Opinión Bolivia

  • Diario Digital | viernes, 24 de enero de 2020
  • Actualizado 06:21

Las mejores películas de la década

Las mejores películas de la década | Internet
Las mejores películas de la década | Internet
Las mejores películas de la década

La imposibilidad de armar un solo ranking del mejor cine de la década que fue, de 2010 a 2019, nos ha llevado a hacer este experimento, en el que compartimos las listas de algunos de los integrantes y colaboradores de este suplemento. Pero, para no perder la costumbre, filtramos también una nómina no del todo consensuada, pero que exhibe una treintena de las obras cinematográficas que más dieron que hablar entre los cinéfilos de la Ramona.

1. Zama (Lucrecia Martel, Argentina, 2017)

2. Le Havre (Aki Kaurismaki, Finlandia-Francia, 2011)

3. Adiós al lenguaje (jean-Luc Godard, Suiza, 2014)

4. Uncle Boonmee who can recall his past lives (Apichatpong Weerasethakul, Tailandia, 2010)

5. Visages villages (Agnes Varda, Francia, 2017)

6. No home movie (Chantal Akerman, Bélgica, 2015)

7. The Master (Paul Thomas Anderson, EEUU, 2012)

8. Boyhood (Richard Linklater, EEUU, 2014)

9. El caballo de Turín (Bela Tarr-Agnes Hrnitzky, Hungría, 2011)

10. Inside Llewyn Davis (Joel y Ethan Coen, EEUU, 2013)

11. Right now, wrong them (Hong Sang-soo, Corea del Sur, 2015)

12. Parasite (Bong Joon-ho, Corea del Sur, 2019)

13. Los ilusos (Jonás Trueba, España, 2013)

14. Las canciones (Eduardo Coutinho, Brasil, 2011)

15. Holy motors (Leos Carax, Francia, 2012)

16. The act of killing (Joshua Oppenheimer-Christine Cynn, Dinamarca, 2012)

17. Nostalgia de la luz (Patricio Guzmán, Chile-Francia, 2010)

18. Lazzaro felice (Alice Rohrwacher, Italia, 2018)

19. Nader y Simin, una separación (Asghar Farhadi, Irán, 2011)

20. This is not a film (Jafar Panahi-Mojtaba Mirtahmasb, Irán, 2011)

21. Paterson (Jim Jarmusch, 2016, EEUU)

22. Amour (Michael Haneke, Austria, 2012)

23. La imagen perdida (Rithy Panh, Camboya, 2013)

24. Tabu (Miguel Gomes, Portugal, 2012

25. A touch of sin (Jia Zhangke, España, 2013)

26. Érase una vez en Anatolia (Nuri Bilge Ceylan, Turquía, 2011)

27. La vida útil (Federico Veiroj, Uruguay, 2010)

28. Érase una vez… en Hollywood (Quentin tarantino, EEUU, 2019)

29. Timbuktú (Abderrahmane Sissako, Mauritania, 2014)

30. Mommy (Xavier Dolan, Canadá, 2014)

La selección de Alba Balderrama

La frase era como un perro persiguiendo los huesos en mis talones. Esa frase puesta, sin ninguna inocencia, por Siri Hustvedt en su libro Recuerdos del futuro, no me soltaba: “El lenguaje afianza la memoria visual, y una vez que la imagen se ha desintegrado, las palabras sobreviven”. 

Me dolía un poco. Pensar que la imagen se desintegre, que la imagen desaparezca. Era como decir que el cine desaparece, no estoy lista para despedirme del cine. La mordida en los talones, las palabras fantasmas de Hustvedt, la palabra desintegrar, la imagen que se desvanece. Hasta que en una de esas, en 2014, llega Godard para hacer lo único que sabe hacer, enseñarnos a mirar. Su película Adiós al lenguaje debería ser la primera de este ranking, pero él está por sobre el cine y la imagen, está en el pensamiento. La frase no era sobre el lenguaje verbal. En el cine si la imagen se desintegra es porque no había lenguaje, en primer lugar. En el cine, cuando la imagen se ha desintegrado, cuando las luces se han prendido y la proyección ha terminado, cuando hemos salido del cine, hemos seguido nuestras estupendas vidas y lo que sobrevive es el lenguaje del cine y es cuando las películas crecen. 

El cine es lenguaje y, como no estoy preparada para decir adiós, me aferro a esas películas cuyo lenguaje permanece luego de que la imagen se ha ido. 

