Opinión Bolivia

  • Diario Digital | lunes, 23 de septiembre de 2019
  • Actualizado 11:57

Marcelo Fernandes, Brasil en seis cuerdas

El músico brasileño forma parte de la IV Bienal Internacional de Guitarra de Cochabamba, evento a realizarse del 20 al 22 de agosto.
Marcelo Fernandes, Brasil en seis cuerdas

Con el apoyo de la Secretaría Superior de Culturas de la Alcaldía, Gamboa, Andes Arte, el Conservatorio Milan y “H” estuches para guitarras, del 20 al 22 de agosto se celebrará la IV Bienal Internacional de Guitarra de Cochabamba en el Teatro Achá, que contará con relevantes figuras de la guitarra internacional como el argentino Máximo Pujol (uno de los tres compositores más exitosos de este instrumento en la actualidad a nivel mundial), el también argentino Juan Almada, Marcos Puña en representación de Bolivia y el personaje que hoy nos ocupa. La Bienal contará también con clases magistrales y su habitual concurso, que en 2019 es de convocatoria internacional en homenaje a Máximo Pujol (Argentina 1957).  El guitarrista Marcos Puña, director del evento, continúa presentándonos a los invitados de esta versión.
Lo conocí hace más de diez años cuando recibí un email de un guitarrista, me decía que pronto grabaría un CD de música latinoamericana, quería tocar algo de Bolivia y se había enterado de mis arreglos de Matilde Casazola. Honestamente en ese momento no sabía con qué tamaño de músico yo estaba hablando, cuando llegó el CD quedé asombrado por la gracia con la cual toca la música de Paraguay, Colombia, Venezuela, Uruguay, Cuba, un exquisito chamamé argentino y el bailecito Como un Fueguito de nuestra querida Matilde.
Si podemos resumir en dos palabras el arte de Fernandes, creo que estas serían “naturalidad espontánea”, siendo uno de los casos donde su personalidad afable y sonriente, condice totalmente con su manera de hacer música, nada parece costar, con una actitud humilde como de niño estrenando un juguete, el guitarrista se zambulle en todo tipo de ritmos sin ningún miedo.
Ha actuado exitosamente en Brasil, Portugal, España, Bélgica, Alemania, Suiza y Estados Unidos.
Fernandes estudió en la Escuela de Comunicación e Artes de la Universidad de São Paulo y tiene entre sus maestros a Edelton Gloeden, Edna Baldassi y Abel Carlevaro, con quien se perfeccionó durante tres años en Uruguay y que le dedicó las siguientes palabras: “Marcelo Fernandes se ha manifestado en todos sus trabajos como un guitarrista de excepción por sus excelentes condiciones y capacidad artística”.
Además de haber ganado diferentes concursos en São Paulo y Campos do Jordão, tales como el I Concurso Internacional Violão Intercâmbio y el XVII Concurso Latinoamericano de Guitarra, entre otros, es actualmente – y desde la técnica de un guitarrista clásico-  uno de los principales difusores e investigadores de la gran riqueza de compositores brasileños, que van desde la dulzura romántica y ritmos populares de inicios del Siglo XX: Dilermando Reis, João Pernambuco, Levino da Conceição, Américo Jacomino, Garoto o Mozart Bicalho, hasta lenguajes más contemporáneos como los estudios o valses de Mozart Camargo Guarnieri -que fue tema de su doctorado, haciendo el estreno de toda la obra de este gran compositor en Europa- o jóvenes creadores como Fabiano Chagas, pasando por el máximo ícono brasilero de la composición Heitor Villa-Lobos, que en la guitarra clásica es un repertorio y reto obligado para “más que iniciados”.
En su país su trabajo fue aplaudido en importantes escenarios como el Centro Cultural de São Paulo o el Centro Cultural Maria Antonia, siendo parte del proyecto SONORA BRASIL con el cual hizo una gira de 86 recitales de guitarra, en 20 estados brasileños, al lado del veterano guitarrista de Choro, Henrique Annes.  
Su trabajo docente en la Universidad Federal de Mato Grosso del Sur, además de clases de guitarra incluye la dirección de ensambles orquestales donde la guitarra es el centro, es el caso de la camerata Madeiras Dedilhadas donde llaman la atención sus ingeniosos arreglos donde las guitarras combinan su sonoridad con el clarinete, oboe, fagot y la flauta.
En la próxima Bienal, Fernandes nos deleitará con música brasileña de Reis, Pernambuco, Villa-Lobos y Camargo Guarnieri, cerrando su recital con un clásico de clásicos, el Gran Solo de Fernando Sor 

Guitarrista y docente – [email protected]