Opinión Bolivia

  • Diario Digital | viernes, 18 de septiembre de 2020
  • Actualizado 02:57

MÚSICA

'Liberatus', el nuevo álbum de Paul Jove

Entrevista al DJ estadounidense-boliviano sobre el proceso creativo de su nueva producción musical, la misma que se encuentra disponible en las diferentes plataformas de streaming
Liberatus
Liberatus
'Liberatus', el nuevo álbum de Paul Jove

La cuarentena nos ha desacelerado y la muerte tan cercana nos ha enfrentado con ese momento para el que nadie está preparado y que nadie puede evadir. La muerte significa un proceso, un viaje, un renacimiento y es vivida de forma muy personal. Para nuestra suerte desde el arte hay música y literatura que nos puede acompañar a sanar el alma, porque son obras que han pasado por un proceso -largo- que resignifica y/o  nos ayuda a liberar, a ver más allá que solo el dolor.  

Paul Jove, a.k.a. Pituko, ha elegido este preciso momento para compartirnos su nuevo albúm. Liberatus, en latín liberado/libre, es el nuevo lanzamiento del sello discográfico de música electrónica ‘San Pedro Music - SPM’. Se trata de un ‘Long Play’ (LP) de 10 canciones producidas por Jove, disponible en las principales plataformas digitales desde el 3 de agosto de este año (beatport, Bandcamp, Spotify y otros). El álbum en sí propone un viaje musical de escucha profunda; su estilo es experimental, en general tranquilo, pero con picos de intensidad. 

Paul Jove es un músico multi-instrumentista y en este álbum hace gala de ello, en muchas canciones se adaptan y entrelazan diversos instrumentos analógicos con sonidos electrónicos de sintetizadores, cajas de ritmo y secuenciadores. Los sonidos locales también están presentes. En varias canciones se incorpora el sonido del charango. También aparecen samples de música folklórica en el tema ‘Tios n Devils’. 

En esta entrevista hablamos sobre el proceso creativo, pero también de las lógicas de producción y comercialización de un álbum independiente. Cabe decir que los músicos independientes con los que me ha tocado hablar en Bolivia, están acostumbrados a no pensar en recuperar la inversión económica, sino más bien seguir viviendo de sus otros oficios y seguir con la felicidad de seguir creando. 

¿Cómo ha sido el proceso creativo de Liberatus?

Este disco ha sido creado en los últimos años de vida de mi papá entre el 2013 y el 2015, han sido los años creativos de las composiciones. Me alegra que haya esperado este tiempo para lanzarlo porque me ayuda a darle una vista retrospectiva, darle un “por qué”, un sentido. La mayor parte de las veces creo música sin un por qué, no tiene una razón, cada vez que entro al estudio y empiezo a crear es un ejercicio más.

Pero, cuándo creas un álbum es todo un concepto, es un viaje; en este caso algo emotivo porque la creación de las composiciones se dio en los últimos años de vida de mi papá.  Fueron años magníficos, un tiempo feliz de acompañarlo, de ver a un ser humano con tantas ganas de vivir; mi papá falleció a los 97 y tuvo un preinfarto por el que tuvo que aprender a caminar de nuevo y lo hizo con mucha fortaleza. Si le hubieran dado un cuerpo nuevo seguía viviendo feliz (se ríe) y claro yo paralamente con full tocadas. 

Estaba produciendo una historia con texturas. Algunas son melódicas, otras son solo texturas con ruidos y sonidos. Y claro, ver ahora en retrospectiva entiendo todo ese proceso creativo.  No es triste, no es luz, es un tono apapachador, es cálido. No es intenso, como otras cosas que hice o hago.

Y así, el disco se traba de libertad, por eso el nombre. Mi papá se llama Liberato, el nombre del disco es Liberatus (en latín) pero básicamente es lo mismo: libertad. Y es eso, mi papá se liberó de este plano yo me liberé en ese primer viaje.

¿Por qué lanzarlo justo ahora? 

Mi ingeniero de sonido que me ha dicho “lo sacaremos de una vez hermano, me da pena que esté ahí, es un buen trabajo ya sabes que siempre se va querer arreglar algo, nunca va estar terminado. Sería bueno que lo lancemos”.  Me dije que este año es el año de sacar el disco, este año me he concentrado en creaciones que no son para la pista de baile. Cuando comenzó a ponerse más intenso esto de la pandemia mundial, pensé que esto puede ayudarnos a darle un poco de espíritu a la gente, de amor, de contenido que no sea una canción más que te vas a olvidar después de dos minutos. Espero. Porque ahorita creo que necesitamos esa clase de fuerza, de enfoque, de retomar la escucha profunda de la música y no que sea comida rápida. 

¿Y cuál es la ventaja de que yo baje tu disco por  BandCamp?

Tienes el disco en una definición alta de audio, eso no te permite iTunes. A mí me gusta tener el producto original, el mp3 es un archivo de audio que ya está comprimido para que pueda entrar en los dispositivos y que sea fácil de manejar por la red. Como músico, como dj, todo es en alta definición para que el oyente tenga una mejor calidad, una mejor experiencia sonora. La otra ventaja es que puedes bajarte el disco las veces que quieras una vez que ya has comprado. Además de que puedes bajar en cualquier formato. 

Y como artista me conviene más si la gente compra por ahí porque el porcentaje con el que se queda esa compañía no es mucho. Y ahora lo que está haciendo esta compañía durante la cuarentena es que cada primer viernes de mes, todas las compras de la gente, le llega al artista el dinero completo, no cobran porcentaje.

¿Y los derechos de autor en esta plataforma?

Hay cuatro licencias que puedes poner para tu disco, el creative commons que casi todos conocemos, uno semicomercial, uno comercial, uno en el que tienes todos los derechos. Cuando subo mi disco puedo elegir y poner qué clase de material es este, el mío no tiene todos los derechos reservados es de libre uso una vez que ya compres.  

La música para mi es un ejercicio, no me hago mucho lio por todas estas políticas, hay artistas que se rayan porque es su canción y no puedes hacer nada con ella. Pero si tu música no está en las redes, solito te jodes. Pienso que es un intercambio, la época en que los artistas esperaban remuneración por cada canción que es usada ya no es así, a menos que seas un artista de renombre, ahí recién puedes cobrar por cada canción.  Y te puedes dar esos gustos. Pero para la gran mayoría hacer música es un ejercicio. Cuando amas lo que haces ya no es trabajo.

Investigadora - @Idaluna