Opinión Bolivia

  • Diario Digital | domingo, 22 de septiembre de 2019
  • Actualizado 10:57

¿Vives una relación pasivo-agresiva?

¿Vives una relación pasivo-agresiva?

Las relaciones amorosas parecen ser perfectas, pero en realidad pueden llegar a ser bastante complicadas pues requieren compromiso y mucho esfuerzo para mantenerlas vigentes con los años

A lo largo del romance pueden surgir muchas dificultades que provocan malestares en ambas personas. Estos problemas pueden ser aún mayores si alguno de los dos tiene una conducta o patrón que requiere atención psicológica. El detalle es que a veces eso no es fácil de identificar

Uno de los comportamientos comunes es el pasivo-agresivo, que normalmente suele pasar desapercibido. ¿Sabes en qué consiste y cómo reconocerlo? Tal vez has estado en una relación con una persona que tiene esta conducta y no lo has notado. Esta información te ayudará a conocer sus prinipales características.
¿Qué es una relación pasivo-agresiva?

La organización médica Mayo Clinic esclarece que el comportamiento pasivo-agresivo (también conocido como agresividad silenciosa) es un patrón en el que las personas expresan sus sentimientos negativos de forma indirecta.

Las acciones de ellos no coinciden con lo que piensan, pues les cuesta trabajo expresarse de manera clara cuando algo les molesta o no les agrada.

Un ejemplo es cuando invitas a una persona pasivo-agresiva a una fiesta y te asegura que sí irá, pero cuando llega el momento te dice que surgió un problema y no podrá asistir.

Si esto pasa constantemente, es muy probable que se deba a un comportamiento de este tipo, ya que esa persona no te dice de manera directa que no desea asistir, lo posterga y trata de justificarlo de otra manera.

¿Cómo identificar una conducta pasivo-agresiva?
Quienes tienen este comportamiento suelen actuar de una manera confusa para los demás. Si sospechas que tu pareja o alguien cercano a ti es pasivo-agresivo, identifica si hace alguna de estas cosas:
- Te ignora
- Se contradice
- Se molesta sin aparente motivo
- Resentimiento hacia las peticiones de los demás
- Le cuesta reconocer que se         equivocó
- Posterga y/o se equivoca intencionalmente ante las peticiones      de otros
- Se siente despreciado o engañado

¿Cuáles son sus consecuencias?

Las personas pasivas-agresivas se enojan como cualquier otra, la diferencia es que no suelen expresarlo por miedo u orgullo. Por lo tanto, esa inconformidad puede acumularse y los lleva a explotar repentinamente.

Además, sus actitudes contradictorias pueden lastimar a las personas a su alrededor, pues no pueden entender qué es lo que origina su manera de actuar.

En muchas ocasiones este problema puede originar la ruptura de la relación, sin un motivo muy fuerte aparentemente.
¿Qué hacer?
Lo primero es intentar comprender a la persona y ayudarle a identificar este problema. Así, podrá asistir a terapia psicológica y encontrar una solución.

Asimismo, es importante darle tiempo y espacio, no presionarla para que cambie su comportamiento de una día para el otro. Si la relación está comenzando a afectarte, lo mejor es alejarte para no dañar tu salud mental, pues él o ella es quien debe atender el problema.