Opinión Bolivia

  • Diario Digital | lunes, 23 de septiembre de 2019
  • Actualizado 16:09

Cinco actitudes que impiden tener pareja

Si llevas mucho tiempo sin entablar una relación estable es probable que estés cometiendo alguno de estos errores.&nbsp; <br>
Cinco actitudes que impiden tener pareja

Son muchísimas las personas en el mundo que desean encontrar el amor. Nuestra época se ha vuelto un tiempo de gente solitaria.
El ser humano es complejo y contradictorio. Por eso, no es raro que nos esmeremos en lograr un objetivo y ningún esfuerzo arroje resultados ciertos. Sucede porque, sin darnos cuenta, también ponemos en marcha mecanismos que escapan a la conciencia y que sabotean nuestros propósitos. En el terreno del amor esto se hace mucho más patente. Hay tantas emociones en juego que fácilmente nos confundimos y no sabemos qué pasa. Por eso es conveniente hacer un repaso por algunas de esas actitudes inconscientes.

1. Ansia desesperada de amor

Este es uno de los comportamientos que impiden conseguir pareja en casi todos los casos. Ese deseo extremo lleva a que te aproximes de una forma muy ansiosa al otro. Sientes que lo necesitas demasiado para estar  bien. Es un peso muy grande, que una persona saludable no estará dispuesta a cargar

Algunos piensan que solo conse-guirán ser felices si encuentran una pareja adecuada. En realidad, lo que sucede es todo lo contrario. Solo construyendo una vida con la que te sientas cómodo y a gusto puedes, más tarde o más temprano, encontrar una persona para compartirla.

2. Indecisión, una mala jugada

Hay quienes no tienen claro lo que desean o quieren obtener todas las respuestas antes de siquiera haber dado lugar a que se formulen las preguntas. Esto lleva a la duda y la duda a la indecisión. En estos casos, la persona no sabe si le conviene o no la relación, si vale la pena o no avanzar

Lo cierto es que en las fases iniciales nadie sabe eso. Hay respuestas que solo la realidad y el tiempo nos van entregando a medida que avanzamos en el camino. No hay garantías de nada en la vida, por ello, de vez en cuando, vale la pena arriesgar

3. Ocultar las emociones
La inseguridad lleva muchas veces a ocultar las emociones que se experimentan. Lo más probable en estos casos es que una persona se sienta muy vulnerable y no quiera que quien le atrae se dé cuenta de ello. Por eso se empeña en no expresar abiertamente lo que siente

Es verdad que en el terreno del amor quedamos algo indefensos. Si abrimos nuestro corazón a otra persona, nos exponemos a la posibilidad de salir heridos. Lo malo es que no       pensamos que precisamente esas defensas excesivas contra el sufri-miento nos causan también una herida. Y que esto nos puede impedir conseguir pareja.

4. Prevención y desconfianza

La prevención y la desconfianza tam-bién son fruto de la inseguridad. Suele ocurrir que esto suceda por experiencias pasadas en las que fuimos lastimados.
Es importante analizar y comprender cómo se dieron las cosas en el pasado para entender qué falló y aceptarlo. Una situación previa que nos causó dolor debería llevarnos a ser más fuertes, no más débiles.
De lo contrario, en lugar de que cons- truyamos puentes con los demás, vamos a terminar edificando muros impenetrables.

5. Exigencia extrema

Esta actitud suele afectar a quienes idealizan el amor hasta el extremo. Casi todos tenemos nuestro lado romántico, pero algunas personas se dejan llevar por ello. Quieren que  todo sea perfecto, que suenen los  violines cuando estén juntos y que la entrega sea total

En esas condiciones es muy difícil, por no decir imposible, que encuentren a alguien que colme sus expectativas. Si algo nos caracteriza a los seres humanos es la imperfección. De hecho, solemos enamorarnos más de los defectos, que de las mismas virtudes.
Es muy difícil sostener una relación con alguien “perfecto”. l