en cuenta que las relaciones son una parte esencial de nuestras vidas y especialmente durante la adolescencia, que es un momento bisagra, su salud mental puede verse afectada.

Muchos adolescentes viven pendientes de las aceptaciones y rechazos en las redes y eso hace que vivan con constantes preocupaciones, miedo y angustia. Entre los principales riesgos identificados por chicas y chicos en su experiencia en el entorno digital está el ciberacoso, el contacto con extraños, sentirse discriminados o excluidos, el chantaje y la sextorsión, o el acceso a contenidos  inadecuados para su edad.

La difusión sin consentimiento de nudes (fotos del cuerpo desnudo de una persona) y packs (fotos en ropa interior) puede ser considerada extorsión sexual o sextorsión y sucede debido a que el contenido íntimo puede cobrar mucho valor en términos de venganza, factores económicos y de poder.

Son cada vez más frecuentes los testimonios de las y los adolescentes que tienen que permanecer en una relación violenta porque su expareja amenaza con difundir imágenes, o que deben radicar denuncias ante las amenazas de viralizar el contenido o adolescentes que desean dejar la escuela o los ámbitos donde se compartió una imagen por la humillación y el oprobio que los convertirá en víctimas de acoso rápidamente. Estas imágenes o videos también pueden llegar a plataformas donde este contenido se vende sin importar a quién y sin que los adolescentes tengan conocimiento del hecho.

En el caso de la sextorsión la persona es amenazada y extorsionada para obtener dinero u obligarla a hacer algo a cambio de no difundir las imágenes o videos íntimos. Sucede luego de rupturas amorosas o peleas, alguna de las personas involucradas difunde de forma pública material íntimo sin consentimiento de la otra con intención de dañar. En general es un delito cometido por varones.

Este delito ocurre mayoritariamente a adolescentes y mujeres, por eso constituye violencia de género digital. Se trata de cualquier acto de violencia cometido, asistido o agravado por el uso de la tecnología de la información y las comunicaciones (teléfonos móviles, internet, redes sociales, videojuegos, mensajes de texto, correos electrónicos, etcétera) contra una mujer, niña, adolescente o persona de la diversidad por el hecho de serlo. La violencia de género digital no es más que una nueva expresión de la tradicional violencia de género.

En el estudio de Unicef España se constata que un 26.8% afirma que algunos de sus contactos le ha enviado fotos o vídeos suyos de contenido erótico o sexual, lo que se conoce como sexting pasivo. Un 11.4% reconoce que lo han presionado para enviar fotos y un 8% lo ha hecho. Por último, 3.7% ha sufrido chantaje con publicar, difundir o reenviar fotos o vídeos de contenido erótico o sexual.

Los diferentes estudios e investigaciones de muy diversas geografías demuestran que el sexting es una práctica extendida, y naturalizada por los adolescentes, y una gran cantidad de veces deviene en una forma de tragedia personal pero también colectiva, que involucra muchas veces a toda una comunidad educativa. Las víctimas de extorsión son mayoritariamente mujeres.

Las consecuencias psicológicas se reflejan en cuadros de ansiedad, depresión, aislamiento social, baja autoestima, bajo rendimiento académico, riesgos de ciberacoso, y grooming.

Desde la psicología se promueve la psicoeducación y la educación emocional, que involucra el cuidado del si mismo y del otro.

Las campañas de prevención de las violencias como la de KPN son imprescindibles porque promueven la responsabilidad ética y sexoafectiva del uso de las redes sociales, las causas y consecuencias psicológicas del sexting cuando no se cuida al otro.

También es un llamado de atención a las familias, profesionales y comunidades para crear redes integrales y articuladas de protección y educación para los adolescentes. La violencia de género también se expresa en el sexting cuando viene acompañado de amenazas y extorsiones y acoso.

Es muy importante tener en cuenta que internet es como tener abierta la puerta de casa las 24 horas del día y que el tráfico es intenso y no siempre agradable. El acompañamiento de los niños y adolescentes en esta nueva forma de socializar y relacionarse sexoafectivamente es fundamental.

Esto implica la reflexión constante, el refuerzo de los lazos afectivos y comunicativos, la deconstrucción de prácticas y narrativas machistas de instrumentalización de las personas, desde niñas. l