1. Zama (Lucrecia Martel, Argentina, 2017)

2. Uncle Boonmee who can recall his past lives (Apichatpong Weerasethakul, Tailandia, 2010)

3. No home movie (Chantal Akerman, Bélgica-Francia, 2015)

4. Right now, wrong then (Hong Sang-Soo, Corea del Sur, 2015)

5. This is not a film (Jafar Panahi, Irán, 2012)

6. Stemple Pass (James Benning, EEUU, 2012) 

7. El caballo de Turín (Bela Tarr, Hungría, 2011)

8. Mommy (Xavier Dolan, Canadá, 2014)

9. Fases places (Agnes Varda, Francia, 2017)

10. Museum Hours (Jem Cohen, Austria – EEUU, 2012)

La selección de Luis Brun

He buscado en mi cabeza imágenes que me hayan impactado, en una primera instancia, sin más trámite que el encuentro, muchas veces, inesperado. No pretendo seleccionar lo mejor de la década, solo anotar gustos personales de entre muchas películas que guardo y atesoro, como Copia Conforme (2010), Aquarius (2016), El extraño caso de Angélica (2010) o Uncle Boonmee… (2010), que pudieron entrar también si esta lista fuera más larga. Mi criterio, además de la afinidad estética y emotiva, es el mencionar, recordar o recomendar películas que han logrado su propio lenguaje, una sintonía armónica entre lo que quieren decir y cómo lo dicen. A través de los caminos de la imagen, el mapa que tejen es rico e inacabable. 

1. El caballo de Turín (Béla Tarr y Ágnes Hranitzky, Hungría, 2011) 

2. Zama (Lucrecia Martel, Argentina, 2017) 

3. Under the skin (Jonathan Glazer, Reino Unido, 2013)

4. Jauja (Lisandro Alonso, Argentina, 2014)

5. Melancolía (Lars von Trier, Dinamarca, 2011)

6. Holy Motors (Leos Carax, Francia, 2012)

7. Boyhood (Richard Linklater, Estados Unidos, 2014)

8. Nostalgia de la luz (Patricio Guzmán, Chile, 2010)

9. The act of killing (Joshua Oppenheimer, Dinamarca, Reino Unido, 2012)

10. Lazzaro feliz (Alice Rohrwacher, Italia, 2018)   

La selección de Luis Romero

Si tuviera hijos, escoger a un favorito se me haría mucho más fácil que lo que me costó hacer esta lista. Desde que vi High Fidelity (2000), adaptación de la novela homónima de Nick Hornby, me encanta hacer tops cortos y rápidos sólo por tener algo de qué hablar, pero al tener un catálogo tan extenso, no puedes escoger ganadores sin sentir que faltas el respeto al resto. 

Así que opté por emanciparme de cualquier lista de internet de “obligatorias”, pero también de cualquier intento pretencioso de querer sorprender al lector y levantar polémica. El resultado fue casi una escritura automática de caprichos personales, filmes que fuera de cualquier variable erudita, me hicieron sentir emociones que hasta el día de hoy se encuentran grabadas en mi cabeza y corazón. 

El único posible común denominador fue de comedia dramática y ciencia ficción. Pude haber elegido una película por año, pero preferí que la lista sea lo más sincera, espontánea y personal posible (aunque algunas no hayan sido las mejores de su año, superaron a las “número 1” de otros años).

Creo que apenas esto sea publicado me arrepentiré, pero he aquí las ganadoras.

10.- The Beaver (2011)  Jodie Foster,  Estados Unidos/Emiratos Árabes Unidos.

9.- Red Lights (2012)  Rodrigo Cortés,  Estados Unidos/España.

8.- Melancholia (2011)  Lars von Trier,  Dinamarca/Suecia/Francia/Alemania.

7.- The Master (2012)  Paul Thomas Anderson,  Estados Unidos.

6.- Short Term 12  (2013)  Destin Daniel Cretton,  Estados Unidos.

5.- Umimachi Diary[Our Little Sister] (2015)  Hirokazu Kore-eda,  Japón.

4.- Hunt for the Wilderpeople (2016)  Taika Waititi,  Nueva Zelanda.

3.- Gräns[Border] (2018)  Ali Abbasi,  Suecia.

2.- Plemya[The Tribe] (2014)  Myroslav Slaboshpytskiy,  Ucrania.

1.- I Origins (2014)  Mike Cahill,  Estados Unidos.

La selección de Javier Rodríguez

Intentando elegir diez películas que representen la década pasada, rescaté las que siento que me dicen dónde está el mundo hoy y cómo ha llegado aquí. Nos apremia la certeza de una catástrofe planetaria, en buena medida causada por nuestra codicia e indolencia. Nos vemos esclavos de las grandes corporaciones y las decisiones que estas hacen tomar a los estados. No pocos intelectuales han descrito este momento como un neofeudalismo en el que vuelve a predominar lo atávico y se persigue la diferencia, lanzando a los poetas de cabeza a una letrina. Tiempos confusos y turbulentos, de zozobras prolongadas y endorfinas electrónicas como sucedáneo de la vida interior. Esto ha hecho de la fe y la camaradería asideros pronto pervertidos por intereses oscuros, cuando los grandes relatos que le daban sentido a nuestras realidades llevan lustros fenecidos. Son tiempos en los que, contra décadas de malos augurios, el cine florece. Es más, se transforma y reinventa en tanto forma y experiencia. Se celebra desde lo metarreferencial y se recrea desde la sátira, cultiva el bajo presupuesto y la apropiación cuando todo lo que triunfa en salas proviene de franquicias millonarias y propiedad intelectual preestablecida. Un cine que refrenda a los viejos maestros al mismo tiempo que explota con voces diversas y novedosas. Finalmente, espero que estas diez películas bosquejen una década en la que el cine nos confirmó el potencial del arte como reflejo del espíritu humano, incluso a pesar nuestro y de nuestras acciones. 

