Opinión Bolivia

  • Diario Digital | lunes, 23 de septiembre de 2019
  • Actualizado 16:08

Restaurante Suiza: calidad y sabor

Este lugar nació hace 33 años, tiempo en el que se consolidó como uno de los mejores de Cochabamba y como referente de la gastronomía gourmet. <br>
Restaurante Suiza: calidad y sabor

Hace 33 años —el 12 de septiembre de 1986— comenzó a funcionar, al final del paseo del Prado, el restaurante Suiza, a la cabeza de los propietarios Álvaro Durán y José Homsi. Durante este tiempo se consolidó como uno de los mejores, gracias a su calidad en la comida y la buena atención al cliente.

El 12 de agosto del 2010 el restaurante cambió de dueño. Ángel Felipe Pinaya Cueto asumió el reto de mantener el prestigio del local y, además, mejorar la oferta gastronómica.

Si bien su profesión no estaba vinculada con el manejo de un restaurante, Pinaya decidió incursionar en el rubro, para continuar con el legado de su mamá Leonor Cueto, quien tiene un restaurante en Oruro

A nueve años de tomar el timón del Suiza, está seguro que la tradición gastronómica y la calidad es de primer nivel. “Nadie puede igualar el sazón y la mano de nuestros chefs”.

En cuanto al menú, el restaurante mantiene sus platos tradicionales como el filet mignon, el picante de lengua, el picante de langostinos, sudado de pejerrey, conchitas a la parmesana y chupín de mariscos, entre otros. No obstante, hace unos dos años, innovó con 10 platos nuevos, donde el Pique de Mar es la estrella que ha desplazado a la paella. 

Actualmente cuenta con dos barman especializados que se encargan de preparar los tragos de mayor preferencia como el pisco sour, dry martini, cosmopolitan y manhattan, además de los cócteles de autor.

Las otras dos ofertas que tiene este restaurante son tres paquetes enfocados en parejas y el almuerzo ejecutivo, de lunes a sábado

Todo esto no sería posible sin el compromiso de todos los trabajadores. Andrés Mamani trabaja hace 33 años en el restaurante. Actualmente es uno de los dos chefs, junto a Román Vacaflor, encargado de preparar los diferentes platos. Él tiene un don y una sazón especial para cocinar, que fue perfeccionando con los años y la práctica.

Teólifo Tanga es otro de los trabajadores más antiguos. Hace dos décadas comenzó como ayudante y hoy en día es el maître y dice que le encanta atender a los clientes. “Ya conozco a los clientes asiduos. Me gusta llamarlos por su nombre y sé como les gusta la comida”

Para finalizar, Felipe Pinaya invita a los cochabambinos a que visiten el restaurante: “Permítannos ofrecerles algo diferente, un lugar acogedor, donde el cariño del personal hacia su trabajo se transmite a través de un buen servicio al cliente y una comida de calidad”.

El restaurante Suiza todavía mantiene su infraestructura original. Los clientes pueden elegir algunos de los tres ambientes diferenciados que ofrecen el mismo servicio gastronómico.
En el primero está el área del lounge y del bar; en la parte central se encuentra la sala principal que cuenta con 18 mesas, de diferentes tamaños, de acuer- do a la cantidad de personas.
Finalmente, el tercer ambiente está detrás del restaurante. Es un lugar privado con una capacidad de 30 personas. Por lo general, es utilizado por grupos pequeños para celebrar una fecha especial o empresas que realizan seminarios y presentaciones de productos.
La decoración del restaurante es clásica y durante este tiempo se realizó varias mejoras en la infraestructura.