Opinión Bolivia

  • Diario Digital | domingo, 22 de septiembre de 2019
  • Actualizado 04:18

Comida éxotica nacional para los gustos extravagantes

Comida éxotica nacional para los gustos extravagantes

A nivel nacional, Bolivia cuenta con innume-rables características que la hacen única en el mundo y cautivan a propios y extraños. Sus inigualables paisajes y parajes naturales  se comparan casi tanto con su gastronomía, reconocida en múltiples ocasiones a nivel internacional. 
La mezcla de sabores, aromas y consistencias logran preparaciones incomparables con un toque propio de cada región. Como parte de la ruta turística nacional es infaltable degustar algún platillo y compartir la experiencia de sentir a Bolivia a través del paladar. 
La diversidad nacional abarca varios aspectos y la comida no podía estar al margen. Es así que en dife-rentes regiones del país existen platos éxoticos que sorprenden a algunos y encandilan a otros. 
Cabeza de ternero, miembros fálicos de toro y gusanos son algunos de los ingredientes básicos de estas preparaciones. Y, aunque, algunos se extrañen, en la mayoría de los casos, son platillos muy antiguos y con historia. A dos días del aniversario patrio, las ofertas culinarias son diversas, y, si algo se tiene por sentado en el país, es que aquí “se come bien”. 


Chicharrón de cola de lagarto “La innovación oriental”


La carne de lagarto es una de las más solicitadas -desde la cabeza hasta la cola- los últimos años, 
por su gran sabor y por sus propie-dades ya que contiene proteínas 
y aminoácidos de alta calidad, 
ácidos grasos no saturados, vita-minas y varios elementos que el cuerpo necesita.
Su aroma es delicado y su aspecto similar al pescado. Normalmente 
se sirve con yuca y plátano frito. 
Es propio del Beni, pero debido 
a la exigencia se fue expandiendo al resto del país donde tiene gran aceptación.  


Kalapurka “La piedra ancestral”

Los historiadores nacionales colocan este platillo entre los más antiguos de Bolivia. Tiene su orígen en el área rural del departamento de Potosí y está hecho a base de harina de trigo retostada y cocida con una piedra volcánica calentada en fuego. 
Su aspecto llama la atención de aquellos que ven por primera vez  la preparación, ya que la lawa se sirve en un plato de barro con la piedra hirviendo dentro. Se acompaña con papas, ají colorado,        cebolla y chachacoma (hierba aromática que crece en el altiplano)
El nombre es aymara y hace alusión a un guiso preparado con “piedras ardientes”. 


Caldo de cardán “El viagra de Los Andes”

Si se trata de crear métodos para mejorar el desempeño sexual 
de los hombres, los bolivianos tienen la receta perfecta: un buen plato de caldo de cardán hecho con el miembro viril del toro. 
Esta popular receta se convirtió en tradición las primeras horas 
de la mañana y es considerada por sus seguidores como la prepara-ción ideal para recuperar fuerzas. Cada porción viene acompañada de  trozos de carne de res y pollo, papas, huevo cocido, cebolla pica-da y llajua. El falo del toro debe ser cocinado un día antes durante aproximadamente 12 horas, ya que es bastante duro. Algo esencial es servirlo bastante caliente para que proporcione “mayor energía”.

Tuyu Tuyu “Las larvas medicinales”

Aunque sea de extrañarse, esta preparación data de hace siglos. Su origen se remonta a las poblaciones indígenas amazónicas. 
El tuyu tuyu es una larva que crece en las palmeras caídas del bosque. Se cocinan es una sartén a fuego lento mientras desprenden un aceite que, según los pobladores, es medicinal y se comercializa a costos elevados. Generalmente se prepara como chicharrón y se sirve con arroz y ensalada. Además, se utiliza como aditamento para algunos tipos de pizza. 
Estos gusanos son una excelente fuente de proteínas, aminoácidos esenciales, minerales y vitaminas A y E. 


Rostro asado “Acompañañante de las madrugadas”  


Cuando el sol lanza sus primeros rayos y la luna se esconde, vendedoras se apropian de las calles de Oruro para instalar sus ollas en las que resguardan del frío cabezas de ternero cocidas. 
El tradicional rostro asado es un platillo único en su género que solo se encuentra en este departamento. Además que, por costumbre, se come en la vía pública. 
La cabeza es golpeada contra el pretil de la acera para partirla 
y que el comensal pueda degustarla sin mayor problema. Se sirve en papel periódico y se acompaña con pan y locoto.