First Reformed (Dir. Paul Schrader, 2017, EE.UU.) 

Trudno byt'bogom (Hard to Be a God, Dir. Aleksey German, 2013, Rusia) 

Sorry to Bother You (Dir. Boots Riley, 2018, EEUU) 

Film Socialisme (Dir. Jean-Luc Godard, 2010, Francia) 

Ex Machina (Dir. Alex Garland, 2014, Inglaterra) 

Under the Skin (Dir. Jonathan Glazer, 2013, Inglaterra) 

The Master (Dir. Paul Thomas Anderson, 2012, EE.UU.) 

Holy Motors (Dir. Leos Carax, 2012, Francia) 

La Sapienza (Dir. Eugène Green, 2014, Francia) 

Doggie Woggiez, Poochie Woochiez (Dir. Commodore Gilgamesh & Ghoul Skool, 2012, EE.UU.)

La selección de Álvaro Loayza

1. Hell or High Water David Mackenzie EEUU

La mejor cinta de los pasados diez años, es un neowestern en clave hermanos Coen, que nos cuenta no sólo la historia de dos hermanos que roban bancos en pos de recuperar lo que es suyo, sino que en su cruzada uno empieza a entender los mecanismos del mundo actual, de por qué Estados Unidos tiene el Presidente que tiene, y las claves del ser humano desencantado que mira triste, solitario y vencido el atardecer de un planeta crepuscular.

2. Boyhood Richard Linklater EEUU

Un experimento fílmico/existencial/vivencial que tiene en su epicentro a Jason, un niño de 6 años, y a toda su familia. Filmada durante 12 años todos los veranos, seremos testigos del crecimiento de Jason y de cómo se puede hacer inteligible un proyecto de tan larga data sin perder en ningún momento el norte, la maestría y la calidez con la que fue concebido desde el día 0. Un triunfazo de Richard Linklater, quien también filmó en esta década la tercera parte de la magnífica trilogía “Before…”.

3. Visages villages/Rostros y Lugares Agnès Varda, JR Francia

Uno de los pares más dispares en años, crean una de las empatías y complicidades más entrañables del cine de la década. El fotógrafo JR y la venerable y venerada directora Agnès Varda, recorren Francia de norte a sur, oeste a este, haciendo de la mujer/hombre de a pie como las figuras de la cancha. Un road documentary plagado de emoción, con una pesquisa final por parte de Agnès que partirá el alma de todo cinéfilo que se precie. 

4. Incendies Denis Villeneuve Canadá

Un demoledor drama familiar con origen en los fundamentalismos religiosos que derivaron en la guerra del Líbano (aunque no se mencione dicho país en la película); es la búsqueda de dos hermanos gemelos de su padre y hermano, y tras la pesquisa descubren el tortuoso pasado de su madre y cantidad de secretos que dejarán helados a ellos, al espectador y a cualquiera que se acerque a la mejor película de uno de los grandes directores de la década: Denis Villenueve

5. Isle of Dogs Wes Anderson EEUU

Otro fantástico viaje de la imaginación de Wes Anderson nos lleva a un distópico archipiélago japonés, donde las ancestrales guerras de los clanes han terminado por desterrar a toda la especie canina a una isla de desechos. Allí una pandilla de 5 perros escoltará al niño Atari en búsqueda de su mascota perdida. Un deleite total, con las voces, los planos, los colores y las ocurrencias que hacen del universo de Anderson, uno de los sitios más encantadores y acogedores del cine actual. Recomendada para niños de 2 años en adelante.

6. La Grande Bellezza Paolo Sorrentino Italia

Desmesurada, exuberante, ruidosa, colorida y sensual es el tributo que Paolo Sorrentino le hace a Roma, a Fellini y a la italianidad. El filme está comandada por un inmenso Jep Gambarella (Toni Servillio) empezando en la escena de su 65 aniversario en una fiesta para la historia del cine.   

