Opinión Bolivia

  • Diario Digital | domingo, 03 de marzo de 2024
  • Actualizado 00:36

La violencia política en Bolivia: el caso de las Barzolas del MNR (parte IV)

Las Barzolas eran utilizadas como un grupo de choque o instrumentos de represión para la oposición
La violencia política en Bolivia: el caso de las Barzolas del MNR (parte IV)

El legado de las Barzolas 

Como se pudo advertir en el breve recuento que se hizo, los testimonios señalados omiten la violencia practicada por el Comando Femenino del MNR, subdividida entre la Legión María Barzola y la Célula Juan Lechín. Estos grupos irregulares adquirieron notoriedad y marcaron el nuevo rol de las mujeres en política. Pero extrañamente, no existen estudios sobre las formas de violencia, fanatismo, lucha interna y culto al proceso revolucionario que asumían las mujeres en nombre de la libertad, la injusticia y la democracia. En realidad, las Barzolas eran utilizadas como un grupo de choque o instrumentos de represión para la oposición. También se constituyeron en un grupo de “apoyo” en el parlamento que cumplían la función de gritar y abuchear a los contrarios y aplaudir a sus jefes cuando intervenían. Tal como señaló Gueiler, las Barzolas se convirtieron en un brazo de apoyo al partido, donde, eran obligadas a asistir a todos los actos públicos, desfiles, reuniones y congresos. Siguiendo consignas verticales, tenían que apoyar a los caudillos sin ninguna objeción. Además, ayudaban a distribuir bebidas y alimentos en cada una de las reuniones oficiales, entre otras actividades. Por su puesto, todo este “trabajo político” representaba la búsqueda de espacios de poder, traducidos en plazas de trabajo y beneficios en nombre de la revolución. 

Estas prácticas políticas se “arraigaron” en los posteriores grupos políticos femeninos. Un ejemplo actual de ello, es el grupo “Las Bartolinas”, que nació como homenaje a la heroína aymara Bartolina Sisa. El accionar político de las Bartolinas se encuentra claramente identificado con el Movimiento Al Socialismo (MAS), en el que replican varios aspectos de las Barzolas del MNR. En consecuencia, esta sistemática violencia partidaria produce una pérdida de derechos a los disidentes y un retroceso para la democracia. Estos factores de violencia deberían ser temas de estudio, en especial sobre el rol de las mujeres bajo el engranaje de partidos políticos populistas y autoritarios.