Opinión Bolivia

  • Diario Digital | lunes, 15 de abril de 2024
  • Actualizado 19:53

[La Lengua Popular] Memorial poético de los años de plomo, una vuelta por la poesía brasileña

[La Lengua Popular] Memorial poético de los años de plomo, una vuelta por la poesía brasileña

Pensar hoy la dictadura es una tarea cada vez más necesaria. La coyuntura del continente nos acerca a una vorágine de discursos que ensalivan ese agrio sabor autoritario de las décadas de la bota militar; además de una deliberada puesta en escena que tiene el objetivo de reducir o en el peor de los casos negar aquella memoria de sangre que los ejércitos de Sudamérica imprimieron en sus calles. 

Los acontecimientos recientes de nuestro país sirvieron para la reactivación de ciertas expresiones y enunciados rancios que en aquellos momentos de violencia totalitaria eran parte del léxico elegido para justificar la eliminación de otros seres humanos por parte de uniformados, medios de comunicación, sectores grotescamente conservadores y paramilitares. Hoy muchos de los personajes que jugaban a disparar universitarios y llevar tiza blanca debajo de los escudos militares a las fronteras internacionales, paradójicamente son portavoces encargados de esparcir con ese mismo tono de antaño incrustado en esa dogmática; la riqueza de la desinformación, que tiene como resultado directo el fortalecer los prejuicios de clase y motivar a ese amor ya profundo y podrido de las clases medias sudamericanas por las instituciones y acciones del “orden”.   

Como muestra reciente, las últimas declaraciones sobre el censo expresadas de forma sistemática y de guion organizado, creando una narrativa desenfocada de la realidad por parte de Amalia Pando, el bufónico Virgilio Lema, el vomitivo Agustín Zambrana y el decrépito de Carlos Valverde (incluso buscando la condescendencia descalificadora, para esconder lo ignorante de su parte, pero con el tono y léxico de su bien sabida maña paramilica, al análisis de datos de una cientista política en redes sociales), entre otros, generaron nuevamente que un sector grueso de la población de “gente bien” se vea afectada por el manto de la susceptibilidad y la desconfianza ante un gastado, corrupto y ahogado aparato Estatal, dañando y perjudicando una actividad  vital para el conocimiento social de nuestra geografía. 

El problema de estas torpezas sirvió para que el año 2019 despertara con fuerza la maquinaria de los años 70 que como país nos esforzamos para hacer invisible. Durante la última crisis social, incluso en las nuevas generaciones, marcadas por las bondades del acceso ilimitado a la información y a una coyuntura sobre-explotada del discurso de derechos humanos; podríamos decir una generación con “cierta conciencia sobre derechos y tolerancia” que debería repudiar el daño militar a nuestra sociedad, llegó a ser de las principales masas que apoyaban todas esas acciones. Mayúscula sorpresa también fue que generaciones que resultaron directamente afectadas o cercanas al abuso de la bota militar llegó a extrañar y a enunciar la admiración por el asesino Hugo Banzer Suárez. Pensándolo como la pieza mística que podía haber servido para dotar “el orden” a una sociedad convulsionada por la falta de comunicación y por los estragos de los prejuicios y el discurso racista y clasista que tan anclado está en nuestras ciudades.  

Esta admiración por el discurso totalitario, por la fascinación a empuñar el garrote, las balas y el aplauso al desfile militar hoy está presente en la mayoría de nuestros países vecinos. Lo llamativo es la facilidad por la adscripción a esos “rugidos” de orden y fingir nueva “rebeldía” anclada en el asqueroso conservadurismo de antaño, que ya tuvo décadas haciendo mucho daño a cada sociedad por la que esos años de plomo pasaron.

El mayor problema no es lo descabellado de los discursos en práctica por los sujetos antes nombrados, el problema radica en que todavía se los siga escuchando, en que nuevas generaciones encuentren en esos relatos aún respuestas. En Bolivia la dictadura tiene el tamaño y material de un unicornio, a pesar de ciertos microrrelatos que se nos repiten en los desnutridos salones escolares. Hasta Argentina que es la sociedad que hasta hace no mucho llevaba un papel de años para admirar el esfuerzo por recuperar y mantener una memoria de la violencia, hoy se ve empañada por un negacionismo torpe y principalmente terrorífico.   

Toda esa reflexión que paso de ser introductoria a ser el cuerpo de justificación de un proyecto que no se puede dejar de elogiar y que tuve la suerte de conocer, del que espero pueda replicarse, para que por lo menos ese casi estado cero de conciencia histórica sobre el golpe militar en Bolivia tenga algo caminado. 

“Memorial poético de los años de plomo” (Memorial poético dos anos de chumbo) es un proyecto pensado y ejecutado desde investigadores de diversas universidades brasileras que recuperan la producción poética desde 1964 a 1985 periodo en el que sobrevivieron como sociedad a los abusos de la dictadura militar y sus aliados. Los coordinadores del proyecto Marcelo Ferraz (UFG/CNPq), Nelson Martinelli Filho (IFES/UFES/CNPq) y Wilberth Salgueiro (UFES/CNPq) organizaron el trabajo de los investigadores a partir de tres categorías de enfoque; represión, resistencia y cotidiano. El memorial es de acceso libre y fue lanzado en diciembre del 2023.

El memorial contiene cerca de mil poemas, que están organizados en cuatro opciones de búsqueda para el lector: título, autor, género y temas específicos de búsqueda. Un proyecto de esa magnitud de trabajo permite que podamos acceder al imaginario subterráneo que el relato hegemónico o la historia oficializada desde el Estado, no permite que como ciudadanos podamos llegar. El poder ver lo que pasa detrás del telón del performance oficializado nos da la posibilidad de generar caminos y herramientas de reflexión. Porque la sociedad de hoy es el eco de la sociedad que fuimos ayer. 

Construir acceso al testimonio de los que han sido pisados por el Estado es la única forma de darle salud al espacio público, delimitar en algo al poder y mantener viva la conciencia de nuestra humanidad.

UMA INTRODUÇÃO, TALVEZ

Não existem palavras poéticas, (no existen palabras poéticas)

mas palavras humanas, (sino palabras humanas)

mais ou menos precisas, (más o menos precisas) 

mais ou menos simétricas (más o menos simétricas)

com as dores (con los dolores)

e as alegrias humanas. (y las alegrías humanas)

Melhor ainda: (Mejor aún)

nos territórios extremos (en los territorios extremos)

da dor e da alegría (del dolor y la alegría)

só existe o silêncio: (solo existe el silencio)

esse livro (ese libro)

inútil e branco (inútil y blanco)

que ninguém ousa publicar. (que nadie se atreve a publicar)

CUNHA MELO.

Alberto Da. Poesía Completa. Río de Janeiro: Record. 2017. P. 811

Enlace al repositorio “Memorial poético do anos de chumbo”:

https://memorialpoeticodosanosdechumbo.ufes.br/?page_id=3621

[email protected]