Opinión Bolivia

  • Diario Digital | jueves, 19 de septiembre de 2019
  • Actualizado 07:01

Jorge Meruvia, el fotógrafo de las mascotas

Jorge Meruvia, el fotógrafo de las mascotas

Hace aproximadamente tres años, cuando tomaba fotografías a paisajes de manera amateur, jamás imaginó el curso que tomaría su vida.
Su amor por los animales lo llevó desde muy pequeño a tener una inclinación innata por cuidarlos y protegerlos. Recuerda entre sus memorias cómo llegaba a su hogar con algún perrito que había rescatado de la calle, temeroso de que no lo aceptaran en casa.
Jorge Meruvia Uriona es un joven talentoso, apasionado por su trabajo y entregado a la causa que defiende con convicción y firmeza: respeto por la vida animal.
Conocido en el mundo artístico como Giorgio se ha ganado el cariño de sus seguidores gracias a la labor que realiza. Meruvia es uno de los pioneros de la fotografía de mascotas en Bolivia y su carrera continua en ascenso.

PRIMEROS PASOS

A principios del 2017 la vida de Jorge dio un giro con la llegada de su gato Tommy. El lazo de amistad que se formó entre ambos fue tan fuerte que hoy son grandes compañeros.
Desde que su mascota se apoderó del cariño de su familia, Jorge comenzó a capturar imágenes como una forma de conservar un recuerdo de él.
Así, poco a poco, fue practicando, hasta que un determinado día, y gracias a los comentarios de varias personas, se animó a incursionar en el mundo de la fotografía de mascotas.
Inició con los perros debido a su mayor docilidad. Hasta el momento ya lleva más de 100 sesiones realizadas, una gran parte en ambien-tes exteriores.
La mejor herramienta que Jorge tiene a la hora de trabajar es su sonrisa. Su amabilidad y entrega hacen que el momento empleado para cada producción fotográfica sea el más satisfactorio

“Yo no lo veo como un trabajo, para mí es un hobby, un proyecto personal que me encanta. En cada sesión siento mucha alegría”, sostiene.

Abrirse espacio en un ambiente tan competitivo como es el medio artístico fue complicado, según explica Meruvia. Sobre todo, debido a  la falta de conocimiento con relación a qué era la fotografía para mascotas.
El concepto fue aceptado con mucha satisfacción y de forma rápida, tanto así que Giorgio se expandió a nivel nacional y ya realizó sus primeras sesiones fuera del departamento.
La primera parada fue La Paz, donde estuvo de paso hace unas semanas. “La gente me fue contáctando a través de mi página en Facebook.   Me pedían constantemente que fuera, entonces decidí ir un fin de semana y la aceptación fue increíble”, cuenta Jorge.
A finales de este mes tiene pensado volver a la ciudad paceña y a inicios de septiembre ir a Santa Cruz donde también lo esperan con ansias.

TRABAJO CON RESPONSABILIDAD SOCIAL

Toda gran idea debe ir acompañada de una acción, al menos eso es lo que piensa Jorge, por lo que decidió iniciar un proyecto que vaya de la mano de su trabajo visual.
“Conciencia Animal” es el nuevo programa que se emitirá todos los martes, desde el 20 de agos- to, a través de la página oficial de Facebook de Giorgio Photography. El objetivo central es tratar temas importantes para los amantes de las mascotas: tips, consejos, datos curiosos e información médica, entre otros.
Cada pequeña cápsula busca generar un impac-to positivo en las personas que tienen animales. “El programa tiene la finalidad de concienciar e informar acerca de la tenencia responsable de las mascotas y el ciudado que debemos te-ner con ellas”, dice.
Su familia es su principal apoyo. Su mamá, Miriam Uriona, y sus hermanos, Marianela, José y Luis, siempre lo alientan a seguir adelante afrontando cualquier adversidad.  
Otro aporte importante que comenzó a realizar hace poco, y espera seguir expandiendo, es su apoyo a los diferentes refugios de animales que existen en la ciudad. Jorge toma fotografías a los perros y gatos rescatados para que estas pue-dan ser difundidas y así promover la adopción. Todo de manera desinteresada y sin ningún costo para los que dirigen los refugios.
Uno de sus anhelos es ser fotógrafo de Natio-nal Geographic, viajar y adentrarse en la vida  animal salvaje. Además, quiere lograr que su trabajo se expanda cada día más

Con 26 años y lleno de talento, entusiasmo y pasión, Jorge sigue creciendo profesionalmente y lucha por sus sueños. l