Opinión Bolivia

  • Diario Digital | lunes, 27 de septiembre de 2021
  • Actualizado 06:39

Un viaje de pertenencia 

Sobre ‘Compañía’ (2019), de Miguel Hilari, que forma parte de la muestra de cine boliviano realizada en Ohio, Estados Unidos, gracias a la colaboración de la organización estudiantil Abya Yala de la Universidad Estatal de Ohio y la carrera de Comunicación de la Universidad Privada Boliviana. Su proyección se realizará el 9 de septiembre. Es posible acceder gratuitamente a la selección de películas que forman parte de este ciclo mediante el portal de BoliviaCine.com 
Un fotograma de ‘Compañía’, el más reciente trabajo del realizador Miguel Hilari. RETINA LATINA
Un fotograma de ‘Compañía’, el más reciente trabajo del realizador Miguel Hilari. RETINA LATINA
Un viaje de pertenencia 

¿Dónde habita la pertenencia? Un recorrido de experiencias que rondan entre lo colectivo y lo individual nos posicionan dentro de un lugar que trasciende lo territorial, llegando a la convergencia de emociones, recuerdos y vivencias. Compañía (2019), el documental del cineasta paceño Miguel Hilari, posibilita la llegada a este espacio, creando cercanía con un paisaje físico y simbólico, que nos permite ser parte de algo mayor. Este mediometraje concluye de forma sublime el ciclo de cine boliviano realizado en Ohio, Estados Unidos. Durante las últimas cinco semanas se han liberado películas nacionales en el portal de BoliviaCine, con el afán de visibilizar y revalorizar el arte fílmico dentro y fuera del país; a través de una colaboración, el servicio de streaming mencionado, la organización estudiantil Abya Yala de la Universidad Estatal de Ohio y la carrera de Comunicación de la Universidad Privada Boliviana, han organizado conversatorios y espacios como este, posibilitando el diálogo y la apreciación del arte cinematográfico. 

La obra de Hilari fue galardonada en distintas ocasiones. Recibió el premio a Mejor Largometraje Internacional en el Festival Internacional de Documentales de Santiago de Chile; Alanis Obomsawin a mejor largometraje documental en el Festival imagineNATIVE, el evento más grande a nivel mundial de producción audiovisual indígena; Mejor Mediometraje en Visions du Réel, uno de los festivales más importantes de Europa, especializado en documentales, y una mención en la categoría de Mejor Película en el festival internacional Transcinema de Perú. 

Inicia el filme con el camino hacia Compañía, se trata de una pequeña comunidad ubicada en la provincia Muñecas del departamento de La Paz, inmersa en sus paisajes rurales y aspiraciones urbanas, donde la ritualidad es parte de la naturaleza. Dentro del bus, la luz y la oscuridad retratan la aparición y desaparición de quienes nos acompañan en la visita. A través de una cámara subjetiva, nos desplazamos observando la cotidianidad del viaje colectivo; cuando llegamos, la fiesta, el trabajo, la muerte, el desapego y la memoria se presentan para su comprensión. De forma progresiva, el escenario presentado se complejiza, testimonios contrastan lo comunitario con la intimidad y cercanía que brinda lo individual; conocemos una parte de la realidad de quienes migraron del campo a la ciudad a través de sus sueños, miedos y experiencias. 

Planos generales, charlas vivenciales y compilaciones fotográficas, crean una narrativa donde la dualidad campo-ciudad y su ruptura de fronteras deriva en la hibridación de cosmovisiones que construyen el imaginario presentado. Documentar la mezcla y dinamicidad del ser humano a través de su relación con lo colectivo evidencia tanto su riqueza como sus conflictos. La noción de otredad se rompe en la fiesta, el ser se despoja de su individualidad para perderse entre la gente; la celebración de Todos Santos actúa como un puente de regreso, integración y liberación. El filme, además, desafía la lógica de inmediatez avasalladora del mundo contemporáneo, revalorizando el tiempo invertido en observar y escuchar para entender y resignificar. De forma indirecta, propone preguntas y respuestas identitarias, entre ellas, si lo que somos está directamente relacionado con lo que aspiramos ser, o si la memoria crea un nexo inacabable entre el individuo y su entorno. Capas de cotidianidad son presentadas para ser develadas por el espectador. Mediante planos abiertos y su mirada de proximidad etnográfica, Hilari propone temas diarios pero significativos para entender al otro y a nosotros mismos. 

En 60 minutos, Compañía logra que como espectadores, tengamos la proximidad de aquellos que visitan su comunidad, repensemos lo que significa irse y adecuarse para pertenecer, y destaquemos la diversidad de sueños-realidades que nos rodean. Los anhelos se relacionan directamente con la espiritualidad, las creencias nos configuran y brindan una suerte de horizonte cuando nos situamos ante lo impropio. El filme nos acerca a un sector de sublevación frente a imposiciones del mundo moderno, en un espacio donde la línea entre lo onírico y lo real se pierde entre la niebla, y aunque la vista no es clara, entendemos que hay mucho más por reflexionar detrás del paisaje.

Estudiante de la carrera de Comunicación de la Universidad Privada Boliviana