Opinión Bolivia

  • Diario Digital | sábado, 25 de junio de 2022
  • Actualizado 12:46

‘El visitante’ de Martín Boulocq hace su estreno mundial en Tribeca

Es la primera vez que un filme boliviano es parte de la competencia oficial del célebre festival estadounidense. El cuarto trabajo del director cochabambino, que todavía no tiene fecha de estreno en el país, es una mirada a la creciente influencia de las iglesias evangélicas de origen anglosajón en Bolivia y la región. 
‘El visitante’ de Martín Boulocq hace su estreno mundial en Tribeca.
‘El visitante’ de Martín Boulocq hace su estreno mundial en Tribeca.
‘El visitante’ de Martín Boulocq hace su estreno mundial en Tribeca

‘El visitante’, cuarto largometraje del director Martin Boulocq se estrena mundialmente en el Festival de Tribeca, con un visionado de cuatro fechas del 11 al 19 de junio como parte de la Competencia Internacional, la primera vez que un filme boliviano es parte de la célebre muestra que se desarrolla en Nueva York, Estados Unidos.

La película fue coproducida por Boulocq, Álvaro Olmos, Andrea Camponovo y los uruguayos Hernán Musaluppi (Whisky, El Motoarrebatdor), Santiago López, Diego Robino. Fue financiada por dos fondos, el Programa Intervenciones Urbanas (PIU) de Bolivia y del Instituto Nacional del Cine y el Audiovisual de Uruguay (INCAU) de Uruguay. Se rodó en Cochabamba a finales del año 2019 y, aunque todavía no tiene confirmado su estreno en las salas del país, ya ha generado expectativa.

Con una idea original de Boulocq y la co-escritura del guion con el escritor Rodrigo Hasbún, El visitante narra la historia de Humberto (con una impresionante actuación del novel Enrique Aráoz), un exconvicto que se gana la vida cantando en velorios. El mayor deseo de Humberto es reconstruir la relación con su distanciada hija y darle una vida decente, pero los abuelos de la niña -pastores evangélicos- no están dispuestos a renunciar a la custodia de su única nieta. 

La película nació cuando Boulocq vió la interpretación de Enrique Araoz al cantar en una ópera. El ahora actor es cantante lirico formado durante muchos años en conservatorio.

“Enrique tiene una voz impresionante. La idea de este personaje con una voz como su único “superpoder” se fue mezclando luego con la idea del poder de la voz en las instituciones religiosas neopentecostales. Escribí una primera versión del guion y luego invité a Tico (Hasbún) para que colabore”, explica Boulocq desde Nueva York, donde se encuentra con otros ocho compañeros que componen el equipo de la película como son Camponovo, Olmos, Musaluppi y los actores Araoz, Svet Mena, Romel Vargas y Elizabeth Salazar.

Al igual que con Eugenia (2017) y Los Viejos (2011), la agencia internacional Figa Films representa el nuevo filme del consolidado director cochabambino. En esta ocasión, El visitante cuenta con el trabajo de los uruguayos Germán Nocella en fotografía y Federico Moreira en sonido y el apoyo en edición de Irene Cajías.

Boulocq prefiere comenzar sus proyectos cinematográficos con cosas concretas, actores, locaciones y el tipo de producción al que se enfrentará y en esta producción no fue diferente.

“Con tipo de producción me refiero a las condiciones materiales que se tendrán o no para hacer la película. En este caso sabía que necesitaría de ciertos recursos, menos modestos que en mis películas anteriores, para contar esta historia. Así es que desde un inicio pensé en una coproducción”, señaló.

Consultado sobre qué es lo importante al momento de construir su equipo de trabajo, el realizador cochabambino dijo que es la confianza, la amistad y la empatía con el equipo.

“El lado profesional o ‘expertise’ es también importante y cada vez me vuelvo más exigente en ese aspecto -me molesta mucho la informalidad- , pero definitivamente no es “lo más importante”. Las películas se tienen que hacer con amor, con cariño, y ahí lo que cuenta son las relaciones entre las personas que lo están haciendo y el compromiso de ellas con lo que se está creando. Entiendo que hay películas que se hacen por la mera ganancia, como las salchichas industriales, como gran parte de la publicidad, y ahí supongo que solo cuenta el rendimiento y la frialdad del experto”, finaliza Boulocq.