Opinión Bolivia

  • Diario Digital | miércoles, 27 de octubre de 2021
  • Actualizado 00:42

‘Monsters at Work’: manos a la obra para verla

Una reseña a la serie animada de Pixar, que da continuidad a las películas inspiradas en el universo de ‘Monsters, Inc’, disponible en la plataforma de Disney Plus y el mercado pirata. 
Mike y Sulley son ahora los jefes, a cargo de hacer reír a los niños. DISNEY+
Mike y Sulley son ahora los jefes, a cargo de hacer reír a los niños. DISNEY+
‘Monsters at Work’: manos a la obra para verla

Monsters at Work es la primera serie animada de Pixar para la plataforma de streaming Disney Plus. La historia de la serie se desarrolla seis meses después de los eventos de la película original (2001). La empresa de gritos, Monsters, Inc, dejó de ser un lugar de gritos y ahora, utilizan la risa de los niños como fuente de energía para abastecer a la ciudad de Monstropolis. El personal de la planta de gritos –ahora de risas– debe adaptarse a las consecuencias del cambio, y será un largo camino con muchos desafíos. 

En la serie aparecen los protagonistas de las películas (Monsters, Inc y Monster University), Sulley y Mike que no son nada relevantes. Ahora la historia se centra en Tylor Tuskmon, un monstruo joven bastante entusiasta y ambicioso que se graduó como el mejor de su clase de la universidad de monstruos, y siempre soñó con ser el mejor asustador, sin embargo, ahora debe asumir un enorme desafío al descubrir que asustar ya no está de moda, ahora son las risas las que cuentan dentro de la planta. La risa es cosa seria. Tylor no sabe nada sobre cómo sacar una risa a un niño, así que es designado temporalmente a Monsters, Inc – Brigada Técnica (MIBT), donde debe trabajar con un grupo de monstruos mecánicos inadaptados y algo raros. 

La serie cuenta con una temporada de 10 capítulos que no pasa de los treinta minutos. La serie es algo entretenida y satisfactoria que cumple con el único fin de entretener, sin embargo, le hace falta una pequeña chispa para cautivar a la audiencia como lo hicieron las películas (O probablemente la serie esté direccionado a nuevos públicos ¿?...). No obstante, ofrece un inicio lo suficientemente prometedor para una nueva temporada. 

Rescato mucho la música de la introducción de la serie, esa melodía clásica como de la película del 2001, pero en este caso es a capela, ese ritmo que te emociona y te pone feliz, pero a la vez te deja una percepción nostálgica que te transporta a la primera película. 

Dentro de la serie se puede encontrar muchos mensajes como: sigue tus sueños, no te rindas, hay que reír para vivir, etcétera, que poco a poco vas descubriendo la evolución de cada uno de los personajes, y te pones a meditar que probablemente algún momento estuviste en la misma situación, y al menos considero desde mi punto de vista que, tanto desde la estructura del guion, está muy bien construido y desarrollado. De la misma manera, más allá de todas las lecciones que te puede dejar la historia de cada uno de los monstruos, se nota una gran presencia de la comunicación organizacional, en específico del área de la comunicación interna (clima y cultura organizacional) que te habla sobre cómo debes mantener la comunicación y la buena relación entre empleador-empleado y viceversa, y ese papel digamos, lo sabe manejar muy bien el monstruo de un ojo, Mike Wazowski, quién en un capítulo menciona que si quieres que tus empleados trabajen bien, deben estar felices y satisfechos, ¿pero felices en qué sentido?, pues realizando algún desayuno-trabajo, algún incentivo, o aspectos similares que fortalezcan ese buen trato y puedan desarrollar un excelente trabajo, y qué probablemente sea un contenido interesante a tratar y muchos otros subtemas que puedan aparecer. 

Considero que la serie Monsters at Work tiene un gran potencial de entretenimiento y dejan un impacto memorable. Monstruos: manos a la obra para verla. 

Comunicador Social

Correo: [email protected]