Opinión Bolivia

  • Diario Digital | lunes, 16 de septiembre de 2019
  • Actualizado 22:58

Mario Cáceres: de compositor a cantante

El venezolano trabajó mucho hasta lograr el reconocimiento a través de sus canciones. Ahora, busca consolidarse como cantante.
Mario Cáceres: de compositor a cantante


El compositor Mario Cáceres, a sus 34 años, tiene el orgullo de asegurar que sus letras son coreadas por millones de personas en todo el mundo. Entre las más conocidas se encuentran canciones como “Vacaciones”, “Felices los cuatro”, “Mayores” y “No me acuerdo”, otras más. Hace poco, este artista llegó a Bolivia, esta vez para promocionar su carrera como solista con su tema “La octava maravilla” junto al Dj rumano Costi y se entrevistó con la Revisa Así.

El es Mario Alberto Cáceres Pacheco, un hombre que nunca se rindió, luchó por sus sueños y hoy es uno de los compositores más aclamados de la música latina. Su historia comienza en Maracaibo, Venezuela, tierra en la que creció.

A los ocho años compuso su primer tema, como una forma de expresión. “Era muy tímido, la música era mi mecanismo e instrumento para poder decir lo que pensaba”, cuenta Mario.

Recuerda muy bien que la primera vez que empezó a tocar su padre quedó maravillado y lo incentivó a seguir adelante con esa pasión. A medida que iba creciendo se dio cuenta de que ya no era un hobby, que lo único que quería era hacer música.

Cuando cumplió 13 años comenzó a cantar salsa. Eso le sirvió de escuela para aprender a soltarse en público, conocer más gente y perder la timidez. Al terminar la secundaria decidió estudiar ingeniería en sonido para conocer con mayor profundidad el rubro.

Él continuó cantando hasta los 21 años, cuando formó un dúo de balada, con el que abrió el concierto de Alejandro Fernández, con una canción de su autoría.

“Desde que pise el escenario cerré los ojos y se me salió una lágrima”, relató a la Revista Así.



UN NUEVO COMIENZO

Un día, Mario recibió la llamada de su tío para que fuera a Houston a cantar en el cumpleaños de su hija. “Prácticamente me llevó obligado. Yo en verdad no quería ir, no me veía viviendo en Estados Unidos. Estaba feliz en Venezuela con mi gente”, cuenta; pero, a mucha insistencia, aceptó la invitación, que en principio era solo por una semana, jamás imaginó que no volvería a pisar suelo venezolano desde aquel momento.

Faltando dos días para volver a su país recibió la llamada de Nacho, integrante del ex dúo Chino y Nacho, con quien tiene una gran amistad desde los 15 años. Por invitación suya llegó a Miami para abrirse un espacio en la música.

El compositor recuerda con bastante emoción la vez que Nacho lo llevó a visitar a Marc Anthony, con quien aseguró que compartieron un momento muy agradable, que le permitió ver de manera diferente su futuro.

Después de algunas horas le pidieron a Cáceres que interpretará algo para ellos. “Todo nervioso en frente de Marc, agarré la guitarra, cerré los ojos y empecé a cantar”, comentó. Apenas terminó la melodía, Marc lo felicitó con gran efusividad. “Ese momento fue crucial. Mi abuelo siempre me decía que me fuera. Lo primero que pensé fue en él. Lo que pasó con Marc me sirvió para tomar la decisión de quedarme y probar suerte”, dijo Mario.

Después de pasar toda la algarabía, el venezolano comenzó una travesía en su calidad de inmigrante. Le tocó lavar platos, embalar cajas, hacer pastelitos y ser chofer de Uber (taxi), entre otras cosas. Paso de sofá en sofá en las casas de algunos amigos hasta que, después de ocho meses, explotó y se puso a llorar, preguntándose cuál era la razón de estar ahí teniendo a su esposa y sus dos hijos en su tierra natal, más cuando la situación se había tornado insostenible. Pero el destino comenzaría a sonreírle y a cambiar su suerte.



LA LLAMADA QUE CAMBIÓ TODO

A las dos semanas del bajón emocional que sufrió, un día, mientras manejaba el auto, recibió una llamada para avisarle que Wisin había escogido su canción titulada “Vacaciones”. “Eso me cambió la vida. Pasé de conductor de taxi a recibir las ofertas de las disqueras más grandes como Sony y Warnes”, recuerda Mario. Su situación comenzó a mejorar y pudo llevar a su familia vivir con él.

Ese mismo año, su esposa vendió un anillo que tenía para que él pudiera ir a los premios Grammy. Al año siguiente, estaba en primera fila nominado a mejor canción por su composición “Felices los cuatro”. Sin duda, su vida comenzaba a tomar un nuevo rumbo, con el que Mario siempre soñó.



COMO LA ESPUMA

A raíz del tema musical “Vacaciones” comenzó una nueva era de compositores en la industria hispana. El trabajo de Mario no paró y, mientras escribía la canción “Mayores” para Becky G, recibió la invitación para componer algo para Maluma y surgió “Felices los 4”. Dos semanas después todo explotó, empezaron a llegar más trabajos y a ganarse un lugar muy importante en el medio.

Si bien su éxito como compositor le dio el reconocimiento necesario para crecer en la industria musical latina, Mario siempre deseaba volver a cantar, sentir la emoción de pisar un escenario y escuchar a todo el publico corear sus canciones. De esa manera es que este año se lanzó como solista y confía en tener la aceptación de sus seguidores. Cuando se le pregunta a qué atribuye su éxito, él responde: “Yo creo que es el resultado de perseguir un sueño y de prepararte. También creo que está Dios de por medio, que fueron pequeños milagros lo que me pasó. Y porque nunca tiré la toalla”. l