Opinión Bolivia

  • Diario Digital | domingo, 22 de septiembre de 2019
  • Actualizado 04:18

ALEJANDRA ESCOBAR, UNA BOLIVIANA QUE TRIUNFA EN ESPAÑA

La joven vive en Barcelona y, a su paso por la ciudad, nos cuenta su experiencia como maquilladora profesional.
ALEJANDRA ESCOBAR, UNA BOLIVIANA QUE TRIUNFA EN ESPAÑA


La maquilladora boliviana Alejandra Escobar Quispe supo ganarse un espacio en el amplio mundo de la belleza en España. Trabajó en la empresa de cosméticos MAC (Makeup Art Cosmetics), en productoras y programas de televisión. Recientemente llegó a Bolivia para visitar a su padre y a su familia.

Nacida en Cochabamba en 1995, se fue a España cuando tenía 12 años junto a su madre. Al llegar, tuvo que adaptarse al cambio de vida que le significó su traslado. Una de las cosas más complejas fue aprender el idioma catalán, ya que el colegio y todos los demás cursos son dictados en esa lengua.

Su primer contacto con los cosméticos se dio gracias a su amor por los niños, eso la llevó a tomar un taller sobre maquillaje para los más pequeños.

Durante el colegio, con las ideas más claras sobre lo que quería dedicarse, hizo el bachillerato artístico. Al terminar los estudios secundarios ingresó a Thuya Escuela, donde realizó dos años de maquillaje de belleza y de efectos especiales y caracterización de personajes.

Durante ese periodo participó en el desfile Cosmobeauty que se celebra cada año para que las escuelas se den a conocer en Barcelona.

Su carrera fue en ascenso desde que alzó la primera brocha. También laburó en la productora Goroka con el programa “Balla” que salió en TV3, un canal de Cataluña. Sus trabajos fueron publicados en las siguientes magazines: Neo2, Volant, Sicky, Fguk y B-authentique Online. Además, colaboró con el fotógrafo Govii Cardinni y la firma Tous Jewelry, con la influencer Jossa Nova. Pero eso no es todo, la joven participó en el cortometraje “Amoled” del director Iván Casajús junto al actor Alain Hernández.

Una parte fundamental para la carrera de Alejandra es la influencia de su papá, Julio Escobar, que es diseñador gráfico. “Desde peque-ña lo veía trabajar en revistas y cuando empecé los estudios eso fue importante para escoger lo que me gustaba”, dice.

Ella es consciente de que una de las cosas más difíciles es empezar, sobre todo, cuando el campo laboral al que ingresas es tan amplio y competitivo. Por eso mismo, el siguiente paso que Alejandra quiere dar es mudarse a Madrid y hacer una maestría en maquillaje.

“Me siento muy contenta, jamás me imagine ser maquiladora. pero es algo que me apasiona”, finaliza.