Opinión Bolivia

  • Diario Digital | martes, 29 de noviembre de 2022
  • Actualizado 12:36

Notas de sororidad y feminismo. Sobre Chicas pesadas (2004)

Un ensayo sobre la película dirigida por Mark Waters, protagonizada por Lindsey Lohan, Rachel McAdams y Tina Fey
Notas de sororidad y feminismo. Sobre Chicas pesadas (2004)

Para comenzar con estas líneas, las grandes narraciones de los grandes clásicos hacen o por lo menos imaginan a la mujer en relaciones distantes. La mujer en esta historia de los géneros literarios ha estado dentro o al margen. ¿Ha estado al margen de qué? Se hablan y se parten de diferentes épocas históricas, eso dice María Blanco en su Afrodita desenmascarada (2007). Anota la española feminista liberal y conferencista en Chile sobre Shakespeare y otros. La figura de la mujer ha hecho fe de propiedad sobre la historia doméstica y la pública a lado de los hombres y secundadas por estos. Así parte una nueva didáctica para tener en cuenta como status in questionis. 

El objetivo de esta reseña del film Chicas pesadas o Mean girls (2004) es considerar dos formas: la fraternidad y la sororidad. El film de autoría de Mark Waters se estrenó como una producción estadounidense. Para esto, ¿es Mean girls (2004) parte de un relato o corpus de feminismo o de notas femeninas? Viene a ser una forma de narración en la forma sincrónica de cuatro personajes, las chicas de la fraternidad y las o los personajes circundantes. Por cuanto esta reseña sigue los pasos de los silogismos de opinión de la columna. Con ‘Cady Jane Heron en Illinois’ cuenta el guion de Mark Waters que llega del África. Se ha partido de esta premisa particular en calidad de primera. ‘El grupo de las cuatro en la preparatoria de Illinois’ complementa a la particular desde su universal. Quitando el término medio Illinois, queda ‘Jane Heron, parte de las cuatro contra Janis Ian’ representa el papel de las fraternidades y el resto de chicas.

1. Cady Heron en Illinoiss 

Este personaje ‘emigrado’ del África con papas  y todo, hecho por la magnífica Lindsay Lohan, introduce el concepto de ‘fraternidad’ de mujeres. La historia principal gira en torno a su personaje con cuatro chicas más. Una de ellas Jane Heron, la libanesa, representa a las sororidades –diremos– inclusivas. Al menos el guion de Waters la describe como un personaje excluido y excluyente con la chica del centro de la fraternidad: Regina George. Regina, la chica más popular, lidera la fraternidad de féminas con Karen Gretchen. Regina George es McAdams, Karen Smith es Amanda Seyfried. Y la tercera es Gretchen Wieners o Lacey Chabert junto a Jane Heron, Elizabeth Anne Caplan. Lohan o Cady pasa de ser amiga de la judío-libanesa Jane al grupo de Regina, adquiere su forma de vida y demás detalles que sigue a esta historia. El nudo del guion es que el novio de Regina –Aaron Samuels– obstaculiza a las chicas. Aaron Samuels lo representa Jonathan Bennett quien se enamora de Cady la preparatoriana emigrada, a una Illinois, del África con su familia. El desencuentro primero con Jane rompe un lazo de solidaridad y obvia amistad. Por lo menos, parafraseando a la Blanco, esta primera premisa de Mean girls encuentra semejanzas con La fierecilla domada dirigiéndose a Lady Macbeth. La última es un personaje de la obra del poeta inglés, y señala el dominio de los personajes hombres sobre las chicas, en todo caso, Cady y la división con Jane. Concluye con esta ruptura la primera premisa.     

2. El grupo de las cuatro en la preparatoria de Illinois

El género a tratarse de Waters expresa uno que trabaja sobre vidas de adolescentes. Como se dijo anteriormente, Lohan se enfrenta con Regina George por un romance, pasajero, que Heron luego es difamada por las chicas. Rompe los lazos, así como las Políticas de amistad, con ambos grupos el homogéneo y el pluralista recordando la vieja amistad entre Regina y Jane. La cabecilla encuentra a Elizabeth Caplan y a Damien, Daniel Franzese. Se trata de un entrambos de los góticos hacia la fraternidad de mujeres. Y encuentra esta tensión provocada por Aaron Samuels de retrotraer las rencillas entre examigas. Parecido fuese comparar la relación del pueblo entre dos facciones que se originan en él. Pues, Aaron es el punto de la discordia que Heron aprovecha decepcionando a Jane, del Líbano, y al resto incluso de la fraternidad femenina. Brevemente, se ha complementado la segunda premisa con la complicidad de Heron o Lindsay Lohan y su entuerto con ‘los góticos’ y ‘las chicas femeninas’.    

3. Jane Heron, parte de las cuatro, contra Janis Ian

La conclusión de este silogismo propuesto en una reseña de film, responde a una doble intensión de Waters, es que Cady Heron quiere tres cosas. Contradictoriamente se hace amiga de la fraternidad femenina y se enamora del novio de la chica popular Regina George y es difamada por las otras chicas. ¿El culpable es Aaron Samuels o Cady Heron? Para un punto de vista feminista es Aaron incluso Regina George y sus prácticas sectaristas con la preparatoria. Desde un segundo punto de vista, tomando la sororidad desde Afrodita desenmascarada (2007) Blanco la culpable de la historia es Cady Heron. Al último, Waters une estas dos contradicciones como está en la redacción. Heron reconcilia los grupos preparatorianos, le quita la corona a Regina George. Y asume un papel intermediario a través de Aaron Samuels como su novio. Demian, el homosexual, deja de pluralidad con la amistad que tiene con Jane y las tres chicas de la fraternidad ceden el concurso de belleza a Cady Heron.