7. The Act of Killing/The Look of Silence  Joshua Oppenheimer Indonesia

Dos documentales espejo que versan sobre el genocidio perpetrado en Indonesia, desde el punto de vista de las víctimas y de los asesinos. La valentía humana del realizador y sus recursos narrativos son inmensos. La remembranza de las tragedias dejará una huella indeleble en el espectador, pero mutará sobre todo el alma de todos los que accedieron a aparecer frente a la cámara.

8. Viejo Calavera Kiro Russo Bolivia

Película que abarca influencias influencias tan dispares como Kuleshov o Winding Refn, hace una relectura fresca y necesaria del género minero en Bolivia, eludiendo con humor, contrapunto y destreza el cliché, y muestra como una lectura precisa a caballo entre la tradición y lo nuevo, puede ser una veta poderosa para el cine boliviano venidero.  

9. Three Billboards Outside Ebbing, Missouri Martin McDonagh EEUU

Aunque ninguna película de los hermanos Coen esté en el ranking, creo que su cine empapa gran parte de los mejor que se ha hecho para la pantalla en la década; no sólo pensando en Hell or High Water, sino en otro neowestern con una Frances McDormand en una de las mejores interpretaciones de los dos lustros pasados, portando un rostro más impenetrable que el de Eastwood, inmersa en un universo de frustración y venganza, donde lo increíble, y los pequeños detalles nos devuelven destellos de luz y humanidad.

10. Deadwood Daniel Minahan/David Milch EEUU

La mejor serie de la era dorada es junto a The Wire, el procaz western Deadwood, que por una pésima lectura de la HBO quedó truncada cuando discurría su 3ª temporada. Afortunadamente muchos años después, su creador, David Milch logró filmar una película que cierra la serie, y el sólo hecho de que Deadwood tenga un principio, un desarrollo y un final, es suficiente para estar en lo más sobresaliente de la década.

La selección de Santiago Espinoza A.

No mucho me queda por decir que no se haya dicho en las listas precedentes. Tampoco creo que pueda decir mejor lo que ya se ha dicho. Una revisión de los títulos que han pasado la criba final para acabar en esta nómina me revela apenas algunas obviedades, acaso más significativas para mirar un pasado personal más reciente que para radiografiar el cine de la última década. Una primera revelación que me asalta es que cuatro de las cintas seleccionadas se estrenaron en 2011, un año signado por el viaje, el desplazamiento, el dislocamiento geográfico y vital.  La obra de Kaurismaki habla abiertamente del sentimiento de extranjería, experimentado por vez primera en carne propia y en tierra ajena. La de Farhadi alude literalmente a la separación, al dolor que conlleva separarse de los que nos constituyen y somos. Con Bilge Ceylan hago un viaje hacia ninguna parte, esplendoroso en su oscuridad, ruinoso mientras se mastican sus aprendizajes. Y al final de todo, lo que permanece son las canciones, las que Coutinho nos invita a evocar y a cantar, las que convocan pasados desgarrados, pero también las que se corean en estadios atestados, y disuelven nacionalidades, idiomas, distancias, hasta consumar complicidades afectivas y fundar comunidades cantantes a prueba de fronteras.

Las otras seis películas tienen menos en común que las cuatro primeras. A su manera, son obras de (re)descubrimiento, de deslumbramiento ante los caminos insospechados que siguen las imágenes en movimiento. Encarnan una renovación de fe en el cine. Y si de cine contemporáneo hablamos, nada deslumbra con tanto fulgor como la obra de Hong, reducida acá a un solo título, así como no hay mayor hallazgo cinemático que el alumbrado por la Martel en su último largo. Otros dos, los de Anderson y Linklater, son filmes confeccionados por autores que, al menos para el que escribe, vienen brillando desde hace más de una década en los pagos del cine más mainstream, y que solo pueden seguir brillando hasta el infinito y más allá. Y para acabar, en extremos más etarios que creativos, están la abuela y la nieta de esta lista, el pasado y el futuro del cine, la memoria y la esperanza de las imágenes: la eterna Agnes que nos dejó el pasado año y la inocente Alice a la que esperamos seguir la siguiente década y la subsiguiente y la que le sigue, como a la Varda, como a las sombras en la pantalla grande (o no tanto). Esito sería. Que venga otro decenio de cine.

1. Le Havre (Aki Kaurismaki, Finlandia-Francia, 2011)

2. Right now, wrong them (Hong-Sang soo, Corea del Sur, 2015)

3. Boyhood (Richard Linklater, EEUU, 2014)

4. The Master (Paul Thomas Anderson, EEUU, 2012)

5. Visages Villages (Agnes Varda-JR, Francia, 2017)

6. Zama (Lucrecia Martel, Argentina, 2017)

7. Nader y Simin, una separación (Asghar Farhadi, 2011)

8. Lazzaro Felice (Alice Rohrwacher, Italia, 2018)

9. Las canciones (Eduardo Coutinho, Brasil, 2011)

10. Érase una vez en Anatolia (Nuri Bilge Ceylan, 2011)