Opinión Bolivia

  • Diario Digital | domingo, 17 de octubre de 2021
  • Actualizado 03:21

‘Mank’, compleja, ácida y totalmente diferente

El más reciente filme de David Fincher, estrenado en 2020 y disponible en Netflix, aspira a una decena de estatuillas en los premios Oscar del presente año.
Un fotograma de la película. NETFLIX
Un fotograma de la película. NETFLIX
‘Mank’, compleja, ácida y totalmente diferente

Mank es una película estadounidense que relata la vida del guionista Herman J. Mankiewicz y cómo desarrolló el guion de la emblemática cinta Citizen Kane. Esta propuesta en blanco y negro fue producida por Netflix y dirigida por David Fincher. El filme se posiciona como el favorito de los premios Oscar del 2021 con diez nominaciones, entre ellas “mejor película”, “mejor director” y “mejor fotografía.

En este punto, David Fincher ya es un director consagrado dentro de la industria cinematográfica. Conocido por películas como El club de la pelea, El curioso caso de Benjamin Button y La chica del dragón tatuado, en 2020 sorprendió con una propuesta nueva: Mank. Este filme biográfico es probablemente una de las obras más queridas del director, pues está vinculada directamente con la historia personal que tiene con Jack Fincher, su padre. De hecho, fue Jack quien escribió un primer borrador de Mank y luego ambos fueron trabajando sobre aquello. Esta primera idea empezó a gestarse mientras que Fincher hijo dirigía su primera película, Alien en 1993. Costó unos cuantos años que la idea pisara tierra y luego de eso, todavía un par de décadas más para que finalmente podamos ver a Mank realizada.

Muchos factores influyeron en esta espera para poder lanzar la película, pero sin duda uno de los principales fue la insistencia del director en hacerla en blanco y negro. Si bien en su momento fue una decisión un poco cuestionada, la verdad es que la ausencia de color logra ambientar mucho mejor la historia y se convierte en un pilar de la narrativa de la película. Esto sumado al uso de recursos propios del cine de los años 30 y 40 logran una estética comprometida con la historia que se está narrando. En particular, el manejo de la cámara y los montajes son clave para este fin.

Los recursos estéticos complementan la narrativa en dos líneas de tiempo y hacen de Mank una película completa. Por un lado, Gary Oldman interpreta a un Mankiewicz del presente tratando de escribir el guion de Citizen Kane en 60 días postrado en una cama. Por el otro, Oldman interpreta a un Mankiewicz del pasado que nos permite entender al personaje de una manera más profunda. Así, es posible comprender sus frustraciones, su realidad y mucho de su contexto. Todo esto finalmente explica qué es lo que hay detrás del guion de Citizen Kane.

Esta narrativa contada por el humor ácido de Mankiewicz, da como resultado una película con una trama un poco pesada, pero muy digerible. Si bien un personaje inmovilizado no suena precisamente como el narrador ideal para el cine, Oldman logra captar el ingenio de Mankiewicz sin ni si quiera intentar ser gracioso y supera ese obstáculo. Por eso, a pesar de las sombras del personaje, no deja de ser un protagonista simpático construido de una manera amable para el público.

Mank ha sido denominada una “carta de amor al cine”. Si bien expone una realidad y crítica dura de la industria cinematográfica hollywoodense de los años 30, también regala escenas estéticamente preciosas de ese contexto. Vemos procesos de dirección, maquillaje y trabajo en general dentro de los estudios, lo que le valió la nominación de “mejor diseño de producción” en los premios Oscar. 

Creo que lo único que se le puede reclamar a esta cinta es la cantidad de cosas que intenta abarcar. Hay demasiado contenido y presenta personajes o situaciones que el espectador necesita conocer a priori para verdaderamente disfrutar de la película. Sin embargo, ese pequeño desafío al público también es interesante. Fincher no subestima a su audiencia y con Mank les regala una obra compleja, ácida y totalmente diferente.

Estudiante Universidad Católica Bolivia “San Pablo” Regional Cochabamba