Opinión Bolivia

  • Diario Digital | lunes, 18 de noviembre de 2019
  • Actualizado 00:42

LITERATURA

Oscar Salazar: “No es la historia del Strongest, es una película de patriotas”

Fuertes, película boliviana de Óscar Salazar y Franco Traverso.
Fotograma de la película.
Fotograma de la película.
Oscar Salazar: “No es la historia del Strongest, es una película de patriotas”

Fuertes, película boliviana dirigida por Óscar Salazar y Franco Traverso, ya se encuentra disponible desde el jueves 17 de octubre en las principales salas de cine a nivel nacional. La película, ambientada en los años 30, basada en hechos reales, cuenta la hazaña de los jugadores y miembros del club The Strongest en la Guerra del Chaco (1932- 1935). 

Traverso dio a conocer que el guion de la película se lo trabajó en un mes y medio. “Con Óscar somos amigos desde hace un par de años. Nos encontramos en Santa Cruz por temas laborales y le propuse hacer una película sobre la Cañada Strongest. Le pase una escaleta con parte de la historia, con algunos personajes ficticios y de cómo debería seguir. La idea le encantó. Entonces, entre yo yendo a La Paz y él viniendo a Santa Cruz, como en un mes y medio, terminamos de escribir el guion; y así la película se fue armando poco a poco”, agregó Traverso. 

El filme, según comenta Salazar, más que un relato sobre el equipo The Strongest y la participación de sus integrantes en la guerra, es una cinta que hace homenaje a todos aquellos héroes; abuelos y bisabuelos que pelearon en el Chaco. “No es la historia del ‘Strongest’, no es una película del ‘Tigre’, es sobre héroes, sobre patriotas, que bueno, eran del  ‘Tigre’ y decidieron ir juntos a la guerra. Es una historia muy singular, un grupo de futbolistas, socios y dirigentes vayan juntos a la guerra; y que al final, terminen siendo protagonistas de la principal victoria, y con resultados lamentables porque murieron varios de ellos en el ataque de la Cañada Esperanza”, explicó Salazar. 

El elenco de la película contó con la participación del actor mexicano Christian Vásquez y de los intérpretes bolivianos Fernando Arze, protagonista de Muralla y ganador del premio Kikito del Festival de Gramado (Brasil), Gory Patiño (también director de Muralla), Reynaldo Pacheco, Pedro Grossman, Claudia Arce, entre otros actores que tuvieron la oportunidad de debutar en el cine; tal es el caso de Christian Martínez y Arce. “Los protagonistas son debutantes por completo. Christian era futbolista y lo hemos convertido en actor con la  ayuda de Fernando Arze, ya que queríamos darle un carácter mucho más real a todas las escenas de fútbol. Claudia ya ha tenido unas cuantas experiencias en teatro, pero es su debut en la pantalla grande”, mencionó Salazar. 

La cinta, catalogada por Salazar como “ambiciosa”, es ópera prima de ambos directores. No obstante, durante el proceso de realización del filme tuvieron que superar una serie de desafíos. “En el caso de Fuertes, el reto fue hacer un largometraje de época. Es complicado producir un filme de este tipo. Hay muchos aspectos que se deben controlar. No es disfrazar a la gente de personas antiguas, sino es asumir un estilo de vida diferente”, afirmó Salazar. 

Del mismo modo, Traverso añadió que otro de los grandes desafíos fue hacer el guion para un largometraje; debido a que ambos directores anteriormente se desenvolvían en el ámbito audiovisual publicitario. “Para empezar, nosotros entregamos a la gente de cine un guion publicitario, y nadie lo entendía; eso fue nuestro primer problema.  Tuvimos que transformar, junto con el asistente de dirección, todo el guion para que sea entendible parar toda la gente de cine. Publicidad es muy distinto a lo que es cine, pero realmente amamos la experiencia”, manifestó Traverso. 

El proceso de recolección de material  histórico para la cinta se hizo a través de historias contadas por familiares de los jugadores, consultas en diarios de la época y biografías de los jugadores. “Él y yo tenemos abuelos que han servido en la guerra; además, ambos somos stronguistas, entonces ya conocíamos la historia de la Cañada de Strongest. Es así que,  a través de conocidos, tratamos de contactar a otros familiares y fuimos a sacar diarios antiguos. Tratar tener la mayor parte de información posible”, dijo Traverso. 

Asimismo, a la recuperación de datos a través de  documentos se le sumó los relatos  orales y cotidianos del abuelo de Salazar, quien vivió en carne propia el conflicto bélico, así como su gesta. “El tema de la investigación histórica pasa por armar un guion de la misma, al no haber una historia oficial, hay muchos libros e información, hemos ido estructurando las que tenían más fundamentos”, agregó Salazar.

Pese a que la cinta trata sobre un conflicto bélico, los directores dan la vuelta a la moneda para  mostrar la guerra desde una mirada más optimista. “Para entender lo que ha significado la Cañada Strongest, tienes que entender lo que pasó en la Guerra de la Triple Alianza, en la cual Paraguay ya había perdido mucha gente. Cuando los paraguayos entran en la Cañada Strongest, pierden gran parte de su último ejército porque ya no tenían gente para levantar otro. Si bien hemos perdido territorio, lo que resalta es que ganamos esa batalla. Dentro de todo, por hecho trágico que haya  sido, se ha dado una gran victoria, y dentro de esta victoria y la guerra en sí, hay personajes de los cuales nos gustaría contar más”, explicó Traverso. 

De igual forma, Salazar añadió que la idea no es mostrar un lado de miseria a causa de la guerra, sino el lado digno.  “Como bolivianos, pienso que a nivel colectivo nos sentimos menos, hay ese aire de ‘lamento boliviano’. Entonces, la película es como un ‘basta’ a ese ‘lamento boliviano’ porque somos fuertes. Hemos recreado un ejército boliviano victorioso, digno, triunfal, con mucho orgullo y amor propio. El coraje es el mejor equipamiento que puede tener un soldado. Eso hemos tratado mostrar de manera física”, señaló Salazar 

La grabación de la cinta tuvo pie el 7 noviembre del 2017, y finalizó el 23 de diciembre de ese mismo año. El montaje fue realizado hasta abril del 2018. No obstante, como comenta Salazar, el filme entró en un bache financiero. 

La película contó un presupuesto de 1,3 millones de dólares. Asimismo, contó con la ayuda del Programa de Intervenciones Urbanas, Banco Fie, Fundación Viva, entre otras. “Se han adquirido ciertas responsabilidades económicas, ciertas deudas, ya que pocas empresas nos han ayudado. Pero afortunadamente Intervenciones Urbanas nos colaboró con un monto; debido a que la película concursó en el proyectó y ganó”, finalizó Salazar.  

Estudiante – [email protected]