Opinión Bolivia

  • Diario Digital | domingo, 19 de mayo de 2024
  • Actualizado 22:56

Ripley, el regreso del criminal más carismático

La miniserie, llevada a la televisión por Steven Zaillian y basada en la obra de la escritora Patricia Higshsmit, se encuentra disponible en Netflix desde el 5 de abril
Ripley, el regreso del criminal más carismático

A casi cinco años de ser anunciada, Netflix estrena la nueva adaptación de El talento de Mr. Ripley, primer libro de la famosa saga de Patricia Highsmith, que sigue la vida de un joven estafador, y que tuvo previamente dos adaptaciones cinematográficas, y muchas más en radio y teatro.

Titulada simplemente Ripley, esta serie procura ser más fiel al estilo narrativo y estético de Highsmith, y aprovechar el formato televisivo para ambientar mejor el suspenso y ritmo general de la historia del manipulador, oportunista, amoral, pero carismático Tom Ripley, en su búsqueda por ascender en la escala social por el camino de menor resistencia.

Con una extensa trayectoria como guionista, Steven Zaillian toma la iniciativa, siendo la segunda miniserie bajo su producción ejecutiva, luego de su exitosa co-dirección en The Night Of. 

Zaillian se contagia de la innegable inspiración de Highsmith en el cine de Hitchcock y del cine negro en general, optando por presentar la serie en blanco y negro, capturando las calles de Atrani y Venecia, con las acechantes sombras del suspenso y el noir. 

De igual manera, el monocromo se incorpora en el juego de contrastes en la historia, haciendo analogías al claroscuro de Caravaggio, con la amoralidad del protagonista, y un narcisismo al verse a sí mismo como un genio incomprendido, tal como lo fue el pintor.

Andrew Scott protagoniza la serie como el protagonista homónimo, con una versión más misteriosa, tenebrosa y digna del cine negro, y respaldada con sus raíces teatrales, en contraste con la emocionalmente impulsiva interpretación de Matt Damon en 1999.

Es adictiva, la tensión de ver a Tom encubrir sus huellas, diseñar trampas que convierten a sus víctimas en presas fáciles, y es aún más gratificante verlo escapar muy al ras, por hilarantes golpes de suerte.

El rostro de Scott es reconocido el día de hoy principalmente por interpretar al sexualmente incómodo cura, en la segunda temporada de Fleabag, o a la versión más caótica de James Moriarty, en Sherlock (2010). 

Si bien el actor, aunque no lo aparente, sobrepasa por más de veinte años a la edad del personaje literario; encaja perfectamente por su calmada interpretación basada en gestos y primeros planos detalle, además del rumbo de la historia.

En el elenco destaca también una consagrada Dakota Fanning interpretando a la rival tanto en balanza moral, social y sentimental del protagonista. De igual manera, se aplaude el guiño y tributo de recuperar a John Malkovich, quien interpretó a Ripley en El amigo americano (2002), como un colega/mentor, que brilla como cameo y posible incorporación en futuras temporadas.

Con el reciente éxito de Saltburn (2023), cinta que sigue a otro joven que intenta justificar su sociopatía con la injusticia de la jerarquía social, e ignorando los medios para llegar a un fin; Tom Ripley reaparece en una era en la que el “True crime” está en tendencia con un constante crecimiento.

Esta serie no sólo brilla como la encarnación más fiel y acertada de la obra literaria, también cimienta las bases para extenderla y adaptar la obra completa, con la esperanza de ver las dos últimas obras en formato audiovisual.

El que Netflix haya absorbido al proyecto a media producción, demuestra el olfato muy afinado que está teniendo la plataforma, que se mantiene líder tanto en servicio, interfaz y precios, como en variedad y calidad de catálogo a día de hoy. 

BocaSalada.org